Buscar

Vatican News
Notre-Dame, un año después Notre-Dame, un año después 

Notre-Dame, un año después: los desafíos de la reconstrucción

Hace un año, el 15 de abril de 2019, un terrible incendio asoló la Catedral de Notre-Dame de Paris, una joya del arte gótico y el corazón espiritual de la capital francesa de fama mundial. Los trabajos de reconstrucción se han detenido debido a las medidas relacionadas con la pandemia de Covid-19. Mons. Benoist de Sinety, Vicario General de la Arquidiócesis de París, recuerda el año transcurrido desde el desastre.

Unas pocas horas fueron suficientes para reducir a cenizas gran parte de un edificio construido durante más de dos siglos, desde 1163 hasta mediados del siglo XIV, por talentosos artesanos y trabajadores cuyos secretos aún no han sido desvelados. Quince horas precisamente, durante las cuales las llamas devoraron el tejado y la famosa aguja de Viollet-Le-Duc y parte de las bóvedas del monumento clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El fuego comenzó en la tarde del 15 de abril y terminó a la mañana siguiente, gracias a los incesantes esfuerzos de unos 600 bomberos. El mundo entero miraba con asombro y consternación como se desarrollaba el drama, transmitido en vivo por numerosos medios de comunicación. Dejaron su huella en los recuerdos, las imágenes de la catedral en llamas de la que se escapa una voluminosa columna de humo amarillento, así como las de los parisinos arrodillados, a menudo jóvenes, "esperando contra toda esperanza", ofreciendo sus generosas oraciones en esas horas de horror.

La noche del incendio, el presidente Emmanuel Macron anunció que Notre-Dame sería reconstruida en cinco años. Sin embargo, la obra está actualmente paralizada debido a la incompatibilidad de las condiciones de trabajo de los trabajadores con las medidas sanitarias para combatir el coronavirus. Las causas del incendio aún no han sido establecidas con precisión, y la investigación policial sigue en curso.

Mons. Benoist de Sinety, Vicario General de la Arquidiócesis de París ofreció una visión espiritual de lo ocurrido un año después del incendio, de esta nueva prueba que afectó a los fieles parisinos.

Todas estas son oportunidades para que los cristianos oigamos la llamada del Señor a ser realmente sus discípulos. A menudo, especialmente en los países occidentales, hemos podido sentir que la vida era un remanso de paz. Estos acontecimientos nos recuerdan que no tenemos nada asegurado, excepto, para el creyente, la única seguridad que no pasa: la del amor de Dios. Creo que estos eventos vienen a despojarnos, vienen a ponernos cara a cara con nuestra fe.

¿Qué significa la Catedral de Notre Dame para usted ahora?

La catedral representa para mí el lugar donde fui ordenado sacerdote, y por lo tanto un lugar al que estoy necesariamente muy unido. Para mí es el lugar donde se celebraron las grandes horas de mi vida cristiana, así que es un lugar importante. De manera más amplia, la catedral manifiesta en el corazón de París la fe de los cristianos en el amor de Dios por todas las personas. No podemos reconstruir una obra de piedra si no estamos también dispuestos a reconstruir nuestra propia vida espiritual personal y comunitaria de manera que esté de acuerdo con lo que la piedra viene a expresar.

¿Qué podría haber cambiado para estos cristianos de París un año después del incendio de su catedral?

Tendría que preguntarle a cada uno de ellos en particular, ¡cada uno tendría una respuesta personal! Creo que quizás esto ha hecho que crezca una especie de sentimiento de hermandad entre nosotros. Es como una familia golpeada por un calvario que de repente puede volver a unirse. La ausencia de la Catedral hoy en día en la vida litúrgica, sacramental y espiritual de los cristianos de París muestra aún más la importancia de esto. Estamos empezando a percibir lo que solíamos considerar un estado de cosas... Los parisinos siempre están un poco orgullosos de sí mismos y de su ciudad... bueno, no se trata de eso en la vida. Eso nos obliga a pensar una vez más en el testimonio que queremos dar de nosotros mismos.

En un momento en que la mayoría de las iglesias permanecen relativamente vacías, ¿siente una solidaridad especial con las otras diócesis del mundo?

Muchos obispos, diócesis y rectores de catedrales han mostrado su amistad y fraternidad, y a veces incluso han hecho donaciones para permitir la restauración. Todas las pruebas, de hecho, nos acercan unos a otros; es el lado positivo de la prueba, nos obliga a tejer lazos más profundos que nos unen unos a otros. En los tiempos de la pandemia hoy en día, las iglesias de París, como en muchas otras diócesis de Francia, han permanecido abiertas, aunque ya no hay celebraciones en su interior que reúnan a la asamblea. Y en la opinión de los párrocos que puedo llamar regularmente por teléfono, me dicen que no hay multitudes, no hay reuniones, por supuesto, pero la gente va a ellas para rezar, meditar, lo que les ayuda a encontrar el coraje para vivir estos días tan especiales que todos conocemos, o por lo menos que la mitad de la humanidad conoce hoy en día.

 

15 abril 2020, 13:55