Buscar

Vatican News
Santuario de la Virgen de Pompeya. Santuario de la Virgen de Pompeya.  

Súplica a la Virgen de Pompeya. Arzobispo Caputo: “rezar con corazón de hijos”

La cita es mañana al mediodía con el acto de devoción a la Virgen del Rosario, la oración traducida a varios idiomas y recitada en todas partes del mundo, con la que se le pide a María que interceda por los males que afligen a la humanidad.

Tiziana Campisi - Ciudad del Vaticano

El viernes 8 de mayo, "la oración intensa de la Súplica a Nuestra Señora del Rosario se levantará en el Santuario de Pompeya". Fue el Papa quien lo recordó ayer al final de la audiencia general. Francisco instó a "todos a unirse espiritualmente en este popular acto de fe y devoción que tiene lugar todos los años, al mediodía, el 8 de mayo y el primer domingo de octubre".

La oración, escrita en 1883 por Bartolo Longo con el título" Acto de amor a la Virgen ", es una respuesta a La Encíclica Supremi Apostolatus officio con la que León XIII indicó la recitación del Rosario para enfrentar los males de la sociedad. El Papa Francisco nos invita a recitarlo "para que, mediante la intercesión de la Santa Virgen, el Señor otorgue misericordia y paz a la Iglesia y al mundo entero". Este año, toda la humanidad afectada por la pandemia de Covid-19 se confía a Nuestra Señora de Pompeya. Le preguntamos al prelado arzobispo de Pompeya, Monseñor Tommaso Caputo, con qué actitud debemos rezar:

“La actitud es rezar con el corazón de hijos que se dirigen a su madre. Realmente necesitamos todo y debemos pedirle al Señor todo, sabiendo que tenemos un abogado en el cielo. Recordamos el episodio de la Boda en Caná, el primer milagro de Jesús. María, refiriéndose a los cónyuges, le dice al Hijo: "No tienen vino". Y Jesús responde: “Mujer, ¿qué quieres de mí? Mi hora aún no ha llegado". Pero luego hace lo que su madre le pidió. Entonces, pensemos cuán grande es María, cuán poderosa es su intercesión. Es a ella a quien debemos preguntar, preguntar, preguntar. Y con la Súplica, la oración de Pompeya, de una manera especial hacemos exactamente eso, lo hacemos todos juntos. La súplica nació de la inspiración del beato Bartolo Longo: era un laico, lo escribió en 1883, es una oración coral. Como en el "Padre Nuestro", recurrimos a Dios no como individuos, sino con otros, así lo hacemos en la súplica. En cierto punto se dice en la Súplica: "Dirige, oh María, tu mirada compasiva hacia nosotros", por lo tanto, a todos nosotros, no solo a mí, a nosotros mismos. Y la actitud con la que rezar es entender a los demás, a todos los hermanos”.

El Papa nunca deja de exhortar la recitación del Rosario, a las devociones marianas, y continuamente invita a pedir la intercesión de María. ¿Cómo leer estos llamados?

R. - El Papa Francisco tiene un corazón todo mariano. Él está enamorado de la Virgen y se puede ver por muchos gestos. El Santo Padre también nos recuerda que el Rosario es la oración de los humildes y los santos. Con el Rosario rezamos a la Madre, pero ella es una Madre que nos acompaña al Hijo, nos hace descubrir que él es nuestro Salvador, el Salvador a quien contemplamos en el Rosario con los ojos de la Madre. Es el Rosario, también la dulce cadena que nos une a Dios y nos hace hermanos, como explicó Bartolo Longo en la Súplica. Así, junto con el Rosario, sentimos la presencia de Dios, aquí y ahora, en este momento de la historia, un momento que parece dominarnos y llevarnos a nuestros límites. Y el Rosario es la oración que, más que muchos otros, ha impresionado el recuerdo de los tiempos difíciles de la historia, desde el principio. Y en los últimos meses, la propuesta de la "retransmisión del rosario" se ha lanzado en la página de Facebook del Santuario. Una idea simple: recitar el Rosario a turnos, de 7 a 22. Todos pueden, pueden elegir el momento en el que rezar, para formar una larga cadena de oración de quince horas. Y ya no podemos contar a las personas que se unieron con alegría, muchas incluso de países extranjeros. Por lo tanto, si siempre debemos recurrir a Nuestra Señora, debemos hacerlo aún más hoy, en este momento tan difícil para toda la humanidad.

