Buscar

Vatican News

La Iglesia en Luxemburgo acoge a dos familias de migrantes de Lesbos

La Arquidiócesis de Luxemburgo y el Cardenal Jean-Claude Hollerich dieron la bienvenida a ocho refugiados kuwaitíes y sirios, entre ellos cuatro niños, procedentes de los campos de Lesbos. La Iglesia Católica del "Gran Ducado de Europa" se ocupará de sus necesidades.

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

La preocupación de la Iglesia de Francisco por los migrantes, especialmente los refugiados en Lesbos, tiene el rostro de dos familias de refugiados que llegaron hoy al aeropuerto de Luxemburgo. Ocho personas, entre adultos y niños, provenientes de los campamentos de la isla griega, que serán atendidos por la arquidiócesis dirigida por el nuevo Cardenal Jean-Claude Hollerich.

Con una mezcla de sentimientos de emoción y alegría, fueron recibidos por el abrazo del propio cardenal, quien es también el presidente de la Comisión de los Episcopados de la Unión Europea (Comece), y que el pasado mes de mayo participó en Lesbos, en la misión del Limosnero Apostólico, el cardenal Konrad Krajewski.

En mayo, la misión en Lesbos

Siguiendo las huellas del Papa Francisco, quien viajó a Lesbos el 16 de abril de 2016, la delegación vaticana, con el apoyo de la Comunidad de Sant'Egidio y de la Sección de Migrantes y Refugiados del Departamento para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, llevó la solidaridad del Pontífice a los migrantes de la isla, en ese "brazo del mar" que en pocos kilómetros separa Grecia de Turquía: hace seis meses había allí 7.000 entre afganos, iraquíes, iraníes, sirios, kuwaitíes, norteafricanos.

Kuwait y Siria, los países de origen

Ahora Luxemburgo, el Gran Ducado de poco más de 600.000 habitantes, gracias a un corredor humanitario dentro de las fronteras europeas y a la colaboración entre la Iglesia y las autoridades locales, así como con las autoridades griegas; ha acogido a las dos familias en la sede de la arquidiócesis.

Después de llegar al aeropuerto de Luxemburgo, las familias de habla exclusivamente árabe, una de Kuwait con dos niños de 8 y 5 años y otra de Siria con gemelos de casi dos años, fueron acogidas para un almuerzo de bienvenida en la residencia del Cardenal Hollerich, antes de ser trasladadas por un período de 10 a 12 días a un centro de refugiados, donde se llevarán a cabo los trámites médicos y administrativos requeridos por las autoridades del país. Luego serán trasladados al alojamiento que los acogerá y cubrirá sus necesidades, durante dos años, siempre tutelados por la Iglesia Católica.

 

19 noviembre 2019, 18:45