Buscar

Vatican News

Papa Francisco: cardenal Etchegaray, un hombre de diálogo y de paz

El cardenal francés murió a los 96 años. Fue uno de los colaboradores más cercanos de Juan Pablo II. Estuvo comprometido en misiones de paz en el mundo, promotor del diálogo y del ecumenismo. Organizó el histórico encuentro interreligioso de Asís en 1986. Francisco lo recordó esta mañana durante la Misa en la nunciatura de Maputo junto con el Cardenal Pimiento, que murió el martes.

Sergio Centofanti - Ciudad del Vaticano

Ayer por la tarde, 4 de septiembre, el Cardenal Roger Etchegaray, Presidente Emérito del Pontificio Consejo Justicia y Paz y del Pontificio Consejo "Cor Unum", falleció en la ciudad vasca de Cambo-les-Bains, Francia: en pocos días habría cumplido 97 años. El funeral tendrá lugar el próximo lunes en la Catedral de Santa María de Bayona.

Sentimientos del Papa

El Papa Francisco se enteró esta mañana "con dolor" de la noticia de su muerte, informó el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni: "Durante la Santa Misa, celebrada en la Nunciatura de Maputo, Mozambique, recordó al Cardenal francés, hombre de diálogo y de paz, y con él al Cardenal Pimiento, que murió el 3 de septiembre”.

En un telegrama de condolencia enviado a Marc Aillet, obispo de Bayonne, el Papa recuerda con conmoción al cardenal Etchegaray, quien -afirma- no sólo fue "un consejero escuchado y apreciado, sobre todo en situaciones difíciles para la vida de la Iglesia en las diferentes regiones del mundo", sino un pastor amado por la gente y un "hombre de fe profunda y con los ojos vueltos hacia los confines de la tierra, siempre atento a la hora de proclamar el Evangelio a los hombres de hoy".

Con la muerte de los dos cardenales, el Colegio Cardenalicio estaba formado por 213 cardenales, de los cuales 118 eran electores y 95 no electores.

Un corazón vasco "universal

Nació en el corazón del País Vasco, en Espelette (diócesis de Bayona), el 25 de septiembre de 1922.  Se sintió llamado a ser sacerdote. Su vocación era para todos, creyentes y no creyentes por igual. Fue a Roma, donde obtuvo una licencia en Teología y un doctorado en Derecho Canónico. Fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1947. Comenzó su ministerio pastoral en su diócesis natal. De 1966 a 1970 ejerció como Secretario General del Episcopado francés; en 1969 Pablo VI lo nombró auxiliar de la Arquidiócesis de París. Al año siguiente fue arzobispo de Marsella (donde permaneció hasta 1984) y en 1975 sucedió al cardenal Marty como presidente de la Conferencia Episcopal francesa (hasta 1981).

En 1971 fue el primer presidente del nuevo Consejo Europeo de las Conferencias Episcopales. Fuertemente comprometido con la renovación eclesial iniciada por el Concilio Vaticano II, promovió el diálogo y el ecumenismo, la justicia y la evangelización. Ama a una Iglesia viva, atenta a los desafíos de la humanidad concreta a partir de una fe fundada en el encuentro con Cristo.

Animador del encuentro de Asís en 1986

En 1979 Juan Pablo II lo creó cardenal y en 1984 lo nombró presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz (cargo que ocupó hasta el 24 de junio de 1998) y presidente del Consejo Pontificio "Cor Unum" (hasta el 2 de diciembre de 1995). En este período, Etchegaray realiza un servicio incansable a favor de la paz, los derechos humanos y las necesidades de los más pobres. Organizó el histórico Encuentro de Paz de Asís en 1986 entre representantes de las principales religiones, frente a las crecientes tensiones en el mundo dividido en bloques y frente a los temores de una guerra nuclear. Realizó importantes misiones diplomáticas para la Santa Sede: en mayo de 2002 estuvo en Jerusalén para pedir la paz en Oriente Medio y en febrero de 2003 estuvo en Bagdad para llevar el mensaje de reconciliación del Papa.

Saludo del Papa Francisco antes de salir de Roma

En 1994 fue nombrado presidente del Comité Central del Gran Jubileo del Año 2000 y, como tal, dirigió la preparación y el desarrollo del Año Santo 2000. En 2005 fue nombrado vicedecano del Colegio Cardenalicio, cargo al que renunció en 2017 por razones de edad. El Papa Francisco quiere saludarlo personalmente antes de que el cardenal abandone Roma para ir a Francia.

