Buscar

Vatican News
Papa Juan Pablo I, Albino Luciani Papa Juan Pablo I, Albino Luciani 

Reabrió en Italia el museo dedicado a Juan Pablo I

En Canale d'Agordo, zona donde nació el "Papa de la sonrisa", el museo Albino Luciani reabre con la invitación a enviar pensamientos y recuerdos relacionados con Juan Pablo I, Pontífice sólo por 33 días, entre agosto y septiembre de 1978.

Debora Donnini - Ciudad del Vaticano

El museo dedicado a Juan Pablo I, el "Papa de la sonrisa", reabrió este 1 de julio en Canale d'Agordo, en la provincia de Belluno, Italia, donde nació Albino Luciani el 17 de octubre de 1912. Para celebrar el acontecimiento, tras el cierre impuesto por la pandemia, la Fundación Albino Luciani ha puesto en marcha la iniciativa #lucianiperme: se pueden enviar imágenes, vídeos, un texto o una oración que se quiera dirigir a su intercesión, a la dirección de correo electrónico info@fondazionepapaluciani.com, para compartir emociones y recuerdos relacionados con Juan Pablo I, que luego aparecerán en la página de Facebook del museo.

El director del museo, Loris Serafini, habla de la particular sensibilidad del Papa Luciani hacia los pobres y necesitados, considerando también la pobreza de su familia. "Este museo cuenta su historia a partir de su tierra. Toda su vida estuvo marcada por la fe, la sencillez y la pobreza en todos los encargos que recibió", dice el director del Musal, tal como se llama el museo dedicado a Albino Luciani.

En una síntesis de su vida se recuerda que "el Papa de la sonrisa" fue Obispo de Vittorio Veneto, Patriarca de Venecia y finalmente Sumo Pontífice.

El director del museo (al que también se ha anexado desde el año pasado la casa donde nació) define la reapertura tras el cierre por el coronavirus como una señal de confianza en el futuro, "como él hubiera querido", dice, porque "a lo largo de su vida siempre ha tenido una gran confianza en Dios". También un signo de esperanza, para empezar de nuevo y enfrentar esta fase particular para todos.

El museo dedicado a Juan Pablo I es importante para conocer más de cerca al hombre que fue Papa solamente por 33 días. Entre las propuestas, una película y una imagen del momento en que Pablo VI, el 16 de septiembre de 1972, durante su visita pastoral a Venecia, puso la estola papal sobre los hombros del entonces Patriarca de Venecia Luciani: un particular gesto de atención (algunos dicen profético) hacia la figura de ese humilde pastor, que fue creado cardenal unos meses después.

Otro objeto conservado en el Musal es el reloj que el Cardenal Luciani llevaba en la muñeca cuando fue elegido Papa. "Era tan simple -dice Serafini- que ni siquiera se autocargaba, tanto es así que el secretario de Pablo VI, Monseñor Macchi, al encontrar al nuevo Papa le propuso darle el reloj de Pablo VI, que se autocargaba, y Luciani, con una sonrisa, aceptó". Una oportunidad entonces, la de la reapertura del museo, para sumergirse en esas montañas, las Dolomitas, y saborear el aroma de la vida y el mensaje del Papa Luciani.

El interior del museo
El interior del museo
02 julio 2020, 15:41