Cerca

Vatican News

Card. Barreto. Sínodo: Universalizar el amor, no temer escuchar

El Vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica, Card. Pedro Barreto, relata el estado actual del proceso de preparación del Sínodo Especial para la Amazonia, que se realizará en octubre próximo en el Vaticano

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El pasado 15 de octubre del 2017, Papa Francisco convocó una Asamblea Sinodal Especial sobre la Panamazonía, indicando que el principal objetivo es “encontrar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, sobre todo de los indígenas, muchas veces olvidados y sin una perspectiva de un futuro sereno, también por la causa de la crisis de la foresta amazónica, pulmón de fundamental importancia para nuestro planeta”.

La Panamazonía está formada por nueve países: Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Surinam, Guayana y Guayana Francesa. Se trata de una región que es una importante fuente de oxígeno para toda la tierra, donde se concentran más de un tercio de las reservas forestales primarias del mundo. Es una de las mayores reservas de biodiversidad del planeta, conteniendo el 20% del agua dulce no congelada.

Sinodalidad

El Cardenal Pedro Barreto enmarca el proceso sinodal en la invitación de Jesús a los apóstoles: ‘Vayan por todo el mundo y anuncien el evangelio’. Por eso: el “sínodo es una expresión del caminar juntos, de buscar juntos lo que Dios quiere. La Sinodalidad es la esencia de la evangelización… De allí su título: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.

Territorio y universalidad

El Cardenal afirma que “la Amazonia es una región de siete millones y medio de kilómetros cuadrados. Es el gran bioma de la humanidad; es uno de los pulmones del mundo, como dice el Papa Francisco y aunque nos focalizamos en una región, no deja de tener una dimensión universal, porque lo que sucede en la Amazonia sucede en el mundo… El sínodo tiene dos aspectos: uno, la región y los que viven allí, que son los últimos, la periferia del mundo y el otro, lo universal, que es la humanidad”.

Entrevista al Card. Pedro Barreto

El ejercicio de escuchar

El Cardenal recuerda que “el verbo escuchar nos remite a una actitud que el Papa Francisco experimentó cuando hizo su visita Pastoral al Perú. En su visita él dijo expresamente: he venido a escucharlos, he venido a compartir sus sufrimientos”.

El proceso de preparación ha sido un ejercicio de escucha. Ejemplo de ello han sido las asambleas territoriales. “He participado en algunas asambleas donde la gran mayoría de los asistentes eran indígenas amazónicos. Ellos han hablado con mucha libertad, no solamente de la problemática que viven, que es urgente y compleja, sino también de sus expectativas y esperanzas… Se ha levantado un gran entusiasmo, porque se consideraban al margen de la sociedad y de la Iglesia católica”.

“Los participantes decían: “Ahora la Iglesia universal y el Papa Francisco se interesan por nosotros. Una persona dijo esta frase que me tocó fuertemente, como experiencia de encarnación de Cristo en la Amazonia. Dijo: recién ahora me siento importante para la Iglesia. No dijo para la sociedad. Este aspecto nos está indicando lo que significa esta preparación”.

Dinámica pre-sinodal

El martes 14 y miércoles 15 de mayo, la Comisión Presinodal se reúne en el Vaticano con el Papa Francisco. De allí saldrá el documento de trabajo. Este documento se pondrá en manos de las conferencias episcopales para que organicen eventos para reflexionar y discutir el contenido. Los obispos, al venir al Sínodo, serán portadores “de la riqueza de las respuestas y de las inquietudes que las comunidades hagan llegar”.

Temores y esperanzas

El Cardenal Barreto afirma que “hay miedos y temores”. Para él, esto tiene su origen en la falta de comprensión que tiene la Iglesia y la humanidad sobre esta experiencia sinodal sobre la Amazonia”. Considera que a veces esta falta de comprensión se expresa a partir de la distancia que se experimenta con la Amazonia, con preguntas como: ¿Qué tengo que ver yo, que vivo en la costa con la Amazonia? ¿Qué tengo que ver con la Amazonía yo, que vivo en España?

Barreto continúa: “Cuando el Papa dice que la Iglesia debe tener un rostro indígena, un rostro amazónico, no podemos entender esto de una manera literal, No se trata de vivir como, sino de aprender, que es distinto, a vivir en armonía con la trascendencia, con Dios y con la naturaleza y, por otro lado, y esto lo dice el Papa en la Laudato Si, un camino de salida ante el problema tecnocrático, consumista que vivimos”. Esa salida es “la vida sobria que las comunidades indígenas viven”. Finalizó insistiendo en que experimenta más esperanzas que temores.

Trascendencia y rostro amazónico

El Cardenal afirmó: “Tener un rostro amazónico como Iglesia es cuidar mucho la trascendencia. Los indígenas están inmersos en esa creación que les trasciende, que es mucho más que ellos. Ellos se consideran administradores de los bienes de la creación. Y esto la Iglesia lo tiene que aprender” … “Somos administradores, no somos dominadores, no somos propietarios. Si vivimos así, nuestra vida social cambia. No hay oportunidad para la autosuficiencia”.

Universalizar el amor, escuchar la diferencia

Para el Cardenal Barreto “esta es una prueba decisiva para la Iglesia, para mirar desde lo local, desde la encarnación de Cristo en una cultura concreta y que se universaliza en el amor. El amor abre horizontes”. La respuesta no se dará desde el poder o desde la alta intelectualidad, sino desde el servicio. Esto es esperanzador, porque nos hace “auténticos administradores de los bienes de la creación”.

Entrevista al Card. Pedro Barreto

Visita nuestra playlist

13 mayo 2019, 16:47