Buscar

Vatican News
Papa al término de una audiencia general Papa al término de una audiencia general  (Vatican Media)

Aportación del Papa Francisco a la teología y a la pastoral

Los días del 12 al 14 de noviembre tuvo lugar un congreso con el título “La aportación del Papa Francisco a la teología y a la pastoral de la Iglesia”, desarrollado en la sede del Ateneo Universitario Sant Pacià, Barcelona, España. En dicho Congreso han participado ponentes de cuatro continentes (América, Asia, África y Europa) con la finalidad de profundizar en el pensamiento teológico y pastoral del Papa, dialogando desde varios contextos culturales y realidades comunitarias distintas.

Ciudad del Vaticano

“Este Congreso constituye una ocasión para escuchar voces diversas, armónicamente conjuntadas, exponiendo e interpretando los primeros siete años de pontificado del papa Francisco y explorando las rutas que el Papa ha abierto”. Así lo afirmó en su discurso inaugural el Cardenal Juan-José Omella, Arzobispo de Barcelona y Gran Canciller del Ateneo Universitario Sant Pacià.

En el congreso que estudia el aporte del Papa Francisco en la teología y en la pastoral, asistieron quince ponencias, protagonizadas por hombres y mujeres, pastores y expertos. Reunidos bajo un mismo objetivo, todos ellos han llevado a término una síntesis del pensamiento y acción del Papa Francisco.

Un alcance universal

En su discurso inaugural, el Cardenal Omella afirmó que “El pontificado del papa Francisco, obispo de Roma, no se limita a la Iglesia católica, que encuentra en él el principio de la unidad y de la comunión, sino que posee un alcance universal”.

En un mundo que cambia mucho, vuelto cada vez es más individualista, “el papa Francisco instaura una forma de actuar en la que se reconocen muchos habitantes del planeta”, sobre todo, aquellos que viven en las periferias, quienes “han visto y ven en él a alguien que los defiende y que los representa” ante los poderes del mundo.

En diversas conferencias se afirmó que el Papa rompe muros y fronteras, incluso las mentales, de aquellos que se empeñan en destruir la comunión entre personas y culturas.

Una Iglesia en salida

El Cardenal expresó que Francisco imagina “una Iglesia dispuesta a salir”, “sueña con una Iglesia que abra procesos y que no se refugie en la búsqueda de seguridades. Una Iglesia que es madre y habla al corazón de sus hijos”. Francisco habla al corazón de muchas maneras: con gestos, con su atención a los jóvenes, con sus visitas a los países periféricos, con su atención a los más débiles, con su preocupación por los más vulnerables. “La profecía del papa Francisco se extiende a la humanidad entera, sin discriminación de personas”, dijo el prelado.

Teología y pastoral

El núcleo de este Congreso fue la teología y la pastoral, “consideradas como un todo, en el magisterio del Papa”. “El pensamiento del papa Francisco no es solo teológico ni puede ser calificado solamente de pastoral. Se trata de un pensamiento unificado, cohesionado”. El “hace teología desde la realidad, que él lee a la luz de la Palabra y la Tradición”, explicó el prelado.

Un segundo postconcilio

El Papa Francisco ha iniciado el segundo postconcilio, es decir, un tiempo en el que hay que asumir de manera nueva la relación Iglesia-mundo.  Con ello, hay tres expresiones que, según el prelado, son “centrales en el pensamiento del Papa: «misericordia», «conversión pastoral y misionera» y «diálogo con todos»”:

“La misericordia como camino de la Iglesia, la conversión pastoral y misionera como manera de vivir el Evangelio y el diálogo sin fronteras como instrumento privilegiado para la construcción del mundo, son las tres vías que proponemos como guía de nuestra reflexión en torno al pensamiento teológico-pastoral del papa Francisco. Y todo eso envuelto o bañado por la alegría, que es manifestación de la esperanza”.

Mirada de fe y de amor

“El papa Francisco mira al futuro con una mirada de fe y de amor, cuya clave propositiva es la alegría del Evangelio”. Esta mirada “preserva a la Iglesia del miedo y de la autorreferencialidad, y constituye una invitación a ir al encuentro de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo con una palabra de esperanza”.

En sus palabras de conclusión, el arzobispo Omella dijo que “este congreso ha sido un momento y un lugar, un albergue para reponer fuerzas en este camino. Nos queda la mochila llena que nos llevamos. ¿Y qué nos llevamos? En primer lugar, el aprendizaje de estos días, como alimento. En segundo, un gran amor: Dios, la fuente de nuestra existencia, y un amor a el pueblo fiel”.

Las actas del Congreso se publicarán próximamente en español, catalán e italiano, estas últimas por la Libreria Editrice Vaticana.

19 noviembre 2019, 13:53