Buscar

Vatican News
Los sacerdotes, a menudo llamados "médicos de las almas", están particularmente expuestos al coronavirus. Los sacerdotes, a menudo llamados "médicos de las almas", están particularmente expuestos al coronavirus.   (ANSA)

Homenaje a los sacerdotes fallecidos por el coronavirus

El Jueves Santo es tradicionalmente considerado una fiesta del sacerdocio de los sacerdotes, siendo su misión central la celebración de la Eucaristía, que conmemora la Última Cena, en el centro de la liturgia de ese día. Este año, sin embargo, esta celebración adquiere una especial gravedad debido a la pandemia de coronavirus que ha causado miles de muertes en todo el mundo, incluyendo muchos sacerdotes.

Cyprien Viet - Ciudad del Vaticano

Al igual que los médicos y todo el personal médico enviado al frente en esta "guerra" contra el coronavirus, los sacerdotes, a menudo llamados "médicos de las almas", están particularmente expuestos al virus. Como el resto de la sociedad, están llamados a la prudencia y al civismo y deben adaptar las condiciones para el ejercicio de su ministerio, pero una vocación basada en la imitación de Cristo, que se encarnó en la condición humana hasta el punto de una muerte humillante, no puede ignorar el contacto humano, con todas las alegrías y los riesgos que esto implica.

Incluso en países donde no se puede celebrar una misa pública, muchos sacerdotes siguen prestando el servicio de comunión a los enfermos y a los ancianos, manteniendo la continuidad de una vocación basada en la entrega de sí mismo.

El martirio de los sacerdotes italianos

El exceso de mortalidad en el clero es muy difícil de cuantificar con precisión, ya que la situación cambia a cada hora y la información, país por país, no está centralizada. El país con el censo más exacto es Italia, donde L'Avvenire, un diario vinculado a la Conferencia Episcopal, contó 96 sacerdotes muertos hasta el 5 de abril, Domingo de Ramos.

El umbral de 100 muertes en el clero italiano se ha cruzado probablemente desde esa fecha, y un obispo entre ellos es el obispo Angelo Moreshi, Vicario Apostólico de Gambella en Etiopía, que murió el 25 de marzo en Brescia. Las edades de estos sacerdotes oscilan entre 55 y 104 años, pero también se han hospitalizado sacerdotes más jóvenes, a veces en condiciones graves, y algunos siguen luchando por su supervivencia.

El exceso de mortalidad también se observa en Francia

En Francia, país que recientemente ha cruzado el umbral de 10.000 muertes en su población general, se han notificado muchas muertes de sacerdotes y religiosos.

Entre los sacerdotes fallecidos se encuentran varias personalidades de renombre nacional, como el Padre François de Gaulle, sobrino del General de Gaulle, miembro de la Sociedad de Misioneros de África. Este "padre blanco" tenía 98 años. Durante mucho tiempo fue misionero en Burkina Faso, y sirvió como capellán informal de la presidencia de la República Francesa durante el mandato de su tío, celebrando regularmente una misa en el Palacio del Elíseo.

12 muertes entre los jesuitas de la Provincia de Francia

Los jesuitas están particularmente afectados por la pandemia de Covid-19. El padre Henri Madelin, que murió en Lille el 8 de abril a la edad de 83 años, fue una figura emblemática de la presencia de la Compañía de Jesús en la vida intelectual francesa. Fue provincial de los jesuitas de Francia, redactor jefe de la revista Études, presidente del Centre Sèvres y profesor de Sciences-Po Paris. Apasionado por la construcción europea, fue activo en OCIPE, la Oficina Católica de Información e Iniciativa para Europa, una organización con sede en Estrasburgo. "Dotado de una gran benevolencia, hombre de fe y de relaciones, siempre atento a las evoluciones de la sociedad, Henri puso sus cualidades humanas e intelectuales al servicio de Cristo, de la Iglesia y de la sociedad", dice en la página web de los Jesuitas de Francia.

