Buscar

Vatican News
2019.07.18 Quercia, albero, prato "Pues la ley entera se cumple con un precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Gal 5,14). 

Concilio Vaticano II: una semilla que sigue creciendo

Una gran gracia, una verdadera profecía para la vida de la Iglesia, un nuevo Pentecostés: así es como Juan Pablo II y Benedicto XVI hablaron del último Concilio. Una pequeña semilla que se ha convertido en un árbol que sigue dando frutos por obra del Espíritu Santo.

Sergio Centofanti

Este año, el 8 de diciembre, marca el 55 aniversario del fin del Concilio Vaticano II. Un acontecimiento que en este período está provocando un nuevo debate en la comunidad eclesial, frente a los que se están distanciando cada vez más de ella y los que quieren reducir su alcance y significado.

Un nuevo Pentecostés

Benedicto XVI usó una palabra fuerte: habló de un "nuevo Pentecostés". Fue testigo directo del Concilio, participando como experto, siguiendo al Cardenal Frings, y luego como testigo experto oficial: "Esperábamos que todo se renovara -dijo a los sacerdotes de Roma el 14 de febrero de 2013- que un nuevo Pentecostés llegara realmente, una nueva era en la Iglesia (...) sentíamos que la Iglesia no iba adelante, se encogía, que parecía más bien una realidad del pasado y no la portadora del futuro. Y en ese momento, esperábamos que esta relación se renovara, cambiara; que la Iglesia fuera una vez más la fuerza del mañana y la fuerza del hoy". Y citando a Juan Pablo II en la audiencia general del 10 de octubre de 2012, hace suya la definición del "Concilio como la gran gracia de la que se ha beneficiado la Iglesia en el siglo XX: en él se nos ofrece una brújula segura para guiarnos por el camino del siglo que se abre" (Novo millennio ineunte, 57): la "verdadera fuerza motriz" del Concilio - añade - fue el Espíritu Santo. Por lo tanto, un nuevo Pentecostés: no para una nueva Iglesia, sino para "una nueva era en la Iglesia".

La lealtad está en marcha

Lo que el Concilio ha mostrado más claramente es que el auténtico desarrollo de la doctrina, que se transmite de generación en generación, se realiza en un pueblo que camina unido guiado por el Espíritu Santo. Este es el corazón del famoso discurso de Benedicto XVI a la Curia Romana el 22 de diciembre de 2005. Benedicto habla de dos hermenéuticas: la de la discontinuidad y la ruptura y la de la reforma y la renovación en la continuidad. La "justa hermenéutica" es la que ve a la Iglesia como "un sujeto que crece con el tiempo y se desarrolla, pero permaneciendo siempre igual, el único sujeto del Pueblo de Dios en camino". Benedicto habla de una "síntesis de fidelidad y dinamismo". La fidelidad está en movimiento, no está inmóvil, es un viaje que avanza por el mismo camino, es una semilla que se desarrolla y se convierte en un árbol que ensancha sus ramas, florece y produce frutos: como una planta viva, por un lado, crece, por otro tiene raíces que no se pueden cortar.

La continuidad y la discontinuidad en la historia de la Iglesia

¿Pero cómo podemos justificar una renovación en la continuidad ante ciertos cambios fuertes en la historia de la Iglesia? Desde que Pedro bautizó a los primeros gentiles sobre los que descendió el Espíritu Santo y dijo: "Verdaderamente me doy cuenta de que Dios no hace acepción de personas, pero el que le teme y practica la justicia, cualquiera que sea el pueblo al que pertenece, le es grato" (Hechos 10:34-35). Los circuncisos le reprochan, pero cuando Pedro explica lo que ha sucedido, todos glorifican a Dios diciendo: "¡Así que Dios también ha concedido a los gentiles que se conviertan para que tengan vida! (Hechos 11:18). Es el Espíritu quien indica lo que hay que hacer y nos hace movernos, nos hace avanzar. En 2000 años de historia, ha habido muchos cambios en la Iglesia: la doctrina sobre la salvación de los no bautizados, el uso de la violencia en nombre de la verdad, la cuestión de las mujeres y los laicos, la relación entre la fe y la ciencia, la interpretación de la Biblia, la relación con los no católicos, los judíos y los seguidores de otras religiones, la libertad religiosa, la distinción entre la esfera civil y la religiosa, por mencionar sólo algunos temas. Benedicto XVI, en el mismo discurso a la Curia, reconoce esto: en ciertos temas "una discontinuidad se ha manifestado de hecho". Por ejemplo, más allá del razonamiento de contextualización filosófica, teológica o histórica para demostrar una cierta continuidad, primero se dijo no a la libertad de culto para los no católicos en un país católico y luego se dijo sí. Así que, una indicación muy diferente en la práctica.

