Cerca

Vatican News
Beatificación de 19 mártires argelinos. Beatificación de 19 mártires argelinos.  

Iglesia argelina se prepara para la beatificación de sus diecinueve mártires

Diecinueve religiosos de ocho diferentes congregaciones religiosas que padecieron y fueron víctimas del terrorismo en Argelia durante la década de los noventa serán beatificados el próximo 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción en la localidad de Orán al noreste de país africano.

José Villanueva - Ciudad del Vaticano

La Iglesia de Argelia celebrará este sábado 8 de diciembre la beatificación de los diecinueve religiosos quienes dieron su vida durante la época del terrorismo argelino. Los religiosos pertenecen a diferentes congragaciones religiosas, cuyo testimonio de vida refleja los lazos de hermandad y amistad que se establecieron con los argelinos, permaneciendo con ellos en este periodo difícil, cultivando el diálogo y ofreciendo un signo de coexistencia pacífica a pesar de la guerra civil.

Los nuevos beatos son Monseñor Pierre Claverie, el hermano Henri Vergès, la hermana Paul-Hélène Saint-Raymond, la hermana Esther Paniagua Alonso, Sor Caridad Álvarez Martín, el padre Jean Chevillard, el Padre Alain Dieulangard, el padre Charles Deckers, el padre Christian Chessel, Sor Angèle-Marie Littlejohn, la hermana Bibiane Leclercq, Sor Odette Prévost, el hermano Luc Dochier, el hermano Christian de Chergé, el  hermano Christophe Lebreton, el Hermano Michel Fleury, el hermano Bruno Lemarchand, el hermano Célestin Ringeard y el hermano Paul Favre-Miville.

Se trata sacerdotes, monjas, religiosos y religiosas de vida consagrada que decidieron no abandonar Argelia durante la década oscura, iniciada en 1991 y terminada en 2002. Un periodo lleno de constantes ataques y enfrentamientos sangrientos entre las fuerzas armadas del gobierno contra los fundamentalistas islámicos que ocasionó la vida de 150 mil argelinos. Entre ellos, 13 religiosos, incluido un obispo y 6 religiosos, que fueron asesinados por el grupo extremista Gia.

Testimonio de vida de los nuevos mártires

Durante el desarrollo de las elecciones legislativas de 1991, los islamistas obtuvieron una amplia mayoría en el parlamento argelino y proponían a toda costa el establecimiento de una república islámica. Ante la difícil situación, el ejército argelino impuso un golpe de estado con la finalidad de impedir los planes del grupo islamista. En respuesta, los fundamentalistas se organizaron en el grupo islámico armado, para aterrorizar y castigar a cualquiera que apoyara al gobierno.

Miles de víctimas entre la población civil, incluidos imanes, intelectuales, artistas, periodistas, médicos, abogados, jueces y maestros, pero también mujeres y niños. El 30 de octubre de 1993, la organización terrorista emitió un ultimátum para que los extranjeros abandonaran Argelia en un mes. Muchos, presionados por las embajadas, tuvieron que abandonar el país, otros querían quedarse y el visor extremista se centró así en ellos. Los religiosos serán beatificados este 08 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción en la iglesia Notre Dame de Orán, al noreste de Argelia.

El hermano Vergès y la hermana de  Saint-Raymond

El 8 de mayo de 1994, el hermano Henri Vergès y la hermana Paul-Hélène Saint-Raymond fueron asesinados en la biblioteca de la diócesis de Argel. De esa biblioteca, a la que asistieron muchos estudiantes, el Hermano Henri fue el responsable. De nacionalidad francesa, también había sido director de una escuela y profesor de matemáticas. Dijo: "Es mi compromiso marista lo que me permitió, a pesar de mis limitaciones, encajar armoniosamente en un ambiente musulmán, y mi vida en este ambiente, a su vez, me hizo comprender más profundamente como un cristiano marista. Dios sea alabado". Se graduó en ingeniería antes de unirse a las Hermanitas de la Asunción, después de sus votos y estudios para convertirse en enfermera. La hermana Paula-Hélène de Saint-Raymond, también francesa, llegó a Argelia en 1963. En los barrios pobres de la capital ofreció asistencia. entre los más pobres y entre sus compromisos también había trabajo con el hermano Henri entre los jóvenes. Proclamar a Cristo en la sociedad musulmana significaba para ella respetar la creencia del otro y al mismo tiempo profundizar la propia fe cristiana.

Hermana Caridad Álvarez Martín y Hermana Ester Paniagua

Las hermanas Caridad Álvarez Martín y Ester Paniagua, misioneras agustinas, españolas, eran conocidas por todos, siempre junto a los ancianos, los niños discapacitados y las familias necesitadas. Iban a misa cuando fueron asesinados el 23 de octubre de 1994. La hermana Caridad había estado en Argelia durante más de treinta años. "Estoy abierto a lo que Dios y mis superiores querrán de mí. María ha permanecido abierta a la voluntad de Dios, dijo, en este momento quiero permanecer con esta actitud ante Dios ". Y tocando las palabras de la hermana Ester, especialmente dedicada a los enfermos e integradas a la cultura árabe, cuando se le preguntó si temía la situación en el país: "Nadie puede quitarnos la vida porque ya la hemos dado".