"El camino hacia la paz es aún más espiritual que político"

Etchegaray era un hombre de Dios, un contemplativo activo, abierto y sociable, siempre sonriente y dotado de buen humor. Para comprender mejor su espiritualidad, recordemos una homilía que pronunció durante una misión en el Líbano en 2006. Aquí, durante la Misa en el Santuario Mariano de Harissa, Etchegaray dice: "Cristo no sólo nos da la paz, sino que es nuestra paz", por eso la paz y la oración están unidas entre sí. Orar "es la prueba más segura de que nos hemos tomado en serio la paz". El verdadero camino hacia la paz, por lo tanto, "es aún más espiritual que político". Por eso, "ninguna paz establecida por un acuerdo podrá mantenerse si no va acompañada de la paz de corazón". Pero "sólo Dios puede endulzar los corazones endurecidos", sobre todo en una época en la que "la violencia se infiltra en la vida cotidiana despertando el miedo que hace del hombre una bestia". Ninguna religión puede pretender "capturar a Dios para ponerlo en su propio campo contra el otro". Todas las religiones están, en cambio, "llamadas a apelar a Dios misericordioso y misericordioso". En este "clima de odio que respiramos con demasiada frecuencia", entendemos que "sólo el perdón puede llevarnos a la reconciliación", un perdón que "no es ni el desgaste del tiempo, ni el olvido, ni el cálculo". Sólo cuando el hombre sea capaz de perdonar, la tierra vivirá "en una paz llena de alegría".

Lo esencial es Cristo

La fe de Etchegaray es esencialmente cristocéntrica. He aquí su reflexión durante un encuentro en San Giovanni in Laterano en noviembre de 1997 en el contexto de los "Diálogos en la Catedral" sobre el tema "Fe y búsqueda de Dios":

Como alpinista he estado acostumbrado a poner la menor cantidad de cosas en mi mochila, sólo lo esencial para apoyar la marcha y llegar a la cima con el peso más ligero posible... Hoy estamos desafiados a encontrar lo esencial de la fe para mantenerla firmemente... ¿Cuál es por lo tanto lo esencial de mi fe? Sencillamente, es Jesucristo. A menudo pienso en lo que Pascal escribió: "No sólo conocemos a Dios sólo por Jesucristo, sino que nos conocemos a nosotros mismos sólo por Jesucristo. Jesucristo, "verdadero Dios y verdadero hombre", es la profundidad de mi vida.

Cuanto más lo pienso, más esta evidencia se convierte en un descubrimiento concreto en mí, en una experiencia viva. Jesucristo no es una presencia adicional, alguien a quien hay que amar más que a los demás, aparte de los demás. Sin Él, estoy confinado a la superficie de los demás... y de mí mismo. Sin él, todo se volvería insignificante. Sin Él, no podría asumir todos los desafíos de este mundo.... Aquí estoy, pues, en camino al tercer milenio con una bolsa de viaje. Si todo mi ser (alma y cuerpo) está orientado (es la palabra correcta) hacia esa fuente de sol que es Cristo, ¿qué crees que puedo meterme ligeramente en la alforja para recuperar mis fuerzas? Sólo ocho palabras, entre las más poderosas pronunciadas por Cristo: las ocho bienaventuranzas.... Después de cada bienaventuranza, la voz vuelve a su punto de partida, se ríe de la misma alegría, duplica el mismo impulso para rebotar cada vez que gotea de alegría. A medida que resuena, golpea los clichés, pone al revés las viejas evidencias, mueve las montañas y abre nuevos horizontes.

Las Bienaventuranzas nos piden que vayamos en contra de lo que hacemos habitualmente. Cristo me enseña a mirar al mundo al revés y encontrar allí el lado bueno de las cosas, el lado verdadero de la vida. ¡Bienaventurados los pobres! ¡Benditos sean los mitos! ¡Bienaventurados los afligidos! ¡Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia! ¡Bienaventurados los misericordiosos! ¡Bienaventurados los puros de corazón! ¡Bienaventurados los pacificadores! ¡Bienaventurados los que son perseguidos por la justicia! …

Al final de la misión confiada a cada cristiano, en la hora del juicio final (cf. Mt 25,31-46), los pobres en sus rasgos más realistas y crudos serán la piedra de toque que separará a los buenos de los malos: "Cada vez que has hecho estas cosas a uno de estos hermanos míos más pequeños, me las has hecho a mí...". Así que, al final, no es el Señor quien nos juzgará, sino los pobres, identificados con el Señor, quienes se convertirán en el juez silencioso de cada uno de nosotros. La presencia entre los pobres, la solidaridad con los pobres, es la llave de oro que abre la salvación para todos.... Sólo una Iglesia pobre se convierte en una Iglesia misionera y sólo una Iglesia misionera requiere una Iglesia pobre...

La historia se ha encargado de demostrarnos que la Iglesia, en cuanto se instala en el poder o en la comodidad terrena, pierde su audacia apostólica... Lo que cuenta es nuestra fidelidad al Cristo de las Bienaventuranzas. Sin embargo, más que nuestra fidelidad, la fidelidad absoluta que Cristo manifiesta para su Iglesia es cierta. Por eso nuestra Iglesia, a pesar de su pobreza, dentro de su pobreza, está siempre llena de esperanza.... sacando su impulso de la espera eucarística del regreso de Cristo.

05 septiembre 2019, 11:14