Cerca

Vatican News
Padre José Alejandro Solalinde Guerra. Padre José Alejandro Solalinde Guerra.  

P. Solalinde: “los migrantes son una oportunidad; el peor muro es el egoísmo”

El sacerdote mexicano José Solalinde habla de la situación de los migrantes en Centroamérica: “Ellos no salen porque quieren, salen porque no les queda otra y Dios nos está hablando a través de la migración”.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“Los migrantes no salen porque quieren, salen porque no les queda otra. Son migración forzada”. Son las palabras que el padre mexicano José Alejandro Solalinde Guerra expresó ante los micrófonos de Vatican News justo después de terminar su intervención en la mesa redonda titulada “América Latina, crisis de democracia y desigualdades” que se llevó a cabo en Madrid durante el Encuentro Interreligioso llamado “Paz sin Fronteras”, organizado por la comunidad de San Egidio del 15 al 17 de septiembre.

El padre Solalinde, conocido por ser el primero en defender a los migrantes en México, también explicó que el ser humano “ahora es una mercancía”, pues “estamos en un sistema Neoliberal-Capitalista que no reconoce la dignidad de la persona y sí la toma como un medio para el enriquecimiento y la acumulación”. Es por eso, subrayó padre Solalinde, que hoy más que nunca, “hay que levantar la voz para reconocer su dignidad y pedir que se les dé una oportunidad, porque ellos son víctimas de esta destrucción del mismo capitalismo en su lugares de origen”.

Escucha la entrevista

Los migrantes no son una amenaza, son una oportunidad

Uno de los temas entorno a los que giró el Encuentro Interreligioso “Paz sin Fronteras” fue el de “los muros”; los muros existentes en la actualidad, no sólo los muros visibles como lo son el muro entre Estados Unidos y México, sino también sobre el muro del Mediterráneo, de esos migrantes que llegan del mar. Para el padre Solalinde, estos muros son “calmantes”, pero también una “convención” para las personas que se sienten inseguras contra los migrantes: “Los migrantes no son una amenaza, son una oportunidad – puntualiza padre Solalinde – pero ellos creen que sí, que son una amenaza, y esto lo hacen con fines electorales, como publicidad para quedar bien con la gente que cree que los migrantes son una amenaza”. Además explica que el muro entre México y EE.UU “no sirve para nada”.

El muro más terrible es “el muro interior del egoísmo”

Por otro lado, hace referencia a los muros de Europa: “hay unos que ya los hemos derribado y estamos a punto de recordar como el muro de Berlín que cumple 30 años” señala, pero para el padre Solalinde, el muro más terrible es sin duda “el muro interior del egoísmo, el de la ceguera, el de no reconocer que todos los seres humanos somos hermanos y hermanas y que todos y todas somos una sola familia”. “Esa es la peor ceguera – continúa – ese es el peor muro que levantamos contra nuestra propia gente”.

Los poderosos han puesto en la mente de la gente el miedo

porque El padre Solalinde viaja mucho a Europa, sobre todo a Italia, precisamente para contar la historia de estos migrantes que ayuda, de estos migrantes a los que salva de los narcos y que le lleva, en ocasiones, a arriesgar su vida. Le preguntamos si a veces ha sentido miedo y su respuesta es verdaderamente sorprendente: “No, porque yo ya perdí el miedo. Cuando uno ya ha expuesto su vida y ha estado a riesgo varias veces de morir, uno pierde ya el miedo”. Pero, aunque él no siente miedo, explica que sí lo tiene la gente. La razón es “porque los poderosos han puesto en la mente de la gente el miedo” y esto – explica – hace que “los locales tengan miedo a los migrantes”, “los migrantes tengan miedo a la policía, a las corporaciones y a los que pretenden detenerlos y regresarlos a su país”, pero también existe el miedo “a volver a lo mismo”.

Dios nos está hablando a través de la migración

Por último, destaca su afirmación final: “yo creo que estamos en un tiempo muy interesante de cambio en donde Dios nos está hablando a través de la migración para que abramos nuestros corazones y entendamos muchas cosas que no hemos aprendido, también para que seamos solidarios y nos acordamos que todos somos hermanos y hermanas”.

20 septiembre 2019, 18:40