Buscar

Vatican News

Cardenal Hummes: la Iglesia y la REPAM, aliados de los pueblos panamazónicos

La Iglesia y la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) necesitan recordar lo que los pueblos de la Panamazonia pidieron en el Sínodo Especial para la Amazonia, "que la Iglesia sea un aliado, una Iglesia que esté con ellos, una Iglesia que apoye lo que ellos decidan", dice Don Claudio Hummes.

Vatican news

La región Panamazónica, que comprende el 43% del territorio de América del Sur, es compartida por nueve países y alberga millones de especies animales y vegetales, así como es un lugar donde viven más de 33 millones de personas. Según el cardenal Claudio Hummes, presidente de la REPAM, incluso con su grandeza territorial y de biodiversidad, la Panamazonia es una región poco preparada para enfrentar esta pandemia «porque siempre ha sido descuidada en gran medida por gobiernos, muy abandonada e, incluso, constantemente destruida y reprimida en la lucha por sus derechos, por su vida”.

Aun así, según el Cardenal, la Iglesia y la REPAM necesitan recordar lo que los pueblos de la Panamazonía pidieron en el Sínodo Especial para la Amazonía, «que la Iglesia fuese una aliada, una Iglesia que estuviese con ellos, una Iglesia que apoyase lo que deciden», afirma Don Claudio.

Eche un vistazo a la preocupación y el apelo del Cardenal Claudio Hummes a la Iglesia y a la REPAM ante el crecimiento de la pandemia en toda la Panamazonía.

“La REPAM está muy preocupada y exige más atención por parte de los gobiernos en relación con esta gran región panamazónica, debido a esta enfermedad del Coronavirus que se está extendiendo cada vez más en toda la región, que está mucho menos preparada para enfrentar esta pandemia, porque siempre ha sido muy desatendida por parte de los propios gobiernos, muy abandonada e, incluso, constantemente destruida y reprimida en la lucha por sus derechos, por su vida.

La tasa de mortalidad en esta región está aumentando, especialmente en las grandes ciudades, pero también en las ciudades medianas. El colapso del sistema de salud en muchas de ellas ya está teniendo lugar y en otras ocurrirá cada vez más. Frente a este escenario de pandemia, corresponde a las autoridades públicas implementar estrategias de atención responsable para los sectores de población más vulnerables, donde están nuestros pueblos indígenas y muchos otros.

¿Y la iglesia? La Iglesia, en primer lugar, debe indignarse, como dice el Papa Francisco, y denunciar estas grandes necesidades y las injusticias que sufre el pueblo de esa región, especialmente los más pobres y vulnerables, los pueblos originarios, los afrodescendientes y otros. Por otro lado, la Iglesia debe tratar de estar cerca de los pueblos indígenas en su vida cotidiana, para que sientan que la Iglesia está de su lado, que la Iglesia es una aliada que consuela, alienta y reza al lado de ellos, fortaleciendo en ellos su esperanza y la voluntad de luchar por más justicia, solidaridad y recursos para sobrevivir.

El Papa Francisco siempre nos anima a que la Iglesia, y la REPAM, estén realmente cerca de la gente, más cerca en su vida cotidiana, para que camine con ellos como aliada, tal como lo pidieron los pueblos indígenas en el Sínodo Especial para la Amazonía.

Los pueblos pidieron que la Iglesia fuera una aliada, una Iglesia que estuviera con ellos, una Iglesia que apoyara lo que deciden, lo que quieren y cómo pretenden construir su futuro en este momento tan difícil de la pandemia. Por lo tanto, la Iglesia y la REPAM deben estar con ellos diariamente, como aliadas de estas poblaciones de nuestra gran Panamazonía.

02 mayo 2020, 20:33