Cerca

Vatican News

Centro de Menores de Pacora: «cambia un arma por un pincel»

Vatican News visitó a los jóvenes privados de libertad del Centro de Cumplimiento de Menores en Las Garzas, que recibirán al Papa Francisco el viernes 25 de enero para celebrar la Liturgia Penitencial.

Sofía Lobos - Ciudad de Panamá

Detrás de los grises muros y alambrados que conforman la fachada del Centro de Menores de Pacora, ubicado a 42 kilómetros del centro de Ciudad de Panamá; viven 143 jóvenes que han infrigido la ley y cuyas edades comprenden entre los 14 y los 25 años, ya que se entra siempre siendo menor de 18 pero la pena máxima de cumplimiento es de 12 años.

Tráfico de drogas, robos, delitos contra la Seguridad Pública y homicidios; son las principales causas que los han llevado hasta el Centro de Pacora donde no sólo vienen a cumplir la pena legal sino también a intentar cambiar de vida con la esperanza de poder reinsertarse algún día en la sociedad. 

Francisco va al encuentro de los jóvenes de Pacora

El Papa Francisco ha elegido este lugar para encontrarse con estos jóvenes privados de libertad, para llevarles palabras de amor, de esperanza y de reconciliación. Es el Santo Padre quien viene al encuentro de estos peregrinos de la JMJ de Panamá, que no pueden salir del recinto carcelario pero sí desean participar.

Vatican News visitó estas instalaciones antes de la llegada del Santo Padre, y entrevistó a su Directora, Enma Alba Tejada, quien compartió la emoción que se respira en el ambiente desde que conocieron la gran noticia. 

Escuche la entrevista

"Los jóvenes se han preparado con mucha ilusión, han recibido formación para comprender la importancia de este momento y han decidido colaborar con los preparativos. Hemos formado un coro en el que muchos de los chicos han aprendido a tocar la guitarra para la ocasión. Cantarán el himno oficial de la JMJ para Francisco, quien no se encontrará con una sinfónica pero sí con mucho amor", explica Enma Tejada.

Cumplir la pena pero cambiando de vida

"Teniendo en cuenta que en nuestro país se respeta constitucionalmente el derecho a la libertad de culto y que muchos de nuestros internos son cristianos evangélicos, les hemos explicado que el Papa no viene sólo a ver a los católicos sino a transmitir a todos un mensaje de amor y de paz", añade.

En este Centro hay muchos casos de auténticas conversiones de vida: chicos que cargan con un pasado difícil y pesado pero que dentro de los muros de Pacora descubren a un equipo de cuidadores y profesionales que no sólo buscan que ellos cumplan sus penas; sino que también experimenten un verdadero cambio interior.

De ahí que el lema de esta institución sea "Cambia un arma por un pincel", en alusión a la capacidad de poder cambiar la vida de violencia y crimen por la de creatividad, paz y armonía. En definitiva: cumplir con lo estipulado por la ley pero, "pasando página".

Nada es imposible para Dios

Durante la visita a los jóvenes detenidos, escuchamos uno de los ensayos del coro. Nos reciben con amabilidad, sonrisas tímidas y mucha concentración, ya que las canciones deben estar listas para la llegada del Pontífice. Conocimos a Francisco Javier, un joven de 21 años que se confesará con el Papa durante la Liturgia Penitencial que tendrá lugar el viernes 25 de enero.

"Siento una alegría única, estoy emocionado y ansioso. La venida del Santo Padre no es una cosa religiosa sino una fiesta para todos, para toda la juventud", afirma con una gran sonrisa y lanzando un mensaje de esperanza para todos los jóvenes del mundo:

Testimonio del joven Francisco

"Siempre se puede cambiar, para Dios no hay nada imposible porque es un Dios de segundas oportunidades".

Francisco se irá del centro contagiado por la energía de estos chicos, y con las manos llenas: a través de los distintos talleres los jóvenes han preparado para el Santo Padre varios obsequios, entre ellos, un cuadro elaborado en el taller de artesanía, un báculo fabricado en el departamento de ebanistería y unos ricos panes caseros típicos de Argentina, hechos por el grupo de panadería.

25 enero 2019, 16:00