Buscar

Vatican News
2020.05.06 La Jesuit Refugee Service ha organizzato il webinar, il nuovo manuale per il lavoro con i bambini rifugiati archivo  

Red Clamor. “No cerremos los ojos ante los refugiados y desplazados”

En el día mundial de los refugiados instituido por la ONU, la red Clamor, ha hecho público un pronunciamiento en el que recuerda en primer lugar datos alarmantes de las naciones Unidas.

Ciudad del Vaticano

 En el día mundial de los refugiados instituido por la ONU, la red Clamor, ha hecho público un pronunciamiento en el que recuerda en primer lugar datos alarmantes de las naciones Unidas: “De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (2020), se lee en el texto, “cada minuto, veinticuatro personas lo dejan todo para huir de la guerra, la persecución o el terror”. A finales de 2019 el número de personas desplazadas por la fuerza a causa de guerras, conflictos, persecuciones, violaciones de los Derechos Humanos o eventos que alteraban seriamente el orden público aumentó a casi 79,5 millones. El número de desplazados supuso casi el doble de la cifra de 2010 (41 millones) y un aumento considerable con respecto al 2018 cuando se registraron 70,8 millones (Fuente ACNUR). Entre 30 y 34 millones de los desplazados en el mundo son niños, niñas y adolescentes.  A finales de 2019, tres de cada diez solicitantes de asilo en todo el mundo procedían de tres países latinoamericanos: Venezuela, El Salvador y Honduras. El número de solicitudes de asilo pasó de 2000 al año a 2000 a la semana”.

También la red clamor, recuerda que el año pasado fue el más “mortal para los migrantes y refugiados en América Latina. Un total de 634 personas perdieron la vida, según el recuento de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)”. Casi todas las víctimas vivían en el Caribe. Más de 157 migrantes y refugiados se ahogaron. La mayoría de ellos eran venezolanos que intentaban llegar a las islas de esa región. La cifra que reveló la OIM para 2019 es muy superior a la de 2018, cuando fallecieron 24 personas.

Según otros datos de Red Clamor, las personas con necesidades de protección internacional, son altamente vulnerables a ser víctimas de trabajos forzosos, explotación, nuevas formas de esclavitud, trata y tráfico de seres humanos. Particularmente vulnerables son las mujeres, los niños, niñas y adolescentes.  El cambio climático, el modelo de producción extractivo y otros graves atentados contra la Casa Común, son causantes del desplazamiento de poblaciones vulnerables, especialmente de indígenas y campesinos.  Tal como lo afirma la Laudato Si’, no hay dos crisis separadas, una de los pobres y migrantes y otra del ambiente, sino una sola y compleja crisis porque todo está conectado (cfr. LS 139).

Red Clamor: es una red que, desde la Consejo Episcopal Latinoamericana y del Caribe (CELAM), inspirada en una espiritualidad encarnada de comunión y participación, intenta escucha el clamor del pueblo obligado a desplazarse y busca integrar y articular carismas, recursos y experiencias de instancias e instituciones eclesiales comprometidas en el acompañamiento y servicio a migrantes, refugiados, desplazados y victimas de tráfico y trata de personas.

Día Mundial de los Refugiados en tiempos de pandemia

Este año, signado por la Pandemia mundial del COVID-19, en el Día Mundial de los Refugiados, se lee en el texto, se cumplen 69 años de la Convención del Estatuto de los Refugiados (1951). Esta fecha es ocasión propicia para visibilizar realidades como la crisis de los Derechos Humanos en la región y la crisis humanitaria de las personas refugiadas y desplazadas forzadas, en el continente americano y en el mundo entero. Igualmente, esta fecha resulta ideal para recordar la necesidad de la transformación y respuesta efectiva de los marcos normativos y políticas públicas a nivel nacional y regional, en favor de los derechos de las personas desplazadas forzadas y refugiadas.

En el comunicado de red Clamor se habla que muchos de los tratados y convenciones que protegen los derechos de las personas solicitantes de refugio se han quedado en letra muerta. La mayoría de los Estados en América Latina están asumiendo políticas de “seguridad nacional” que impiden la entrada de migrantes, desplazados y personas con necesidades de protección. Se erigen muros donde hay necesidad de construir puentes. Los que logran entrar, son sometidos a largos procesos burocráticos, que terminan en muy pocas solicitudes de refugio concedidas. Se llega incluso a repatriar a personas cuyas vidas corren peligro en los lugares de origen.

Solicitud a los gobiernos

La Iglesia Católica Latinoamericana y Caribeña que conforman la Red CLAMOR, en un comunicado firmado por el arzobispo de Yucatán México, y presidente de la Red Clamor, se reclama a los Estados que otorguen el reconocimiento de refugio a las personas migrantes y desplazadas forzadas a causa de diversos tipos de violencia generalizada, conflictos internos, violación masiva de los Derechos Humanos u otras circunstancias que perturben el orden público, además de los elementos contenidos en la Convención de 1951 y el Protocolo de 1967.

En medio de la pandemia, las personas desplazadas forzadas y refugiadas, no tienen garantizados sus derechos humanos, en las medidas tomadas por los Estados. Se pide a los gobiernos, en no vulnerar por acción u omisión el ejercicio de los Derechos Humanos, e involucrar tanto la prevención como la mitigación de riesgos en la vulneración, a través de la respuesta coordinada regional y de políticas públicas integrales de protección y garantía de los Derechos Humanos, en las cuales participen activamente las personas refugiadas y desplazadas forzadas, así como las comunidades de acogida, en donde se promuevan políticas de cultura, de hospitalidad y reconciliación.

La red Clamor en su comunicado, urge cambios estructurales para superar el empobrecimiento, la exclusión y la violencia.  Y piden a los Estados que tomen a tiempo medidas frente a los desafíos de la migración, causada por los atentados contra la Casa Común, para proteger la vida y dignidad humana, en equilibrio armónico con toda la creación.

19 junio 2020, 15:19