Buscar

Vatican News
Coronavirus en Chile. Coronavirus en Chile.  (ANSA)

Coronavirus Chile. Gratitud de Monseñor Contreras al personal sanitario

Monseñor Contreras envía un mensaje al personal sanitario “a veces ignorado o golpeado por críticas” y le expresa su gratitud “por la calidad de su acompañamiento y por las exigencias que para su vida personal y familiar implica esta emergencia”.

Alina Tufani – Ciudad del Vaticano

“Quiero agradecer a los equipos médicos y colaboradores más estrechos que ayer y hoy honran a su profesión”. Así lo expresa el obispo de Melipilla, Monseñor Cristián Contreras Villarroel en un mensaje dirigido a los médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería y personal de los centros de salud de la diócesis, así como a los capellanes y al voluntariado que sirve a los enfermos en las diversas localidades del país.

“Ellos durante su formación en un silencio perseverante, se han educado para dedicar sus propias vidas a un servicio que ha salvado a muchas personas o que ha permitido reencontrar una calidad de vida mejor a otros que veían sus vidas muy disminuidas por tantas enfermedades, algunas muy graves. Esto – afirma el prelado -ha permitido también a sus familiares y amigos más cercanos volver a disfrutar con más plenitud y gratitud la nueva etapa en sus vidas sanadas”

El obispo afirma que el personal sanitario, a veces ignorado o golpeado por críticas, merece gratitud por la calidad de su acompañamiento y por las exigencias que para su vida personal y familiar implica esta emergencia.  “Es muy justo, por eso, que nuestra gratitud se vuelque a estos equipos humanos y profesionales de hombres y mujeres a quienes tanto debemos”- afirma.

Junto con alabar y bendecir el bien del personal sanitario, el obispo de Melipilla los anima a seguir en este servicio de la salud hacia los enfermos para que nadie se vea privado de este don. “Pero la gratitud la queremos expresar ante todo a Jesucristo – dice el mensaje – porque si miramos los ojos del Señor, de quien procede todo bien, no podemos dejar de sentir su llamada a que este servicio tan noble y exigente se extienda en nuestra Patria para que todos puedan acceder a los bienes que procura el cuidado de la salud”.

Finalmente, monseñor Conteras invita a pensar y orar  ante una pandemia que está amenazando al mundo entero.  “Es penoso – dice - escuchar las noticias desde todas partes y el sufrimiento causado por este contagio del virus”. Además del dolor de los enfermos y de sus familias, el obispo se refiere también  a la pérdida de empleos de miles de personas que las colocan en una difícil situación de precariedad. “Es en esas horas – concluye - en que, con el lenguaje del servicio, de la cordialidad y del amor, podemos ayudar a construir un mundo nuevo que tenga puesta su atención y su interés en el prójimo”.

30 marzo 2020, 17:05