Buscar

Vatican News
TOPSHOT-us-politics-RACE-UNREST Protestas por la muerte de Geroge Floyd en Nueva York  (AFP or licensors)

CELAM: Impotencia, perplejidad y dolor ante el caso Floyd

La Presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) expresó, a través de una carta, su solidaridad con la Iglesia estadounidense por el asesinato de George Floyd.

Ciudad del Vaticano

En una carta dirigida al Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Monseñor José H. Gómez, la presidencia del CELAM expresa su cercanía espiritual y se adhiere al rechazo del acontecimiento; uniéndose en oración por George Floyd sus seres queridos y en particular por la comunidad afroamericana y las minorías que sienten vulnerados sus derechos fundamentales.

La solidaridad de la Iglesia latinoamericana y su cercanía espiritual a la Iglesia católica, a la familia de Floyd, a la comunidad afroamericana y a las minorías que sienten vulneradas sus derechos fundamentales en Estados Unidos, se hacen más apremiantes cuando se ha visto con "impotencia, perplejidad y dolor” el arresto del ciudadano afroamericano y “la desproporción entre su captura y la manera como fue tratado hasta morir por sofocación”. Los obispos latinoamericanos comparten el rechazo “sin ambigüedades” de la Iglesia católica estadounidense a esa forma de maltrato en una persona que representa una etnia que históricamente ha sido discriminada.

“Es comprensible también – se lee en la carta -  la indignación que se ha despertado en gran parte de la población estadounidense “. Al reiterar que es evidente la necesidad de la comunidad de ser escuchada, los miembros del CELAM se suman al llamado de monseñor Gómez, arzobispo de Los Ángeles, a “no dejar de escuchar lo que las personas están diciendo a través de su dolor” y a cortar de una vez por todas las raíces de “la injusticia racial que infecta muchas áreas de la sociedad”.

Las palabras del Papa Francisco, en su pasada audiencia general, sirvieron también de contexto a esta contundente misiva del CELAM: “no podemos tolerar ni cerrar los ojos ante ningún tipo de racismo o exclusión y pretender defender la santidad de toda vida humana”. Esto para repetir junto al Santo Padre que “nada se gana con la violencia y mucho se pierde”.

La carta concluye con un llamado para que se “abran caminos de diálogo y de reconciliación nacional” en Estados Unidos y su sociedad “necesitada de que su clamor por el reconocimiento, el respeto y la dignidad, sea escuchado y respondido”.

05 junio 2020, 16:18