Buscar

Vatican News
Heridos por la masacre en Libia Heridos por la masacre en Libia  (ANSA)

Masacre en Libia. Monseñor Di Tora: se necesita conciencia mundial

Mons. Guerino Di Tora, Presidente de la Comisión Episcopal de la CEI para las Migraciones, condena el bombardeo en Libia contra un centro de detención para migrantes. Su llamado a despertar de las conciencias es fuerte. Ninguno de nosotros ante el fenómeno migratorio puede todavía decir "no me interesa"

Cecilia Seppia - Ciudad del Vaticano

Más de 40 personas murieron y 35 resultaron heridas, entre ellas mujeres y niños, como resultado del bombardeo en Libia, que afectó a un centro de detención de migrantes en Tajoura, donde 120 personas, todas de origen africano, fueron amontonadas como animales en el momento del ataque. El presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones de la CEI, Mons. Guerino Di Tora, en nombre de los obispos italianos, no sólo expresa su preocupación, sino que condena enérgicamente el gesto que la califica de "acto deplorable de inhumanidad". El prelado, que también dirige la Fundación Migrantes, habla de los campos de detención libios como verdaderos "campos de concentración" y pide encarecidamente una toma de conciencia mundial ante el fenómeno migratorio que ya no es de emergencia, sino estructural y la violación de los derechos humanos, que sufren a perpetuidad estas poblaciones, y los migrantes en particular, que buscan escapar en busca de un futuro mejor.

Acto deplorable de inhumanidad

R. - Se trata de un acto deplorable de inhumanidad hacia las personas que ya están siendo perseguidas en estos campos de detención. Realmente se convierte en algo que se acerca a la locura. Realmente debemos volver a ponernos en una actitud no sólo de atención sino de comprensión frente a ciertos problemas que afectan a toda la humanidad. Frente a los pobres que se encuentran recluidos en estos campos donde son masacrados muchas veces.... Llegar al punto del bombardeo, por mucho que este ataque también haya alcanzado otros objetivos, significa precisamente un acto de total inhumanidad ante el cual la conciencia no puede retroceder. Todos tenemos que sentir que somos parte de esta realidad, nadie tiene que decir: no me importa, es un problema de los demás, es culpa de la guerra en Libia.... Todos tenemos que ser conscientes de ello y sentir esta realidad en nuestra propia carne. Hoy en día, este fenómeno de las migraciones, este fenómeno de las personas que tienen que huir de las guerras -y no sólo la guerra de las armas, sino también la guerra del hambre, la sequía, la desertificación- nos desafía a todos. Todos debemos ser capaces de sentirnos corresponsables. Y entonces se convierte para nosotros en una toma de conciencia humana, incluso antes que cristiana. Ciertamente, para nosotros, los cristianos, representa algo más: la llamada que el Señor nos hace ante estas situaciones, a no dejar al otro, al prójimo, en realidades inhumanas, a socorrerlo, a acogerlo.

Más allá de los responsables de este acto, es triste que haya sido un acontecimiento tan grave que ha reavivado la atención sobre Libia, que es uno de esos lugares donde se desarrolla uno de los muchos conflictos olvidados, sobre los que el Papa insiste a menudo en llamar la atención....

R. - La guerra en Libia es y continúa, en ese país los ciudadanos se matan unos a otros, y es un conflicto que capta todos los problemas que afectan al norte de África y que involucra, incluso indirectamente, a todos estos migrantes que están detenidos en estos "campos de concentración". Un conflicto de este tipo debe despertar la conciencia de otras naciones, que deben ser capaces de encontrar una forma de mediación, una forma de volver a un equilibrio de paz y estabilidad. Necesitamos una conciencia mundial. Porque hasta que no haya estabilidad ni paz allí, todo el cercano Oriente, al igual que Europa. Por lo tanto, debe ser algo que no sea simplemente una noticia que leamos y olvidemos, sino algo que entre en nuestra cultura para que todos podamos mover a los que están en el poder y gobiernan a las naciones, a toda Europa, a las Naciones Unidas, para que esta realidad cese lo antes posible, para que se puedan encontrar las condiciones y los métodos para que esa paz llegue a ser un bien común de todo el mundo.

03 julio 2019, 15:42