El escándalo de una Iglesia que aprende

Benedicto XVI utiliza palabras significativas: "Tuvimos que aprender a comprender más concretamente que antes", "fue necesario un amplio replanteamiento", "aprender a reconocer". Como Pedro que, después de Pentecostés, todavía tiene que entender cosas nuevas, todavía tiene que aprender, todavía tiene que decir: "Me estoy dando cuenta de que...". No tenemos la verdad en nuestros bolsillos, no "poseemos" la verdad como una cosa, pero pertenecemos a la Verdad: y la Verdad Cristiana no es un concepto, es el Dios vivo que sigue hablando. Y refiriéndose a la Declaración del Concilio sobre la Libertad Religiosa, Benedicto XVI declara: "El Concilio Vaticano II, reconociendo y haciendo suyo con el Decreto sobre la Libertad Religiosa un principio esencial del Estado moderno, ha retomado una vez más la herencia más profunda de la Iglesia. Puede ser consciente de que está en plena sintonía con la enseñanza del mismo Jesús (cf. Mt 22,21), así como con la Iglesia de los mártires, con los mártires de todos los tiempos". Y añade: "El Concilio Vaticano II (...) ha revisado o incluso corregido algunas decisiones históricas, pero en esta aparente discontinuidad ha mantenido y profundizado su naturaleza íntima y su verdadera identidad. La Iglesia es, tanto antes como después del Concilio, la única, santa, católica y apostólica Iglesia en el camino a través del tiempo".

Una continuidad espiritual

Entonces podemos ver mejor que la continuidad no es simplemente una dimensión lógica, racional o histórica, es mucho más que eso: es una continuidad espiritual en la que el mismo y único Pueblo de Dios camina unido, dócil a las indicaciones del Espíritu. La hermenéutica de la ruptura es llevada a cabo por aquellos que en este viaje se separan de la comunidad, rompen la unidad, porque se detienen o van demasiado lejos. Benedicto habla de los dos extremos: los que cultivan la "nostalgia anacrónica" y los que "corren hacia adelante" (Misa 11 de octubre de 2012). Ya no escuchan al Espíritu que pide fidelidad dinámica, sino que siguen sus propias ideas, se apegan sólo a lo viejo o sólo a lo nuevo, y ya no saben cómo unir las cosas viejas con las nuevas, como hace el discípulo del reino de los cielos.

La novedad del Papa Francisco

Después de los grandes Papas que lo precedieron, llegó Francisco. Está siguiendo la estela de sus predecesores: es la semilla que se desarrolla y crece. La Iglesia continúa. Muchas noticias distorsionadas o falsas se ponen en circulación sobre Francisco, como sucedió con el predecesor Benedicto y muchos otros sucesores de Pedro. Ni los dogmas o mandamientos, ni los sacramentos, ni los principios sobre la defensa de la vida, la familia, la educación han cambiado. Las virtudes teológicas o cardinales no han cambiado y tampoco los pecados mortales. Para comprender mejor la novedad en la continuidad de Francisco, más allá de las distorsiones y falsedades evidentes, hay que leer la Exhortación Apostólica "Evangelii gaudium", el texto programático del Pontificado. Comienza así: "La alegría del Evangelio llena los corazones y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Aquellos que se dejan salvar por Él se liberan del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo la alegría siempre nace y renace". Lo primero es la alegría del encuentro con Jesús, nuestro Salvador.

Un estilo de cercanía y cordialidad que no condena

El Papa nos invita a "recuperar la frescura original del Evangelio" y a transmitirlo a todos. Nos pide que nos centremos en lo esencial, el amor a Dios y al prójimo, evitando un modo de proclamación "obsesionado por la transmisión desarticulada de una multitud de doctrinas que se intenta imponer a fuerza de insistencia (...) en este núcleo fundamental lo que brilla es la belleza del amor salvador de Dios manifestado en Jesucristo, muerto y resucitado". En cambio, sucede que se habla "más de la ley que de la gracia, más de la Iglesia que de Jesucristo, más del Papa que de la Palabra de Dios". Instó a que la primera proclamación siempre resonara: "Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado todos los días, para iluminarte, fortalecerte, liberarte. Pidió un estilo de "cercanía, apertura al diálogo, paciencia, acogida cordial que no condene". Indica el arte del acompañamiento, "para que todos aprendan siempre a quitarse las sandalias frente a la tierra sagrada del otro" que debe ser visto "con una mirada respetuosa y compasiva, pero a la vez sana, libre y animadora para madurar en la vida cristiana".

Eucaristía: no es una recompensa para los perfectos, sino un alimento para los débiles

Quería una Iglesia con las puertas abiertas: "Ni siquiera las puertas de los Sacramentos deben cerrarse por ningún motivo". Así, "la Eucaristía, aunque constituye la plenitud de la vida sacramental, no es una recompensa para los perfectos sino un generoso remedio y alimento para los débiles. Estas convicciones también tienen consecuencias pastorales que estamos llamados a considerar con prudencia y audacia. Con frecuencia actuamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una casa de costumbres, es la casa del padre donde hay lugar para todos con su agotadora vida". De ahí la sugerencia de iniciar caminos de discernimiento caso por caso para evaluar la posible admisión a los sacramentos de quienes viven en situaciones irregulares, como se menciona en la Exhortación Amoris laetitia. Es un paso que tiene como propósito acercar a la gente y acompañarla mirando la salvación de las personas y la misericordia de Jesús. Las normas pueden convertirse en piedras como le pasó a la mujer sorprendida en adulterio. E incluso ciertas preguntas de hoy recuerdan a las que los escribas y fariseos le hicieron a Jesús hace 2000 años: "Maestro, esta mujer fue sorprendida en flagrante adulterio. Ahora Moisés, en la Ley, nos ha ordenado apedrear a las mujeres como esta. ¿Qué dices a eso?" (Juan 8, 4-5). Sabemos la respuesta de Jesús.

