Cerca

Vatican News
2019.03.11 Siria 2019.03.11 Siria   (Caritas italiana)

Un vía crucis todos los días: 8 años de guerra en Siria

El padre Ibrahim Alsabagh, franciscano de la parroquia latina de San Francisco de Asís, en Alepo, afirma: “Ocho años después, aquí la situación sigue siendo muy difícil, la población vive un camino de cruz diario a partir de la falta de electricidad” y si persiste el aislamiento, la ciudad se verá asfixiada por la falta de trabajo y de recursos”

Ciudad del Vaticano

Una condición inaceptable para la dignidad humana

El Padre Ibrahim relató a AsiaNews su preocupación por la continuación del embargo que "sigue siendo un medio para aumentar el sufrimiento de la población". Asfixia toda posibilidad de vida digna" porque "no es aceptable que la gente haga cola durante cuatro horas bajo la lluvia para comprar una bombona de gas o que los recién nacidos y los ancianos sufran el frío porque no pueden comprar gasóleo para la calefacción".

Desde el pasado 15 de noviembre, el mercado está casi bloqueado y no hay trabajo. Algunos padres de familia "con lágrimas en los ojos dicen que ni siquiera han recaudado el equivalente a 20 euros en el último período para alimentar a sus hijos. Ayer - continúa el franciscano en su testimonio - una madre vino a saludarme diciéndome que se iría a Canadá con sus dos hijos. Me confesó que no quería irse, pero se ven obligados a hacerlo, porque no hay medios para sobrevivir y en Siria no se ve futuro. Esta misma madre dijo que la Iglesia no ha escatimado esfuerzos para apoyar a personas como ella, haciendo todo lo posible, pero el problema es que este caos no termina. Se irá con lágrimas, llevándonos a todos en su corazón".

En esta situación "absurda", la parroquia de San Francisco de Asís sigue distribuyendo paquetes de alimentos, con especial atención a la atención sanitaria a todos los niveles, "porque no hay una cobertura efectiva para los enfermos y la jubilación para los ancianos es simbólica. Luego está la necesidad de reparación de las casas: hasta ahora se han organizado mil trescientos, pero muchos otros necesitan alojamiento. Hay que reparar toda una ciudad: "Se necesitan miles de proyectos para ayudar a Alepo a recuperarse, para que la gente pueda recuperar su dignidad perdida, obteniendo comida de su trabajo. Las personas todavía tienen muchas heridas abiertas, pero también hay confianza en nuestro médico, Jesús, que tiene la gracia de hacernos sanar de todas las enfermedades y de todas las heridas", concluye el Padre Ibrahim. (OR)

Dos nuevas escuelas para niños sirios

"Nuevas escuelas para un nuevo país": este es el título de la velada intercultural sobre Siria organizada el jueves 14 de marzo en Roma por las monjas salesianas, cuya presencia en el país martirizado nunca ha disminuido en los últimos cien años, ni siquiera en los momentos más sangrientos del conflicto. "Un país destrozado por la guerra y todo por reconstruir", dijo la Hermana Vilma Tallone, ecónoma general. En Damasco, recuerda la monja, las Hijas de María Auxiliadora dirigen una guardería y otra en Alepo, en un edificio muy pequeño. Pero hoy -añade en un vídeo publicado en línea con motivo de la velada- "es urgente reconstruir la mente, el pensamiento, las almas de las personas y esto sólo será posible con el trabajo largo, difícil y constante de la escuela". Para la construcción de las dos nuevas escuelas en Siria, las hermanas salesianas eligieron Alepo y Damasco, "puntos estratégicos y de concentración de la población, ofreciendo a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes y a sus familias una educación de calidad, que garantice una cultura de paz y apoye la esperanza".  (Video sobre Siria Hijas de María Auxiliadora en Italiano)

14 marzo 2019, 12:52