Buscar

Vatican News
Siria-Coronavirus Siria-Coronavirus  (AFP or licensors)

Pascua, Padre Jallouf: si el Covid-19 llega a Idlib, sería una masacre

Debido a la guerra, Siria sólo tiene el 50% de los hospitales públicos y el 47% de los centros de salud. En la zona de Idlib, en la frontera con Turquía, no hay "hospitales especializados", sólo "dispensarios un poco más grandes de lo normal", dice el Padre Hanna Jallouf, párroco latino de Knaye, a Vatican News. El franciscano también habla de la próxima Pascua, una oportunidad para entender que "después de la muerte siempre hay vida".

Giada Aquilino – Ciudad del Vaticano

Un país que ha entrado en el décimo año de guerra, donde se estima que los combates de marzo de 2011 hasta la fecha han causado al menos 380.000 muertos. Un balance imposible de verificar de forma independiente, que también habla de más de 6 millones de desplazados en el interior del país. Esta es la Siria actual, donde a las repercusiones del conflicto se añade la emergencia del Coronavirus, con unos veinte casos confirmados y dos muertos. Como parte de las medidas de contención, las autoridades han impuesto un toque de queda parcial en las zonas controladas por Damasco, declarando zona roja el principal lugar sagrado chiíta del país: el santuario de Sayyida Zaynab, en las afueras del sur de la capital.

La alarma de la OMS

La Organización Mundial de la Salud, ya en las últimas semanas, había definido como "preocupante" la aparición del virus en los países con sistemas sanitarios "frágiles": en Siria, por el momento, sólo se puede contabilizar el 50% de los hospitales públicos y el 47% de los centros de salud. La Oms también había definido la gobernación de Idlib como la zona "menos preparada" de Siria para hacer frente a una pandemia de Covid-19. En esta misma zona, la tregua firmada por Rusia y Turquía para el cese del fuego en toda la provincia está en marcha desde marzo.

El testimonio. Entrevista con el padre Hanna Jallouf

Aquí trabaja el padre Hanna Jallouf, franciscano de la Custodia de Tierra Santa y párroco latino de Knaye, en el Valle de Orontes, que se prepara para celebrar la Pascua con las 300 familias cristianas locales. En su zona actualmente no hay casos de Covid-19 pero, dice a Vatican News, sería realmente una "masacre" si el Coronavirus llegara, "porque no tenemos hospitales especializados para tratar problemas de este tipo", con "el riesgo de una epidemia peor que la que está afectando a Europa y al resto del mundo".

R. - Estamos en la zona noroeste de Idlib, a 6 km de la frontera turca. En tres aldeas cristianas, Knaye, Yakubiyah y Gidaideh, hay casi 300 familias, unas 600 personas. La zona está controlada por una formación rebelde yihadista de Al Qaeda, Jabhat al-Nusra, un aliado de Turquía.

¿Cuál es la situación de la población?

R. - El pueblo está agotado por muchos años de guerra. Son aún más pobres, porque aquí falta todo. No hay electricidad, no hay agua, el costo de la vida es muy alto, podemos conseguir unos cuantos trozos de pan por casi un dólar, luego tenemos que comprar combustible diesel, gasolina. Y no hay trabajo. Además, en nuestra zona, donde había 12 millones de árboles frutales y olivos, 4 millones han sido cortados, destinados a Turquía o vendidos como leña.

¿Hay combates en tu zona en estos momentos?

R. - Sí, hay algunos combates. Pero ahora hay una tregua entre Rusia y Turquía. Hemos tenido muchas historias: por ejemplo, aquí en mi convento, ¡se lanzaron 47 misiles cerca de mí! Por el momento hay calma, al menos hasta el 14 de abril, cuando esta tregua terminará. Entonces veremos, aunque tenga miedo de que no haya paz, porque cada uno es firme en su posición, cada uno quiere ganar al otro. Y eso es un problema.

¿Cuál es la situación en los campos de refugiados?