Los cuatro padres blancos de Tizi Ouzou

El 27 de diciembre de ese mismo año, en Tizi Ouzou, en Cabilia, en la pequeña comunidad de padres blancos, la redada de un grupo de hombres armados. Inmersos en sus actividades diarias, el padre francés Jean Chevillard, el padre Alain Dieulangard, el padre Christian Chessel y el padre belga Charles Deckers. "Sé que puedo morir asesinado - observó el padre Jean mientras se propagaba la violencia en Argelia -. Nuestra vocación es dar testimonio de la fe cristiana en la tierra musulmana. Para el resto 'Inch Allah!' ". La gente de Tizi Ouzou los conocía bien y los amaba; El padre Alain, misionero durante años, se dedicó a la enseñanza, el padre Christian había establecido una biblioteca para estudiantes y el padre Charles, que había aprendido a hablar bereber, dirigía un centro juvenil. Cientos de musulmanes tomaron parte en su funeral.

Hermana Bibiane Leclerq y Hermana Angèle-Marie Littlejohn

Regresaron a la misa, la hermana Bibiane Leclerq y la hermana Angèle-Marie Littlejohn, misioneras de Nuestra Señora de los Apóstoles, cuando fueron asesinadas el 3 de septiembre de 1995 en Argel. Comprometidas en el orfanato y en el consejo de las niñas dirigido por su Congregación, las dos religiosas enseñaron a cortar, coser y bordar, pero también ayudaron a familias desfavorecidas. "Son las mismas personas que piden monjas", explicó la hermana francesa Bibiane cuando se le preguntó si debía quedarse en Argelia o no. Nativa de Túnez, la hermana Angèle-Marie era particularmente amorosa con los jóvenes que ella trató de inculcar en el amor por el arte y el trabajo bien hecho. Poco antes de morir, un religioso que había compartido su miedo con ella dijo: "No debemos tener miedo. Solo tenemos que vivir bien el momento presente, el resto no nos pertenece ".

Sor Odette Prévost

Poco más de dos meses después, el 10 de noviembre, en Argel, un terrorista dispara a la hermana Odette Prévost, una hermana pequeña del Sagrado Corazón. De ascendencia francesa, había estado en una misión en varias ciudades del Magreb, y para comprender mejor el Islam, la religión de las personas que frecuentaba todos los días, leyó el Corán y entró en grupos de oración de cristianos y musulmanes. Consciente del hecho de que su vida estaba en peligro, definió el contexto sociopolítico en el que había encontrado un "momento privilegiado para vivir con más verdad, fidelidad a Jesucristo y al Evangelio".

Los monjes de Tibhirine

La historia de los siete monjes de Tibhirine es quizás la más atroz. Secuestrado la noche del 26 de marzo de 1996 en su monasterio de Notre-Dame de l'Atlas, a unos sesenta kilómetros de Argel, unos dos meses después, el 25 de mayo, solo se encuentran sus cabezas cerca de Medea. Hermano Paul Favre-Miville, Hermano Luc Dochier, pág. Christophe Lebreton, hermano Michel Fleury, p. Bruno Lemarchand, p. Célestin Ringeard y p. Christian de Chergé fue enterrado en el cementerio de su monasterio el 4 de junio. Su historia también se contó en la película Hombres de Dios, en 2010. La opción de permanecer en Argelia, a pesar del creciente clima de terror, había madurado en común, después de haber enfrentado y compartido durante mucho tiempo sus experiencias personales y dolorosas. discernimiento. Una decisión, suya, que expresaba el deseo de estar con la gente, que los consideraba amigos, y compartir, especialmente con los más pobres, los peligros de la violencia. Aunque diferentes entre sí, los religiosos de Tibhirine estaban unidos por el amor a los argelinos, por el respeto al Islam y por el deseo de pobreza.

Monseñor Pierre Claverie, obispo de Orán

El último de los mártires cristianos en Argelia es el obispo de Oran Mgr. Pierre Claverie, religioso dominicano. Fue asesinado el 1 de agosto de 1996 por un coche bomba, junto con su conductor musulmán y su amigo Mohammed Bouchikhi, ante la Curia de la diócesis. Nunca se cansó de exhortar a los creyentes a una convivencia pacífica con respecto al otro y el compromiso con el diálogo estaba en el centro de su vida. En el ícono de la Beatificación de los 19 mártires de Argelia también está Mohammed, que había decidido quedarse con Mons. Claverie arriesgando su vida. Una forma de recordar que, en los años oscuros del terrorismo, cristianos y musulmanes murieron por la misma causa: no querían que el terror prevaleciera en la vida cotidiana y deseaban dar testimonio de un posible diálogo. Mgr. Claverie: "Es hora de que participemos en el sufrimiento y la esperanza de Argelia, con amor, respeto, paciencia y claridad".

 Y nuevamente: "El martirio es el mayor testimonio de amor. No se trata de apresurarse a la muerte, ni de buscar el sufrimiento por sufrir, pero es derramando la sangre de uno mismo que uno se acerca a Dios ".

 

08 diciembre 2018, 13:14