Buscar

Vatican News

Coronavirus. Cardenal Salazar: "es momento para superar la indiferencia"

El Arzobispo de Bogotá, cardenal Rubén Salazar Gómez, recuerda que con esta pandemia de coronavirus "se nos invita a que entremos en nuestro corazón, que reconozcamos nuestra fragilidad, nuestra incapacidad, nuestra impotencia, que reconozcamos que necesitamos de Dios".

Ciudad del Vaticano

La luz que el Señor nos da, nos permite mirar a nuestro país Colombia y al mundo, descubrir cómo este virus, que tiene prácticamente acorralado al mundo entero, es un virus que nos invita a preocuparnos los unos por los otros, a no ser indiferentes y a orar para que el Señor tenga misericordia y, si es su voluntad, haga posible que la humanidad recobre la salud y podamos vivir en paz”. Estas fueron las palabras del cardenal colombiano Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá, en la misa del cuarto domingo de Cuaresma, celebrada a puerta cerrada en la Capilla del Sagrario en la capital de Colombia.

Durante su homilía el prelado afirmó que este virus que hoy ataca a la nación y al mundo entero no debe llevar a la indiferencia y por tanto invitó a poner en práctica el cuidado de los demás, especialmente de los más necesitados.

No seamos autosuficientes, somos frágiles

Reflexionando sobre la lectura del Evangelio del día, el cardenal recordó cuando Jesús curó a un ciego de nacimiento y cómo este tiempo de aislamiento que hoy vivimos a causa del coronavirus "nos lleva a reflejar en cada uno de nosotros este ciego", que por la ausencia de Dios y por nuestra soberbia nos hace pensar que no necesitamos de Él, creyéndonos autosuficientes.

Hoy, de manera especial, con esta pandemia de coronavirus se nos invita a que entremos en nuestro corazón, que reconozcamos nuestra fragilidad, nuestra incapacidad, nuestra impotencia, que reconozcamos que necesitamos de Dios, que tenemos que construir según Dios y no a espaldas de Él, como lo pretendemos todos los días”, añadió el purpurado.

Debemos convertirnos en verdaderos cuidadores de la familia

Frente al tema de la familia, el Arzobispo de Bogotá subrayó que en estos tiempos de confinamiento es probable que aumente la tensión intrafamiliar, propio del encierro “porque cuando se está en permanente contacto con las personas pueden surgir todos esos males que aqueja la relación, la indiferencia, la falta de comunicación, la violencia que se expresa de tantas maneras diferentes”.

Es por ello que invitó a todos a ser solidarios y a intentar encontrar nuevas vías para ser generosos unos con otros, y de modo especial con los más vulnerables de la sociedad.

Tenemos que preocuparnos especialmente por aquellos que, por causa de las medidas extraordinarias tomadas estos días por la pandemia, están viviendo una situación económica desesperada, pensemos no solo en aquellas personas que viven de la miseria, sino también en aquellos que dependen fundamentalmente de su trabajo, cuando lo dejan de hacer no tienen de donde tener recursos para su sustento”, aseveró.

24 marzo 2020, 16:11