Buscar

Vatican News
HAITI PANDEMIC COVID19 CORONAVIRUS Haití. Pandemia Covid-19  (ANSA)

Haití: la Iglesia se prepara para enfrentar el covid-19

Durante esta Semana Santa, los fieles haitianos rezan a Dios para que les dé la gracia de su protección y la fuerza interior necesaria en estos tiempos de pandemia. En este pobre país caribeño, 21 personas han sido oficialmente infectadas por el virus. En un contexto de "pánico generalizado", el padre Richard Frechette, médico y sacerdote estadounidense, está movilizando todos sus recursos para ayudar a la población.

Entrevista por Marie Duhamel - Ciudad del Vaticano

En Haití, el virus apareció el 19 de marzo. Desde entonces, se han identificado oficialmente 21 casos de covid-19 en todo el territorio, uno de ellos murió el domingo. El hombre de 55 años sufría de diabetes e hipertensión, pero más de la mitad de los pacientes diagnosticados son menores de 45 años en este país demográficamente joven.

Tan pronto como surgió la epidemia, el gobierno anunció medidas drásticas para contener su propagación. Se prohíben las reuniones de más de 10 personas. La población está luchando por cumplir las prohibiciones, ya que la gran mayoría de la población depende de la economía informal para sobrevivir día a día.

En cuanto a la iglesia, los lugares de culto han sido cerrados. Las misas en grupos muy pequeños, con una distancia segura respetada, se celebran en la plaza frente a las capillas, en áreas ventiladas", explica el Padre Richard Frechette.

Orfanato en cuarentena; escuelas cerradas

En contacto con los enfermos de Covid-19, el Padre Rick sólo irá el próximo domingo al orfanato de la asociación "Nuestros Pequeños Hermanos y Hermanas" para celebrar la misa de Pascua. El establecimiento está en cuarentena. Ninguno de los 600 niños puede salir y nadie entra", explica el pasionista de 67 años que fundó la rama haitiana de la asociación en 1987.

Se han cerrado las escuelas de la Fundación Saint-Luc, creada en 1999 para asegurar la integración de los más pobres. Están pensando en clases de nueve alumnos para respetar las reglas vigentes.

Haciendo mascarillas

Al igual que en otros lugares, el equipo de protección médica es muy deficiente. La Fundación Saint-Luc está activa. El taller de costura de Francisville ha producido 30.000 máscaras con material enviado desde Italia. Con el apoyo de la Fundación Francesca Rava, el centro de capacitación prosigue e incluso acelera su producción de pan y pasta. La agricultura y la cría de peces tilapia también se intensificarán, explica el padre Frechette en una carta a la fundación italiana. Si se cierran los programas contra la desnutrición, continuará la distribución de ayuda a los pobres en los barrios de chabolas, así como la distribución de agua.

Ante el Covid-19, los hospitales se han preparado lo mejor que pueden. En el hospital familiar de Saint-Luc, que ha acogido a 15 personas contaminadas, se han intensificado los controles de entrada y se ha aumentado el número de camas. En la capilla del Hospital Infantil de San Damián en Tabarre, cerca de la capital, el padre Richard encendió una vela hecha con la cera de sus abejas. El fuego permanecerá encendido hasta el final de la epidemia.

Entrevista con el padre Richard Frechette

¿Qué temores expresan los haitianos, adultos o niños, con respecto al covid-19?

Las noticias que llegan del exterior son terribles sobre el número de contaminaciones. No se trata de la tasa de recuperación del 80%, sino del rápido empeoramiento de la enfermedad, las muertes y los funerales solitarios. Esto causa un pánico absoluto en la mente de las personas.

También existe el temor de ser estigmatizado cuando se está enfermo; el temor de lo que podría suceder si la gente se entera de que uno está enfermo o piensa que está enfermo porque ya se han pronunciado palabras hostiles contra los centros que han dicho que acogerían a los enfermos de coronavirus y hay hostilidad contra los que han estado enfermos. Así que hay un miedo generalizado y está creando mucha ansiedad en el país.

¿Qué medidas se están aplicando actualmente para detener la propagación del virus?

El gobierno haitiano ha puesto en marcha medidas que usted ha visto en muchos países: las fronteras están cerradas, los aeropuertos están cerrados, muchos negocios están cerrados. A la gente se le pide que se quede en casa y que mantenga distancias sociales seguras. Poner todo esto en marcha es muy difícil en una economía que ya era desastrosa... una economía en la que el coste de la vida ya es alto para las personas que casi no tienen ingresos.

Sólo para dar un ejemplo, mi hermana que vive en los Estados Unidos y está confinada, come salmón o pez espada todas las noches y juega al Scrabble. Pero aquí, alguien que está confinado no tiene la oportunidad de salir a la calle. Necesitan ganar dinero todos los días para vivir el día a día. Es como sentarse sola con sus hijos, con hambre y preocupándose por el día siguiente. Así que creo que es más fácil para la gente que tiene un poco de dinero ahorrado, que para la gente que ya está en pánico para hacer frente al día a día. Por eso es difícil aplicar las medidas adoptadas.

¿Qué tienes hoy, y cómo te preparas para afrontarlo, en términos de salud y alimentación?

Las medidas que hemos tomado para protegernos contra el virus y para ayudar son extensas. Las operaciones de nuestro hospital se han reducido a lo esencial. Esto significa que el personal sanitario ha reunido a personas que han venido por problemas menores en hospitales externos. También hemos reducido el número de cuidadores. En nuestro orfanato, los niños están en cuarentena: nadie sale y nadie entra.  No podemos hacer esto por nuestro sistema escolar, pero podemos cerrar las escuelas, lo que hemos hecho, y obligar a los estudiantes y sus familias a quedarse en casa. En el hospital, hemos abierto una unidad con 40 camas... la estamos adaptando al equipo respiratorio. No es mucho comparado con las necesidades, pero hemos tenido 15 pacientes hasta ahora. Estamos monitoreando todo esto cuidadosamente y con todo el equipo de protección que podamos encontrar... Hay una enorme rareza (de estos productos) en el mercado internacional, pero estamos expandiendo nuestra capacidad de acción, con al menos 3 respiradores. Así es como nos hemos preparado para enfrentar el virus.

¿Cómo te preparas para celebrar la Semana Santa, con qué esperanza?

Es muy difícil porque aquí, como en muchos países, las iglesias están cerradas. No hay masas públicas. No iré al hogar de nuestros hijos porque, como dije, están en cuarentena. Además, yo mismo soy sacerdote y médico. Trabajo directamente con los pacientes en el Covid-19, y no hay forma de que interrumpa su cuarentena para celebrar la misa. Celebramos misas muy pequeñas en la plaza frente a nuestras capillas donde es agradable y aireado y donde se puede separar a las personas entre sí por 2 o 3 metros. Tenemos liturgias muy básicas con muy poca gente para mantener la práctica, pero también para invocar a Dios para que nos dé la gracia, en estos días sagrados, de su protección y la fuerza interior que todos necesitamos para enfrentar esta pandemia.

09 abril 2020, 12:29