La Súplica a la Virgen del Rosario hoy refleja con precisión la realidad que estamos viviendo. En palabras de Bartolo Longo, existen de hecho esas preocupaciones y tribulaciones que nos están amargando, los peligros en el alma y el cuerpo a los que estamos expuestos, las calamidades y las aflicciones que tememos; de hecho esta oración continúa siendo actual ...

R.- Recordamos las palabras de San Agustín llenas de inspiración, de verdad: "Nos hiciste para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti". La humanidad siempre necesitará a Dios, esta vida tiene sus sufrimientos y sus problemas. Y no hay, en la historia de la humanidad o incluso en los asuntos personales de los individuos, un momento en el que uno esté verdaderamente libre de todas las preocupaciones. Ahora, creer, rezar con la Súplica a la Virgen del Rosario de Pompeya, tener fe, no son talismanes que nos protegen de todo, de un virus o de un evento que trastorna nuestra existencia, pero creer en Dios sostiene nuestra vida. Y la Súplica es una oración imbuida de fe, está imbuida de ella. No evitaremos la amargura y las dificultades, pero no tendremos miedo cuando, en nuestros corazones, tengamos la certeza de que Dios el Padre está con nosotros, camina a nuestro lado. Y María está presente con Él.  

¿Cómo enfrenta la Iglesia de Pompeya este momento difícil? ¿Cómo está experimentando la llamada "fase 2"?

R. - La Iglesia de Pompeya es una Iglesia construida sobre dos piedras muy firmes: la piedra de la fe y la piedra de la caridad. Por un lado, en estos días, con los medios de comunicación sociales, hemos ampliado, podríamos decir, las puertas de la Basílica para que cualquiera, incluso desde su propia casa, pueda participar en las celebraciones y oraciones, aunque no puedan estar físicamente presentes en Pompeya. Por otro lado, hemos seguido realizando obras de caridad, aún más en los últimos meses, cuando la emergencia sanitaria también se ha convertido en una crisis económica. Ahora, en la fase dos, continuaremos con la oración continua, esperando poder reanudar las celebraciones. El día en el Santuario comienza temprano, comienza a las 6.30 con el "Buenos días a María", y nuestros sacerdotes, los sacerdotes del clero de Pompeya, se turnan para ofrecer meditaciones diarias cortas en el camino de la perfección cristiana. Pero el modelo para nosotros es siempre ella, María, la Madre de Dios y nuestra Madre, la primera entre los cristianos. Y las oraciones, en primer lugar, el Rosario de Bartolo Longo y la novena de la impetración, así como las celebraciones eucarísticas se ofrecen en streaming en la página de Facebook del Santuario y también se toman de los medios regionales y nacionales.

¿Hay alguna historia que te haya afectado particularmente, entre las que surgieron en estos días en las obras de caridad del Santuario?

R.- Es una historia que también es una señal, y es la historia de María (el nombre es ficticio, nota del editor), una niña de unos días que, después de ser abandonada por su madre, fue confiada a la casa de acogida "Virgin Oasis of the Smile", dirigida por los dos cónyuges, Roberta y Alfredo, que ya tienen 5 hijos; están conectados con la Fraternidad Emaús. El 8 de marzo, justo cuando comenzó la emergencia de salud, hubo un cierre, María llegó a la casa del Santuario de Pompeya. Fue el Fiscal quien lo encomendó, con una autorización especial, ya que, en la misma casa de acogida, ya se había excedido el número máximo de niños bajo custodia. Y la excepción proviene del hecho de que María es la hermana de un niño bienvenido en la misma casa. En resumen, una emergencia en una emergencia, lo que nos dio una gran esperanza, y lo vimos como una caricia de la Virgen.

07 mayo 2020, 14:51