Buscar

Vatican News

Augusta. Desde el cielo sigues siendo un modelo a seguir

Augusta Ngombu. Una chica de Sierra Leona. Tenía sólo 23 años y había sufrido demasiado. Rescatada de la prostitución por Misiones Salesianas, logró, después de aprovechar la educación que los salesianos le ofrecieron, crear su propio restaurante. Desde hace cuatro años ayudaba a Misiones Salesianas en el rescate de otras víctimas, dando su testimonio, y siendo un modelo a seguir. Pudo cumplir otro sueño: saludar al Papa, y poder compartir con todos, las palabras que le dijo ese día el Santo Padre. Falleció el 7 de junio, festividad de la Santísima Trinidad, víctima del sida.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

A finales de febrero del año pasado, Augusta Ngombu, realizaba por fin uno de sus sueños: poder saludar al Papa y llevar su mensaje directamente a quien lo necesitaba en Sierra Leona. Era huérfana, vivió en la calle y se tuvo que prostituir para sobrevivir. Es una de las muchas chicas a las que los salesianos han cambiado por completo la vida en Freetown, la capital del país.

Desde que regresó de su encuentro con el Papa Francisco, Augusta dio su testimonio a las chicas que Misiones Salesianas lograban rescatar de las calles, de la prostitución, con el programa Girls Shelters. Día a día, una a una, Augusta, les decía que, así como ella logró salir de esa pesadilla, también ellas podían hacerlo: “pueden construir su futuro, hacer realidad sus sueños, y volver a ver al Papa y decirle que también ustedes salieron de ese túnel”, les decía Augusta.

La felicidad de Augusta y sus sueños hechos realidad

Este domingo 7 de junio, Augusta nos dejó para siempre. Murió enferma, víctima indirecta del coronavirus. Padecía del sida, malaria y tifus, según cuenta a Vatican News, Jorge Crisafulli director de Don Bosco Fambul.  El miedo a no contagiarse en el hospital la llevó a dejar de tomar los retrovirales para su enfermedad. Su salud se fue deteriorando en los últimos meses hasta que falleció.  Pero su sonrisa nunca se apagó hasta el último momento de su existencia.

Augusta. En la Audiencia general del Papa Francisco
Augusta. En la Audiencia general del Papa Francisco

A finales de febrero del año pasado ella estaba allí, en la audiencia general del Papa Francisco, esperando que concluyera su catequesis, para que, al momento que el Papa saludará los diferentes grupos, se acercara a ella. Un encuentro mágico, que sólo estas fotos lo pueden describir.

Augusta. Su sueño hecho realidad
Augusta. Su sueño hecho realidad

En Freetown, en el Centro Don Bosco Fambul (que significa “familia” en lengua crio), los salesianos impulsan todo tipo de programas con los que han conseguido que muchas niñas víctimas de abusos y de la prostitución forzada, estén saliendo adelante estudiando y trabajando, y allí Augusta día a día daba su testimonio a las chicas apenas llegadas. En septiembre del año pasado, cuando Vatican News la entrevistó, contó que de su encuentro con el Papa Francisco, les transmitiría a las chicas la bendición del Papa, y la esperanza de que ellas también pueden alcanzar este sueño.

Otro Sueño hecho realidad

Augusta había realizado otro sueño: aprendió y perfeccionó sus habilidades culinarias, y logró poner un restaurante y un servicio de catering. Hace un año cuando la entrevisté me dijo: “Ahora sí que vivo de mi trabajo y mi objetivo es decirles a todas las chicas del Don Bosco Fambul-Girls Shelter que salgan de la prostitución porque de ahí no van a sacar nada bueno, sólo enfermedades y problemas y van a perder un tiempo precioso para estudiar y cumplir sus sueños en la vida”, reconocía Augusta. En la entrevista expresó una vez más su alegría de haber visto al Papa, y de cómo ese sueño se lo compartió a todas las chicas del Don Bosco Fambul.

Augusta, un modelo para cada chica del Don Bosco Fambul

Había logrado tener el servicio de catering, y ya tenía su primer restaurante, construido con sus esfuerzos, en medio de un país, donde la vida no es fácil, ella, se sentía feliz, porque quería alcanzar el sueño de ser una mujer de negocios a nivel internacional, llegar a tener al menos cinco restaurantes. Y ya lo estaba realizando. En la entrevista que Vatican News le hizo en septiembre, también ella le daba un mensaje a los violadores, a los que secuestraban niños o niñas para venderlos y prostituirlos. Dejen en paz a las chicas, decía ante nuestros micrófonos, dejen que se construyan su futuro.

Augusta, tuvo palabras para los violadores y quienes prostituyen a niñas

Augusta seguirá siendo un modelo para las chicas de la calle, si ella logró salir adelante, también las demás.  La historia de Augusta sirve de inspiración para otras Augustas que han sufrido o están sufriendo su misma situación. Jorge Crisafulli, contó que hace dos semanas estuvo en la oficina.  Estaban planeando organizar cursos de cocina durante el tiempo de Covid ya que no hay escuela. Y dijo: 

"Seguiremos inspirándonos con su sonrisa contagiosa desde su pedacito de Cielo. Que bien se lo ha ganado. ¡Finalmente es en plenitud Augusta! De todas formas, su corta vida ha sido fructuosa y llena de sentido. Encontró sentido a su sufrimiento, ayudando a otras chicas a recuperar su dignidad a través de la capacitación profesional y compartiendo con ellas su historia de dolor y redención".

Photogallery

Augusta. Desde el Cielo sigues siendo modelo a seguir. Nunca dejaste de sonreir
08 junio 2020, 17:51