R. - Hay muchos de ellos. Porque especialmente en los últimos meses, cuando hubo intensos combates, tuvimos mucha gente desplazada hacia la frontera con Turquía. Así que alrededor de nuestras aldeas está lleno de tiendas de campaña de refugiados. En los últimos dos o tres meses han alcanzado los 300.000. Son personas que no pueden cruzar la frontera con Turquía, porque está cerrada. De todos modos, más de alguno ha vuelto a sus casas ahora que hay una tregua.

¿Cómo viven los que están aún en los campos?

R. - Hay muchas organizaciones humanitarias que operan sobre el terreno. Pero desafortunadamente mucha ayuda es robada y vendida en el mercado negro. Son personas realmente pobres que sufren la pobreza y viven en la miseria.

¿Cómo la emergencia creada por el Coronavirus agrava la situación en sus áreas?

R. - Desde que Jabhat al-Nusra, que controla la zona, ha cerrado todas las carreteras y fronteras, estamos casi dentro de una isla. No tenemos ningún contaminado por el coronavirus por el momento. Por eso las iglesias de la zona siguen abiertas en Knaye y Yakubiyah. Pero hemos tomado medidas de precaución, por ejemplo, hemos quitado el agua bendita y el signo de la paz. Seguimos la oración del Santo Padre en la televisión y rezamos con él para que este mal pase realmente lo antes posible.

Si hubiera una emergencia aún mayor por el Coronavirus, ¿cómo podría ser tratada en sus pueblos?

R. - En nuestra área no tenemos ningún medio para proveer en caso de que alguien se infecte. Sería una masacre si Covid-19 llegara aquí también. Porque no tenemos ningún hospital especializado para tratar este tipo de problemas. Entonces existe realmente un riesgo de una epidemia peor que la que afecta a Europa y al resto del mundo.

¿Están funcionando los hospitales?

R. - Son buenos hospitales, más bien dispensarios un poco más grandes. Pero si ocurrieran algunos casos, tal vez los enfermos serían trasladados a Turquía.

El Papa se asoció al llamamiento de la ONU y pidió que se ponga fin a toda forma de hostilidad bélica. ¿Qué repercusiones han tenido estos llamamientos?

R. - El Santo Padre no se olvida de Siria y de los demás países. El problema es que son los otros los que no piensan en ello. Pero tenemos fe en el Señor para que ilumine los corazones hacia la paz.

En las otras zonas de Siria, ¿hay combates?

R. - La gente piensa en el Coronavirus y tiene que correr por la comida, no por luchar.

Usted dijo que las iglesias de su zona, que no está bajo control del gobierno, siguen abiertas. ¿Qué Pascua es la que se está celebrando?

R. – Casi toda Siria está cerrada, incluso las iglesias. En mi zona quedan dos franciscanos. Y para las dos iglesias latinas de Knaye y Yakubiyah seguimos lo que la Santa Sede ha decidido para los ritos de Pascua: sin el lavado de pies, el beso de la Cruz, pero las otras oraciones están hechas. Hemos pedido a los fieles que tienen síntomas de gripe que se queden en casa y no vengan a la iglesia. El Domingo de Ramos le dije a la gente: "Es verdad que estamos en el lugar más oscuro del mundo por nuestra situación, pero el Señor quiere que seamos una luz de esperanza para todos.

¿Qué sentido tiene celebrar la Pascua en Siria después de 9 años de guerra y con la emergencia del Coronavirus amenazando al país?

R. - Esperamos resucitar el país a la vida, así como el Señor ha resucitado de entre los muertos. Esperamos que esta Pascua sea la última que se viva en guerra. Por esto rezamos al Señor de la paz. Después de la muerte siempre hay vida. Y también esperamos que el mundo entero venza al Coronavirus, para que verdaderamente del mal venga el bien universal, con la gente volviendo a su fe, su esperanza, su caridad.

07 abril 2020, 12:36