Buscar

Vatican News
Coronavirus: Sea Watch con 194 migranti arrivata a Messina archivo   (ANSA)

Centro Astalli, migraciones. Ruffini: nuestra identidad es la hermandad

El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación habló en el coloquio sobre la migración organizado por el centro jesuita de Roma sobre el tema "En cada uno la huella de cada uno": surge, dijo, la necesidad de repensar la comunidad de hoy, no dividida entre "nosotros" y "otros", sino consciente de la necesidad de interconexión y reciprocidad, dice. En las intervenciones surgió la conciencia de un nuevo reto de inclusión, inducido por la pandemia

Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

La pandemia actual, si bien nos hace sentir a todos más unidos e iguales, corre el riesgo de hacernos olvidar tantos problemas, entre ellos la vida y las dificultades de millones de personas que se ven obligadas a vivir lejos de su tierra, como refugiados o migrantes. El Papa Francisco, para el Mensaje de la Jornada en que la Iglesia dedica a este tema, el próximo 27 de septiembre, se centra en aquellos que, incluso dentro de su propio país, se ven obligados a desplazarse a causa de la guerra, la pobreza, el clima o la violencia. Nos concierne a todos los temas de la acogida, la inclusión, la promoción, el tema de las políticas y los planes de desarrollo específicos, el tema del reconocimiento del otro como un prójimo que debe ser amado y protegido como nosotros mismos, siguiendo los dictados del Evangelio. Poner a la gente en el centro, ir más allá de los prejuicios.

Reconocernos como una familia es nuestra salvación

Para abarcar todos estos aspectos, el Centro Astalli, sede italiana del Servicio Jesuita para los Refugiados - durante más de treinta años comprometido con la promoción de la cultura de la acogida y la solidaridad - ha organizado en Roma este coloquio. El título, citado por Primo Levi, es "In ognuno la traccia di ognuno" (En cada uno la huella de cada uno) porque, como explicó el padre Camillo Ripamonti, presidente del Centro Astalli, al introducir el evento, "en este barco -en el que el Papa Francisco recuerda que estamos todos dentro- sabemos muy bien que no todos somos iguales y que el comportamiento de todos influye en la vida de los demás". Trabajar por la justicia social y la inclusión de los refugiados es la forma en que queremos equilibrar los pesos y los espacios en nuestro barco común. Los refugiados no pueden seguir siendo percibidos como tales", subrayó Ripamonti, "no podemos dejar que mueran en el mar y en las fronteras ni conformarnos con las políticas de seguridad". Con el trasfondo, entonces, del poema de Levi "A los amigos" hay una tragedia de hoy que, sin embargo, como en la poesía, debemos mirar de manera positiva: necesitamos ser amigos para desarrollar el futuro - para ser hermanos, diría el Papa Francisco - y hacer red entre todos es nuestra salvación.

La atención del Centro Astalli está puesta en el Día Mundial de los Refugiados, el 20 de junio, instituida por la ONU y que cae en medio de una pandemia. Celebrar hoy significa -reitera Ripamonti- fijarse en particular en las difíciles situaciones de los campos de refugiados de Grecia, Libia y los Balcanes, para que haya vías legales para que los migrantes se desplacen y entren en Europa y para que los Estados, en lugar de gastar dinero en armas, inviertan en desarrollo.

Una historia como muchas otras, de sueños, pero también de violencia

Antes de cada debate, antes de los números y las teorías, en el coloquio los presentes escucharon una historia, la historia de una vida de emigrante, de un joven de Malí, Moussa, que reabre las heridas de muchos: de Malí, a Argelia, Libia, Italia. El suyo era un viaje con el sueño de salvarse, estudiar y volver a casa un día para ser abogado. Un viaje que, sin embargo, tiene un precio muy alto por pagar, en términos de violencia, esclavitud y tráfico. "Mi vida iba bien: luego vino un golpe de estado y fui llevado a un campo militar y torturado." Huí y viajé con cientos de otras personas en el mar,  fuimos rescatados y finalmente, salvados en las costas italianas, donde la vida podría comenzar de nuevo soñando con un regreso a casa.

