Buscar

Vatican News
vandalismo estatus sitios católicos Estados Unidos La estatua de San Junípero Serra vandalizada 

EE.UU. Vandalismo contra estatuas y sitios católicos: la condena de los obispos

Preocupación de los prelados estadounidenses después de un largo período de accidentes y daños contra lugares y símbolos del catolicismo: "Signo de una sociedad que necesita curación".

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

Iglesias incendiadas, estatuas de Cristo y la Virgen María vandalizadas o decapitadas: los incidentes de daños contra lugares y símbolos del catolicismo están creciendo en los Estados Unidos. Un hecho preocupante que la Conferencia Episcopal local (Usccb) comenta con una declaración de dos arzobispos: Thomas G. Wenski y Paul S. Coakley, presidentes respectivamente del Comité Episcopal para la Libertad Religiosa y del Comité para la Justicia Interna y el Desarrollo Humano: "Ya sean gestos hechos por individuos atormentados que piden ayuda a gritos o por agentes de odio que tratan de intimidar - se lee en la nota - estos ataques son el signo de una sociedad que necesita sanarse. Estos son "incidentes en los que las acciones humanas son claras, pero las motivaciones no lo son", continúan los prelados y agregan: "Mientras nos esforzamos por comprender la destrucción de estos símbolos sagrados de amor y devoción desinteresada, rezamos por todos aquellos que la causaron, y permanecemos vigilantes contra ella".

Un momento social difícil

La nota episcopal subraya "el particular momento de conflicto cultural que viven los Estados Unidos": "El camino hacia el futuro -subrayan los prelados- debe pasar por la compasión y la comprensión practicadas y enseñadas por Jesús y María". "Contemplemos, en lugar de destruir, las imágenes que representan el amor de Dios - este es el llamamiento final de la Usccb - siguiendo el ejemplo del Señor, respondamos a la confusión con comprensión y al odio con amor".

Los actos de vandalismo a los que se refieren los obispos se han producido, en los últimos tiempos, en diferentes regiones del país: el episodio más llamativo se produjo en junio cuando la estatua de San Junípero Serra erigida en San Francisco fue derribada, a raíz de las protestas antirracistas desatadas tras la muerte del afroamericano George Floyd, que murió tras ser detenido por un policía blanco. Pero eso no es todo: el 18 de julio, en la iglesia de "Nuestra Señora de la Asunción" en Bloomingburg, Nueva York, se demolió un monumento a los niños no nacidos, decorado con versos del profeta Isaías. Anteriormente, a principios de julio, el crucifijo de la parroquia de Santa Bernardita en Rockford, Illinois, fue destruido con un martillo. A mediados de julio, en una estación de esquí en Monstana, una estatua de Cristo fue embadurnada con pintura marrón y cubierta con pancartas con las palabras "Rebélense".

Y aún más: en la noche entre el 2 y el 3 de julio, una estatua de la Virgen María fue decapitada en Gary, Indiana. En las últimas semanas se han registrado más actos de vandalismo contra otros lugares de culto católicos. El más grave fue el incendio de la Iglesia de la "Misión de San Gabriel" en Los Ángeles, una de las más antiguas de los Estados Unidos, fundada en 1771 por San Junípero Serra.

24 julio 2020, 10:48