Los jesuitas de Francia han indicado otras muertes debidas al Covid-19, especificando que se les dará un tributo colectivo después de que se levante el confinamiento. Un total de 12 jesuitas de la Provincia de Francia han fallecido a causa del coronavirus hasta ahora.

Varias muertes en las diócesis francesas

En lo que respecta a las diócesis y otras comunidades religiosas, es imposible elaborar una lista precisa, sobre todo porque, al igual que en la población general, a falta de pruebas disponibles, algunos casos sospechosos no han dado lugar a un examen y, por lo tanto, no se registran oficialmente. Sin embargo, se ha informado de un número muy elevado de hospitalizaciones y de varias muertes.

Varias comunidades religiosas muy afectadas

A pesar de tener un menor contacto con la población, las comunidades monásticas no se salvan. La abadía benedictina de Fleury, en Saint-Benoît-sur-Loire, perdió a su antiguo padre abad de 1973 a 1991, Dom Bernard Ducruet, de 92 años. Esta comunidad ha sido puesta en cuarentena por las autoridades, ya que al menos otros 18 monjes de allí han dado positivo en Covid-19. Entre las comunidades religiosas más afectadas se encuentra también la de los frailes capuchinos de Crest, en la Drôme, que ha perdido tres de sus miembros.

En cuanto al resto del mundo, en el Líbano, un país relativamente libre de la pandemia, varios jesuitas de la Universidad de San José han sido contaminados. Trágicamente, la comunidad lamentó la muerte del Padre Alex Bassili, de 75 años, cuando acababa de ser declarado oficialmente curado de Covid-19. Murió de un ataque al corazón que podría estar relacionado con la fatiga causada por la enfermedad.

Los Estados Unidos, el nuevo centro de la epidemia mundial

El frente epidémico más grave concierne ahora a los Estados Unidos, donde se temen miles de muertes en los próximos días, según el propio presidente Donald Trump. En Nueva York, el primer sacerdote en morir fue el Padre Jorge Ortiz-Garay, incardinado en la diócesis de Brooklyn.

Los medios de comunicación locales dieron una gran cobertura a la muerte de este sacerdote, de sólo 49 años de edad, que había mostrado un gran dinamismo en la difusión del mensaje del Evangelio a la población en este tiempo de encierro a través de las redes sociales. De origen mexicano, fue ordenado sacerdote en 2004 después de ejercer como abogado. Desde su llegada a Brooklyn en 2009, había desarrollado la devoción a Nuestra Señora de Guadalupe entre las comunidades latinoamericanas.

También se informó en Nueva York de la muerte de un sacerdote de origen italiano, el padre Gioacchino Basile, de 60 años. Originario de Calabria y párroco en el distrito de Queens. Todos estos sacerdotes fallecidos, como los que están muriendo actualmente por otras patologías, son enterrados en la más estricta privacidad, debido a las reglas de confinamiento, pero serán objeto de posteriores tributos públicos. Ya sea que hayan caído enfermos en el servicio directo del pueblo, o abandonados en su vejez después de varias décadas de sacerdocio, todos han dado testimonio de su fidelidad al Señor y del don de sus vidas en el servicio del Pueblo de Dios.

Entrevistado por la sección italiana de Radio Vaticano el Jueves Santo, el obispo Francesco Beschi de la diócesis de Bérgamo, que llora la muerte de 24 sacerdotes y aún tiene muchos sacerdotes hospitalizados, confió que identificó la situación de su diócesis y presbiterio con la del pueblo del Éxodo. "Ya no tenemos nada de lo que teníamos antes. Entonces, ¿qué nos queda? Todavía tenemos la oración, la Palabra de Dios, el compartir fraternal, pero sobre todo todavía tenemos el hecho de poner nuestras vidas en las manos del Señor. Esto puede ser un dinamismo pascual muy fuerte. Morir con Cristo para resucitar con Él".

10 abril 2020, 16:30