Buscar

Vatican News
Un niño estrecha la mano de su madre en medio del brote de coronavirus (COVID-19) en Gwangju. Un niño estrecha la mano de su madre en medio del brote de coronavirus (COVID-19) en Gwangju. 

Aniversario de la Guerra de Corea. Ki-heon: Superemos el odio ideológico

El presidente de la Comisión Episcopal para la Reconciliación del Pueblo coreano afirma en un mensaje con motivo del aniversario del estallido del conflicto: es urgente un acuerdo de paz inmediato, "el principal artífice de la construcción de un camino común debe ser el pueblo coreano". Y sobre la pandemia: el Norte pueda contar con la ayuda de Seúl

Davide Dionisi - Ciudad del Vaticano

«...y los reconcilió con Dios en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, destruyendo la enemistad en su persona». Inspirado en el capítulo dos (versículo 16) de la Carta de San Pablo a los Efesios, el mensaje del obispo Peter Lee Ki-heon, presidente de la Comisión Episcopal para la Reconciliación del Pueblo Coreano, para la Jornada de Oración por la Unidad Nacional el 25 de junio, fecha en la que comenzó el conflicto entre las dos Coreas hace 70 años.

Superar el odio ideológico

"El dolor de la guerra sigue vivo", escribe el prelado, "precisamente porque el enfrentamiento fue devastador y muchas personas han sido testigos de terribles episodios que se han transmitido, a través de historias, de generación en generación. Según el prelado, setenta años después ha llegado el momento de superar el odio ideológico que ha enfrentado a las partes e impedido que ambos países crezcan y se desarrollen libremente. El obispo recordó los numerosos intentos realizados en los últimos años para lograr la paz. " Todos concluyeron sin éxito". Se depositaron esperanzas en la "Declaración de Panmunjom" de abril de 2018, cuando el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder del Norte, Kim Jong-un, se comprometieron solemnemente en una cumbre a firmar un tratado de paz para finales de año con el fin de cerrar definitivamente la guerra y lograr la desnuclearización completa de la península. "Fue un encuentro emocionante y levantó la esperanza para un nuevo comienzo. Pero esa cumbre aún no ha dado frutos. Y la responsabilidad también debe ser atribuida a aquellos que nutren un interés en nuestro país", denuncia el obispo Peter Lee Ki-heon.

El pueblo coreano, único artífice del camino de la paz

En el mensaje se señalan las dificultades de una nación, "la única en el mundo dividida en dos partes y donde la guerra aún no ha terminado", que ve a sus habitantes viviendo con "fuertes límites" en la esfera democrática. Por esta razón "un acuerdo de paz inmediato es urgente, aunque no sea una tarea fácil debido a la atención de las grandes potencias. Pero el principal artífice de la construcción de un camino común debe ser el pueblo coreano. Debemos trabajar juntos y cooperar".

El compromiso de la Iglesia

El presidente de la Comisión Episcopal para la Reconciliación habla entonces de la situación de la Iglesia que, precisamente a causa de la división, se ha visto obligada a no hacer ningún avances, sobre todo en el Norte. El prelado pide ayudas y "nuevas formas de intercambio" con el Sur para ayudar a la Iglesia de Corea del Norte. "Mientras tanto hemos rezado mucho por la reconciliación, dedicando una intención especial cada día a las 9 p.m. Pero debemos ser capaces de perdonar y superar las hostilidades. Debemos hacerlo intensificando los esfuerzos, empezando por nuestras parroquias. Todos estamos llamados a convertirnos en apóstoles de la paz.

La pandemia y las ayudas al Norte

Hablando de la pandemia, Mons. Ki-heon recordó que Corea del Sur se ha distinguido en todo el mundo por haber contenido eficazmente la propagación del virus: "Será importante que el Norte pueda contar con los conocimientos, programas y herramientas disponibles en Seúl. Dados los años que han pasado, muchas familias separadas por la guerra ya no podrán encontrarse. "Se están haciendo mayores y cada vez habrá menos oportunidades de volver a abrazarse. Tenemos el deber de multiplicar estas oportunidades".

Ferrovía intercoreana

La paz, según el prelado, pasa también por la reanudación de conexiones como "el ferrocarril intercoreano", la valorización de Kaesong, el distrito que emplea a miles de norcoreanos en comparación con las empresas del Sur que han invertido capital, y la reanudación del turismo en la zona del monte Geumgang, uno de los lugares sagrados donde se dice que habita el espíritu del pueblo coreano pero que después de 1953 ha permanecido "del otro lado". Se considera uno de los paisajes montañosos más espectaculares del mundo, con nueve cuencas en forma de dragón que dan nombre a una cascada de 150 metros de altura. "Obviamente esto tendrá que ser seguido por un auténtico tratado de paz y nuevas relaciones internacionales" concluye el obispo.

El drama de la guerra

La Jornada de Oración por la Reconciliación fue establecida en 1965 por la Conferencia Episcopal y se celebra todos los años el 25 de junio, fecha en la que, en 1950, cien mil surcoreanos mal armados se opusieron a una débil resistencia a casi doscientos mil norcoreanos que conquistaron Seúl en tres días y en menos de dos meses casi toda la península. Fue uno de los conflictos más sangrientos de la historia después de las dos guerras mundiales. Se estima que en tres años de combates murieron alrededor de 1,4 millones de civiles surcoreanos, medio millón de soldados norcoreanos y "voluntarios" chinos, 225.784 soldados surcoreanos, 33.629 soldados estadounidenses y 3.143 miembros de las fuerzas armadas de otras 15 naciones que habían participado en la guerra bajo la bandera de las Naciones Unidas para salvar a Corea del Sur de la invasión. La larga y sangrienta guerra terminó el 27 de julio de 1953 con un armisticio que estableció la división del país en dos estados a lo largo del paralelo 38.

 

01 junio 2020, 14:50