Versión Beta

Cerca

Vatican News

Hna. Maeso: La Beatificación de 16 mártires en Barcelona, «Un sí al Amor»

Este sábado, 10 de noviembre, en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona se celebró la Santa Misa de Beatificación de 16 Venerables Siervos de Dios, mártires de la fe entre 1936 y 1937. Entrevista a la Hermana María de los Ángeles Maeso Escudero, Postuladora de la Causa de Beatificación.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Vosotros sois hijos de mártires, esta es vuestra fuerza. Y que el espíritu del mundo no venga a deciros algo diferente de lo que vivieron vuestros antepasados. Recordad a vuestros mártires y tomad ejemplo de ellos: no tenían miedo”, lo dijo la Hermana María de los Ángeles Maeso Escudero, Religiosa de la Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones y Postuladora de la Causa de Beatificación de dieciséis mártires en Barcelona, España, citando las palabras del Papa Francisco en su reciente Viaje Apostólico a Lituania, Letonia y Estonia.

La Beatificación, una fiesta de la fe

La Hna. María de los Ángeles Maeso Escudero recuerda que, el Papa Francisco aprobó el Decreto de Beatificación el 18 de diciembre del año pasado y en el mes de febrero de este año, la Secretaria de Estado comunicaba oficialmente que Su Santidad ha concedido la fecha y lugar de celebración del Rito de la Beatificación de los Venerables Siervos de Dios. Por ello, este 10 de noviembre se realizará en la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona la Beatificación de estos hermanos nuestros, la misma que será presidida por el Cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Mártires de la fe

Los 16 Venerables Siervos de Dios, señala la Postuladora de la Causa de Beatificación, pertenecen a las Congregación San Pedro ad Víncula, 1 sacerdote y 8 hermanos, a la Congregación de Hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor, 3 religiosas y a la Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones, 1 religiosa; el grupo lo cierra 3 laicos a los que dieron muerte por la sola razón de haber dado asilo y prestado ayuda a los religiosos de San Pedro ad Víncula.

¿Por qué son considerados mártires?

“Los mártires son aquellos que han dado su vida por la fe, aquellos que fueron perseguidos a causa de su fe. Desde el principio, los mártires Cristia­nos han sido perseguidos y eliminados por su fidelidad al Evangelio. Y esto – precisa la Hna. María de los Ángeles – es algo que se pone de manifiesto en el proceso, de la Causa de Beatificación y Canonización, llevado muy cuidadosamente primero en Barcelona, en la fase diocesana, luego en la fase romana, en la Congregación para las Causas de los Santos”.

Estos 16 hermanos nuestros, agrega la Postuladora, fueron víctimas de una “persecución religiosa” y por considerar que la violencia sistemática ejercida contra las personas miembros de la Iglesia católica, lo fue en condición de tales. Los mataron “in odium fidei” (por odio a la fe) por el solo hecho de que eran católicos, ya fuesen religiosos o laicos, y no quisieron apostatar de su fe para salvar su vida. En una contienda o en una revuelta perecen muchas personas, pero no todas mueren “a causa de su creencia religiosa” y ahí radica la diferencia.

El testimonio de los mártires y su significado hoy

El testimonio de los mártires es una muestra de su fidelidad a Dios y de caridad hacia los hermanos, señala la Hna. María de los Ángeles, también es una muestra de fidelidad a sus Apostolados, ellos no abandonaron sus puestos de misión y de atención a los hermanos. “Por ello, al reconocer el martirio, las Congregaciones comunican el gozo de contar con hermanos y hermanas señalados por la fidelidad, el amor y la entrega – agrega la Postuladora – ellos son testimonio de fe, de caridad y de perdón, son modelo y referencia para todos nosotros. Niños, jóvenes y mayores encontramos en ellos, intercesores y guías en nuestro camino. Los nuevos beatos transmiten un mensaje actual y de amplitud eclesial”.

Celebraciones y eventos

Las grandes fiestas y celebraciones las venimos preparando desde hace tiempo y podemos señalar las siguientes: a la Eucaristía de Beatificación le precedió una Solemne Vigilia el 9 de noviembre en la Basílica de Santa María del Mar de Barcelona, lugar precioso consagrado a la Madre de Dios, la que ha guiado los corazones de los Siervos de Dios, como Estrella, por las aguas del Mar de la vida. El día sábado se celebrará la Eucaristía y Beatificación en la Sagrada Familia. El domingo 11 a las 13:00, el Cardenal de Barcelona Juan José Omella presidirá la Eucaristía en Acción de Gracias por la Beatificación.

Además, tendremos un “Acto especial”, al final de la Eucaristía las reliquias se llevarán procesionalmente a la Capilla de los Mártires inaugurada en el Claustro de la Catedral en 1952 y preparada para que en allí se puedan depositar las reliquias de los mártires de la diócesis que la Iglesia vaya declarando beatos. Con estas reliquias se inaugura esta fase; en la urna que se  porta se podrán ir depositando las de los que así se vaya solicitando al Cabildo de la Catedral y sea concedido. Allí permanecerán las reliquias para la veneración, piedad y fortaleza para los fieles

¿Por qué se beatifican los Siervos de Dios en Barcelona?

Finalmente, la Hna. María de los Ángeles Maeso, dijo que la beatificación de los 16 Siervos de Dios se realiza en Barcelona porque, en su vida prestaron sus servicios en nuestra diócesis y porque en ella sufrieron persecución y entregaron su vida. “En el proceder da la Iglesia, los procesos de beatificación y canonización, se inician en la diócesis en la que el Siervo de Dios ha muerto, es decir, ha nacido a la vida eterna. La Capilla dedicada a los mártires en el Claustro de la Catedral de Barcelona, hace referencia a todos ellos”.

Por otra parte, la Iglesia de Barcelona posee una gran historia martirial; desde los inicios del cristianismo, contamos con testigos que han entregado su vida por Cristo y por el Evangelio. Grandes Santos que permanecen testigos vivos entre nosotros, por ejemplo: Santa Eulalia, patrona de Barcelona; San Cugat, patrón de Sant Cugat del Vallès; Santas Juliana y Semproniana, patronas de Mataró.

Los Superiores Generales de estas Congregaciones expresan su satisfacción por poder celebrar esta beatificación en la Basílica de la Sagrada Familia. Agradecen encarecidamente el sentido de comunión y, así mismo, la acogida del Cardenal Juan José Omella, Arzobispo Metropolitano de Barcelona, del Presidente Delegado del Patronato, señor Esteve Camps, y de todo el personal de la Basílica.

10 noviembre 2018, 09:00