Buscar

Vatican News

Mensaje de la COMECE para Pascua: que el cristiano porte luz en la pandemia

El cardenal Jean-Calude Hollerich, presidente de la Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE) y el Reverendo Christian Krieger, presidente de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC) han escrito un mensaje conjunto con motivo de la celebración de la Pascua en medio de un contexto mundial de sufrimiento ante la pandemia del coronavirus.

Ciudad del Vaticano

La mañana del 8 de abril se publicó en varias lenguas el mensaje oficial de Pascua escrito en conjunto por el Cardenal Jean-Calude Hollerich, presidente de la Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE) y el Reverendo Christian Krieger, presidente de la Conferencia de Iglesias Europeas (CEC).

 Unas palabras que llegan en el difícil contexto actual de la pandemia del Covid-19.

"Los cristianos se preparan para conmemorar la pasión y muerte de Cristo, y para celebrar su resurrección en la gloria de una manera completamente nueva", se lee en el mensaje subrayando que en esta Pascua, "los creyentes no podrán congregarse para rezar y cantar en comunidad, ni para guardar silencio ante Dios, escuchar su palabra o compartir el pan y el vino".

Teniendo en cuenta que el mundo entero está luchando contra el coronavirus "que está asolando el orbe, causando luto y sufrimiento entre todos los pueblos",  este año -continúa el mensaje- los creyentes celebraremos la victoria de la vida con la esperanza de la lucha contra la muerte. "Más que nunca, los acontecimientos actuales nos recuerdan cómo la esperanza es una dimensión de la fe".

Sin perder la esperanza los presidentes de la COMECE y de la CEC añaden: "Porque solamente en esperanza estamos salvados", afirma el Apóstol Pablo en su Epístola a los Romanos, antes de continuar: "Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve? En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia" (Romanos 8, 24-25).

Finalmente, el cardenal Hollerich y el Reverendo Krieger se despiden compartiendo una intención desde el corazón: «Que el Evangelio de la Pascua suscite este aliento de esperanza en el corazón y el pensamiento de los cristianos, que el aliento de Dios anime nuestra firme expectativa para que la Iglesia y todos y cada uno de nosotros seamos portadores de esperanza y luz en nuestro mundo devastado por tanto sufrimiento. Que Dios, tres veces santo, El que es, era y será, bendiga su humanidad y la guarde. ¡Cristo ha resucitado, en verdad ha resucitado!».

08 abril 2020, 10:00