Cerca

Vatican News

Ramírez s.j, Congreso de Nápoles: "el discernimiento como vía de diálogo"

Francisco Ramírez Fueyo, S.J., uno de los ponentes en el Congreso de Teología que está teniendo lugar en Nápoles entre el 20 y 21 de junio, explica qué es el discernimiento y su aporte en la solución de los conflictos actuales.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

“El discernimiento es, en primer lugar, un modo de aceptar el conflicto y ver el conflicto como lugar en el que Dios nos encuentra y en el que nos encontramos con otros. En segundo lugar, es un modo para reconocer los bloqueos e intereses personales que impiden el diálogo con otras personas, porque es un método para buscar juntos la verdad escuchándonos mutuamente e incluye el tiempo sabiendo que es en el tiempo, en la espera y en la escucha de Dios donde se nos va revelando que es lo que él quiere de nosotros”. Con esta definición, Francisco Ramírez Fueyo, S.J., Vice-decano de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad de Comillas (España) explica qué es el discernimiento espiritual, un elemento que es patrimonio “no sólo de los jesuitas, sino de todos aquellos que hacen los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola” y que consiste “en buscar la voluntad de Dios en la vida”. Es en torno a este concepto que el Vice-decano de la Facultad de Teología de Comillas expondrá mañana viernes 21 de junio su ponencia ante los participantes del Congreso titulado «La teología después de la Veritatis Gaudium en el contexto del Mediterráneo» que se está celebrando en la ciudad italiana de Nápoles.

El discernimiento ayuda al diálogo interreligioso y a la solución de conflictos

“El discernimiento ignaciano – asegura padre Ramírez – es de gran ayuda para el diálogo entre las religiones y conflictos sociales porque ofrece una metodología que puede ayudar incluso a los no creyentes”. Pero, ¿a qué se refiere con metodología? El padre Ramírez explica que se entiende como “un proceso en el cual las personas que entran en este dialogo  y discernimiento se van haciendo conscientes cada vez más de cómo hay ciertos intereses personales que están condicionando su decisión y por tanto se van liberando de esos intereses y al mismo tiempo se les permite y se les ayuda a escuchar mejor al postura de otros, con mayor apertura y mayor libertad”. Se trata, por tanto,  de una metodología “que puede ayudar a encontrar y descubrir los valores y virtudes de otras religiones y de otras posturas sociales, políticas, etc.” puntualiza.

¿Cómo puede ayudar el discernimiento en la sociedad actual con tantas desigualdades?

Así mismo, el jesuita español habla de las desigualdades que presenta la sociedad en la actualidad: “la meta está precisamente en reducir las desigualdades, o al menos que las desigualdades no se traduzcan en que un sector de la sociedad sufra miseria y penalidades”. En este sentido, señala que “discernir en este caso” significa “ayudar a encontrar los métodos y los medios por los cuales los políticos, los economistas y los empresarios tomen decisiones que ayuden precisamente a la sociedad”. Y es aquí donde la teología puede ayudar, asegura: “puede ayudar tanto como reflexión teológica, desde el punto de vista de la moral, es decir, dar criterios morales que ayuden a una economía más ética y que tenga en cuenta al individuo, las personas y las familias, como también puede ayudar desde el punto de vista de poner en diálogo a los diversos sectores para que se escuchen unos a otros, por ejemplo, que los pobres, las personas en necesidad, sean protagonistas en este diálogo”.  

20 junio 2019, 17:19