Cerca

Vatican News

San Óscar Romero: Cuando encontraron al niño se postraron y lo adoraron

Homilía de San Óscar Romero: “Hoy culmina la temporada de Navidad con una fiesta que tiene resplandores de sol para iluminar a todo el mundo, es la Epifanía”

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Los magos buscan un rey

Efectivamente, los magos buscan un rey, y preguntan, pero se dan cuenta que esta pregunta generó una crisis. Monseñor Romero nos relata los detalles de la crisis:

“Cuando los magos, perdidos en Jerusalén, preguntaron: "¿dónde está el rey que ha de nacer?", el evangelio dice una frase: "Herodes se sobresaltó y todo Jerusalén también se confundió. Consultaron y luego encontraron de nuevo el camino". Podíamos decir: hubo una crisis en el proceso.

Una crisis, que como toda crisis, se revuelve para bien en aquellos que buscan con sinceridad y buena voluntad; y que se resuelve en petrificación, en obstinación para quienes buscan con mala voluntad. Para los magos fue aquel ocultamiento de la estrella y aquel preguntar en Jerusalén encontrar de nuevo el camino y llegar felices al final de su proceso a encontrarse con su alegría profunda. En cambio, para Herodes, donde anidaba la ambición del trono y donde junto con otros temblaban ante las perspectivas políticas que pudiera quitarle su poderío, se estremecen y planean el asesinato de aquel niño.

En el país, nos encontramos hoy como en una crisis del proceso también, y es la hora en que, como los Magos, con buena voluntad todos los salvadoreños debíamos de preguntar. "¿dónde encontrar al rey que buscamos, al verdadero salvador de nuestra patria?"

Sentido de la Epifanía

Epifanía es una palabra que quiere decir: “la revelación de Dios para que los hombres lo adoren, lo reconozcan”.

“Por eso, aquellos magos que el evangelio nos recuerda hoy, vemos la primicia de una larga procesión de la cual nosotros, aquí en Catedral o en las comunidades donde se está reflexionando este mensaje, somos los continuadores, somos los magos de hoy, de 1980, los que fueron los magos de hace veinte siglos, el principio de este conocimiento de Cristo: ¡Dichosos los hombres, dichosos los pueblos que lo van encontrando!”.

Los magos, buscan y encuentran al Señor

Los magos son ejemplo de aquellos hombres que están atentos a la llamada y responden con prontitud. “Los magos ven la estrella, sienten el llamado de Dios y emprenden el Camino. Esto es importante. Yo creo que muchos hablan de cambios en El Salvador pero no quieren cambiar nada. Sobre todo, los más culpables, los que tienen el poder económico, no quieren desprenderse de sus cosas para buscar la felicidad del país, y así no se encontrará. También, aquellos que tienen la idolatría del poder, quieren mantener el poder y no lo quieren compartir con los civiles que, tal vez son más llamados que ellos para el bien del pueblo... También los que dicen que han emprendido la marcha y caminan. ¡No basta! Partidos políticos, organizaciones populares, ¿qué buscan en sus tácticas? ¿Se han desprendido de su propio modo de pensar para poder dialogar y para poder buscar entre todos el bien que la patria necesita? ¿Se adoran a ustedes mismos o adoran al pueblo?

Solo a Cristo hay que adorar

Los magos,  encuentran a Cristo, encuentran la majestad de Dios en aquel recién nacido, ante esa verdad, “deponen coronas y dones y postrándose, lo adoran. Sólo a éste hay que adorar, sólo Cristo es el Señor. ¡Dichoso el que está de rodillas ante el único que hay que estar de rodillas! Qué útil es esto ante las idolatrías de nuestra sociedad”.

05 enero 2019, 11:31