La división no tiene sentido

De la historia de un migrante a la realidad de hoy: esa historia debería - dijo Paolo Ruffini, Prefecto del Departamento de Comunicación, en su saludo inicial - hacer que la palabra "bienvenida" prevalezca cada vez más sobre la palabra "desconfianza". "Y sin embargo, hoy en día", observó, "acoger y confiar se ha vuelto raro y difícil porque la sociedad cree que la desconfianza es la clave", uno no se da cuenta de que "acoger debe ser la regla". En sus reflexiones Ruffini destacó la dramática división del mundo en dos, el "nosotros" y los "otros", y el error de hoy de "soñar con un mundo sólo para nosotros", hecho de miedo a lo diferente, de autodefensa, de "ojos cerrados", que a la larga "nos hacen perder también nuestra identidad". La creación de chivos expiatorios - dijo Ruffini - nos impide ver la solución de problemas que están absolutamente "interconectados". “Elegimos, sobre la base de ejemplos bíblicos y el dictado del Evangelio, una identidad que "no traiciona nuestra historia, nuestra hermandad" y "la belleza de encontrar refugio en el otro", concluyó.

Revisión del Reglamento de Dublín

De tipo político, en cambio, el tono del saludo de la Ministra del Interior italiana Luciana Lamorgese.  La Jornada Mundial del Refugiado debe desafiarnos, dijo, en el tema de la protección y los derechos. La piedra angular de la UE debería ser la solidaridad, la responsabilidad y la protección de la vida. El deseo de la ministra es que se restablezca el Reglamento de Dublín sobre la responsabilidad del Estado de primera entrada. Las políticas y estrategias de gestión de la migración deben ser una prioridad para la Unión Europea, abordadas con compromiso y responsabilidad compartida. "El camino hacia este desafío -dijo la Ministra del Interior- es la sinergia, es el enfoque participativo" y, en cuanto a la recepción, recordó lo importante que son, además de los servicios, las intervenciones directas de inclusión social que conducen a la conquista de la autonomía de los individuos. "El desafío es común, por lo tanto, ahora necesitamos acciones concretas de todos los actores involucrados".

El reto de la cohabitación

Afrontando la posibilidad de una perspectiva para los refugiados inducida por la pandemia, la filósofa Donatella Di Cesare ha puesto de relieve dos espectros que, en su opinión, se ciernen hoy en día y que la crisis sanitaria corre el riesgo de acentuar. El "espectro de la sangre y el espectro del suelo". En otras palabras, la idea de una "democracia etnocéntrica" debe ser cuestionada porque es peligrosa. "Hoy el gran desafío -dijo- es la cohabitación: el lugar donde vivimos no es una posesión o propiedad. Este tema se habla en muchos países: los ciudadanos no son copropietarios del territorio nacional y no tienen el derecho soberano de decidir con quién vivir y a quién excluir o discriminar". "Necesitamos -subrayó Donatella Di Cesare- pensar en una nueva comunidad digna de ese nombre, que sea abierta y hospitalaria, donde podamos aceptar el desafío de la convivencia.

La pandemia puede ser una oportunidad

En el debate, se habló también de  la dramática situación de Libia y las responsabilidades que esconde la actual realidad del país norteafricano, a la que el cardenal Matteo Maria Zuppi se refirió en su discurso como una "herida abierta". En sus palabras, recordó la necesidad de "repensar cómo ser una comunidad", empezando por "conocerse" y "reconocerse". Los miedos están ahí y deben ser enfrentados, dijo el cardenal, pero también es necesario entender - y en esto el mérito también va a la labor del Centro Astalli - lo que sucede a nuestro alrededor. Importantes son las políticas y regulaciones, reiteró, esto también significa acoger. "Para convertir la pandemia en una oportunidad", concluyó, "tenemos que convertir la desconfianza en responsabilidad, dándonos cuenta de que para reconstruirnos mejor que antes, nos necesitamos unos a otros".

18 junio 2020, 11:33