Buscar

Vatican News

Covid-19. Obispos del Perú: tiempo de practicar caridad y solidaridad

El Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Perú (CEP), en nombre de los Obispos del Perú, ha enviado “un mensaje de fe y esperanza al pueblo peruano” ante el aumento de contagiados y muertos por el COVID-19 en el país.

Ciudad del Vaticano

“La vida, don de Dios y bien supremo de la humanidad: protejámosla”: es el título del “mensaje de de fe y esperanza al pueblo peruano” de los obispos del Perú, ante el aumento de contagiados y muertos por el COVID-19 en el país, que ha alcanzado 45.928 y 1286 víctimas.

“El dolor y el sufrimiento que padecemos por esta pandemia nos hace constatar que somos más frágiles de lo que creemos”, afirma el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal Peruana en nombre de los obispos peruanos en el mensaje, recordando, al mismo tiempo, que “no estamos solos” porque “el Cristo resucitado y su Iglesia nos acompaña”.

Responder con responsabilidad

En el mensaje, los prelados hacen llaman a “responder con responsabilidad y dignidad” ante la pandemia que afecta a todos, respetando lo que disponen las autoridades del país como una “obligación de conciencia”, usando los medios necesarios para la protección personal y comunitaria.

Cambiar hacia un nuevo humanismo

“También esta pandemia está socavando los cimientos de la convivencia universal; es una crisis biológica, económica y antropológica”; agregan, al tiempo que recuerdan que el Papa Francisco señala que nuestra civilización necesita hacer un cambio.

“Estamos invitados pues, a asumir nuestra responsabilidad y afrontar el desafío por un nuevo humanismo; es decir, una nueva manera de ser y de convivir.”

Sistema político no debe ser autorreferencial

En este sentido instan a promover “una alianza entre ciencia, ética y política, cuya base tiene que ser un nuevo pacto por la vida, expresada en un sistema político que no debe ser autorreferencial sino que debe estar verdaderamente al servicio de todos los peruanos, especialmente de los más vulnerables”.

Preocuparse por los más vulnerables

En este contexto, los obispos peruanos exhortan a preocuparse por los demás: especialmente “de los adultos mayores, de los enfermos, de los pobres y marginados”; a “concretizar acciones por los migrantes” y las personas en “situación de calle”.

“No permitamos que los miles de personas contagiadas con el COVID-19 queden en el abandono.”

Además, señalan que es urgente “atender la situación de los que están perdiendo sus trabajos”, para lo que es necesaria “la acción decidida del Gobierno con políticas económicas donde prevalezca el gran valor de la vida tanto en su dimensión humana y social”. Preocupados también por el hacinamiento que sufren los presos, los prelados recuerdan que “son seres humanos y merecen ser tratados con dignidad”.

“Es tiempo de practicar la caridad hacia dentro de la familia y la solidaridad hacia afuera con los más necesitados y vulnerables.”

Agradecimiento por quienes luchan en el frente

“Debemos tener gratitud y orar por quienes están “en primera línea” al frente de esta batalla: los médicos, las enfermeras y los trabajadores de los hospitales y clínicas”, también las fuerzas armadas, la policía nacional, el personal penitenciario, el de limpieza y todos quienes están protegiéndonos”, añaden.  

El compromiso y cercanía de la Iglesia

Finalmente, los obispos de Perú reafirman el compromiso de servicio y ayuda de la Iglesia católica a los hermanos más necesitados y saludan el esfuerzo que está haciendo el Gobierno y las autoridades del Perú, para enfrentar esta pandemia.

 

05 mayo 2020, 11:00