Buscar

Vatican News
2020.04.06 omelia arcivescovo Managua Leopoldo Brenes archivo  

Covid19. Brenes: Orientaciones Pastorales para las Festividades Patronales

El arzobispo de Managua envía algunas recomendaciones al Pueblo de Dios para celebrar este año las festividades patronales dedicadas a Santo Domingo, “Minguito”, Patrono de la Capital.

Ciudad del Vaticano

Según el medio digital nicaraguense, Vianica.com, en Managua, cada agosto, en específico los días primero y 10 del mes, en varias avenidas principales de la capital se celebra las fiestas de “Minguito”, diminutivo cariñoso irreverente a Santo Domingo. En Nicaragua “mingo” es un apodo familiar del nombre Domingo, y minguito es un diminutivo del último.

Estas fiestas tienen un significado para la población ligado a la devoción religiosa. Las actividades de las fiestas agostinas se realizan, por un lado, con la procesión del santo, en la cual participan miles de personas, y en otro punto se lleva a cabo el desfile hípico y de carrozas, al que asisten también una enorme cantidad de personas.

Orientaciones del Cardenal Brenes para estas festividades patronales

Ante las inminentes festividades patronales que se celebran en la Arquidiócesis de Managua, el arzobispo Cardenal Leopoldo Brenes, por medio de un mensaje escrito ha invitado a los fieles a conmemorarlas “desde sus hogares como iglesia doméstica, en este tiempo de crisis sanitaria producto de la pandemia”. “Haciéndolo, dijo, con la devoción y la creatividad de nuestro amor a Cristo, La Santísima Virgen María, y nuestros Santos Patronos. Invocando el auxilio y consuelo que nos da nuestra fe en el Señor, con la ayuda de los medios de comunicación a nuestra disponibilidad”.

El cardenal Brenes, y con él, los obispos, envían al Pueblo de Dios, sus oraciones y cercanía con los que sufren, los enfermos, los difuntos, las familias que lloran por sus seres queridos, con los que arriesgan sus vidas para garantizar con su trabajo diario, los servicios y productos esenciales, así como también con aquellos que generosamente se encuentran en la primera línea de esta pandemia que todos afrontamos.

Este año la Fiesta a Santo Domingo sin procesiones

En su mensaje, el cardenal y la Conferencia Episcopal Nicaragüense piden comprensión y apoyo a la feligresía evitando procesiones y actividades que promuevan aglomeración de personas.

“Pido a los devotos, promesantes y tradicionalistas su comprensión y apoyo evitando su realización debido a las limitaciones que la crisis sanitaria nos impone, “posponiendo para otro momento oportuno” estas celebraciones. En su lugar les convoco a conmemorar las festividades, desde una verdadera devoción, unidos de forma espiritual y virtualmente a través los medios de comunicación a nuestra disposición”, escribió el purpurado.

Brenes: Mantener la unidad y ser ejemplo de piedad auténtica

Entre sus orientaciones pastorales, el arzobispo de Managua concedió a los fieles sustituir o dispensar por este año, las promesas y votos con tiempos y actos de oración, penitencia y de caridad; como una ofrenda de amor al Señor y a los santos intercesores por las “peticiones de los corazones de creyentes”.

Por último, invitan a todos a mantener la unidad y ser ejemplo de una piedad autentica. Es tiempo, dijo, que los creyentes demos ejemplo de responsabilidad, solidaridad y colaboración frente a los desafíos de este momento. Con solicitud paternal a todos los fieles les pido, señaló el purpurado, ser ejemplo de respeto, unidad y piedad. “Que esta piedad popular, tesoro de los verdaderos devotos, ilumine el camino exigente pero posible de la convivencia y búsqueda autentica del bien común para todos”, dijo.

Santo Domingo de Guzmán

Managua celebra la fiesta patronal dedicada a Santo Domingo, santo de devoción de una gran parte de la población, y que está representado por una antigua y diminuta estatua del mismo. La estatua de “Minguito”, permanece todo el año en la Parroquia de Las Sierritas, zona residencial ubicada al sur de la ciudad, hacia el Oeste de Masaya. Hasta que llega agosto y sale en procesión visitando el centro de Managua, donde es llevado a la Iglesia Santo Domingo ubicada cerca del antiguo centro de la ciudad, en donde permanece por varios días hasta que es regresado a su “casa” en una procesión inversa a la primera.

Así, el primero de agosto se realiza la primera procesión, conocida como “la bajada del santo”, y el 10 de ese mes la segunda procesión, a la que se conoce como “la subida del santo”, porque la parroquia en Las Sierritas ha sido construida a mayor altura que la Iglesia de Santo Domingo.

Entre los participantes, los “asistentes más llamativos e importantes son los llamados “promesantes”, nombrados así porque el motivo de su asistencia es el pago de una promesa hecha al santo, luego de que recibieran algún milagro pedido con anterioridad al mismo”. Son la “columna vertebral de las fiestas. Según su forma de pago por el milagro, muchos de ellos usan atuendos llamativos tradicionales que dan un colorido atractivo a la procesión”. La tradición lleva un recorrido cronológico, así que el 22 de julio, se lleva a cabo la “Roza del Camino”. El 31 del mes de julio, el cardenal arzobispo de Managua preside una misa en la Parroquia de Las Sierritas, y al final de la misma se baja al santo de su altar, y se coloca en su peana, la cual es “adornada exuberantemente con flores artificiales por una familia que se encarga de esto desde hace ya algunas décadas, como “pago de su promesa”.  Y el primero de agosto, en la madrugada, “en los alrededores de la Parroquia de Las Sierritas, se realiza una Diana en honor a las fiestas”. Luego, se lleva a cabo una misa solemne, donde al final de la misma, inicia la procesión del santo.

13 julio 2020, 09:50