Juan Pablo II: El Concilio seguirá dando frutos

Francisco sólo continúa en el camino del Concilio. Una continuidad espiritual, porque el Espíritu sigue hablando. "La pequeña semilla que puso Juan XXIII" - afirmó San Juan Pablo II el 27 de febrero de 2000 - ha crecido, dando vida a un árbol que ahora ensancha sus majestuosas y poderosas ramas en la viña del Señor. Ya ha dado muchos frutos (...) y muchos más en los próximos años. Una nueva temporada se abre ante nuestros ojos (...) El Concilio Ecuménico Vaticano II fue una verdadera profecía para la vida de la Iglesia; seguirá siéndolo durante muchos años del tercer milenio que acaba de comenzar.

Juan XXIII: la Iglesia usa la medicina de la misericordia

Hoy como ayer. En la apertura del Concilio, el 11 de octubre de 1962, San Juan XXIII declaró: "A menudo... sucede... que, no sin ofender a Nuestros oídos, se nos dice de las voces de algunos que, aunque son celosos de la religión, evalúan... los hechos sin suficiente objetividad o juicio prudente. En las condiciones actuales de la sociedad humana, no ven más que ruinas y problemas; dicen que nuestra época, comparada con los siglos pasados, es peor; y llegan a comportarse como si no tuvieran nada que aprender de la historia, que es la maestra de la vida, y como si en el tiempo de los anteriores Concilios todo procediera felizmente en lo que se refiere a la doctrina cristiana, la moral y la justa libertad de la Iglesia. Nos parece que debemos estar decididamente en desacuerdo con estos profetas de la desgracia, que siempre anuncian lo peor, como si el fin del mundo se acercara". Y hablando de errores de naturaleza doctrinal añadió: "No hay tiempo en que la Iglesia no se haya opuesto a estos errores; a menudo los ha condenado, y a veces con la mayor severidad. En cuanto a la actualidad, la Esposa de Cristo prefiere utilizar la medicina de la misericordia en lugar de armarse con las armas del rigor; piensa que debemos responder a las necesidades de hoy exponiendo más claramente el valor de su enseñanza en lugar de condenarla".

Pablo VI: para la Iglesia nadie está excluido, nadie está lejos

En la clausura del Concilio, el 8 de diciembre de 1965, San Pablo VI en su "saludo universal" afirmó: "Para la Iglesia Católica nadie es un extraño, nadie está excluido, nadie está lejos... Este Nuestro saludo universal lo dirigimos también a ustedes, hombres que no nos conocen; hombres que no nos entienden; hombres que no nos creen útiles, necesarios y amigos de ustedes; ¡y también a ustedes, hombres que, quizás pensando en hacer el bien, se oponen a Nosotros! Un saludo sincero, un saludo discreto, pero lleno de esperanza; y hoy, créanlo, lleno de estima y amor... He aquí, este es Nuestro saludo: Que encienda en nuestros corazones esta nueva chispa de la caridad divina; una chispa que pueda encender los principios, las doctrinas y los propósitos que el Concilio ha preparado, y que, tan inflamada de caridad, pueda verdaderamente obrar en la Iglesia y en el mundo esa renovación de los pensamientos, de la actividad, de las costumbres y de la fuerza moral y de la alegría y la esperanza, que era el propósito mismo del Concilio.

Decir buenas palabras en este difícil momento

En esta época en la que la Iglesia Católica está particularmente afectada por los contrastes y divisiones, nos hace bien recordar las exhortaciones de San Pablo a las primeras comunidades cristianas. Recuerda a los gálatas que "toda la ley (...) encuentra su plenitud en un solo precepto: amarás a tu prójimo como a ti mismo". Pero si se muerden y se devoran mutuamente - advierte - ¡al menos asegúrense de no destruirse completamente! Les digo, pues, que anden según el Espíritu" (Gal 5, 14-16). Y a los Efesios añade: "No deben salir nunca más de sus bocas palabras malas, sino palabras buenas que sirvan para la necesaria edificación, en beneficio de los que escuchan". Y no te entristezcas por el Espíritu Santo de Dios, por el cual estás marcado para el día de la redención. Que desaparezca de ti toda amargura, indignación, ira, furia, clamor y calumnia con toda clase de malicia. Sean benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándose unos a otros, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo" (Ef 4, 29-32). ¿Qué pasaría si ponemos en práctica esta palabra "sine glossa"?

27 junio 2020, 10:21