Vatican News

Rumanía espera al Papa

El 30º viaje apostólico del Papa Francisco con destino a Rumanía, comienza esta mañana. La alegría embarga a los católicos y ortodoxos de todo el país

Débora Donnini - Bucarest

Veinte años después de Juan Pablo II, el Papa regresa a Rumania. Francisco visitará no sólo Bucarest, como sucedió con Wojtyla, sino también diferentes regiones, cada una con su propia historia y cultura, donde conocerá a las diferentes comunidades católicas.

Rumanía es un país de mayoría ortodoxa, en el que los católicos son alrededor del 7%. El papa llega a un país que lleva 30 años fuera del comunismo, que desde 2007 forma parte de la Unión Europea, este semestre ostenta la presidencia de la Unión Europea y mira hacia el futuro. Este primer día es en Bucarest, el "pequeño París", llamado así por los hermosos edificios del centro en estilo Art Nouveau. Una ciudad animada le espera. En las anchas avenidas arboladas de la ruta desde el aeropuerto hasta el corazón de la capital, le esperan las banderas del Vaticano, de Rumanía y el pueblo.

A su llegada al aeropuerto de Bucarest a las 10:30 de la mañana, hora italiana, 11:30 de la mañana en Rumania, el Papa será recibido por el Presidente de Rumania, Klaus Werner Iohannis, de una antigua familia de sajones de Transilvania, y su esposa. Estos primeros momentos estuvieron marcados por la ceremonia de bienvenida en el complejo del Palacio Presidencial, el Palacio Cotroceni, la visita de cortesía al Presidente, la reunión con la Primera Ministra de Rumanía, la Sra. Vasilica Viorica Dancila y, más tarde, con las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático.

La alegría de la Iglesia Ortodoxa

El ecumenismo será uno de los rasgos esenciales de este día y cobrará vida después del almuerzo cuando el Papa llegue al Patriarcado Ortodoxo Rumano, donde Juan Pablo II también encontró a Teoctist. Un acontecimiento que ha permanecido tanto en el corazón como en la historia, hasta el punto de que una placa nos lo recuerda. Quien dará la bienvenida a Francisco será el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rumana Daniel, estimado teólogo, que también estudió en Estrasburgo y Friburgo. A continuación, tendrá lugar el encuentro con el Sínodo permanente, uno de los más altos órganos de decisión de la Iglesia Ortodoxa Rumana.

Un punto culminante, incluso para los fieles, será la oración del Padre Nuestro en la nueva Catedral Ortodoxa, la Catedral de la Salvación del Pueblo, inaugurada el pasado mes de noviembre y aún no terminada, con imponentes medidas y un espléndido iconostasio en su interior. El Patriarcado ha hecho una fuerte invitación a participar, como lo confirmó Ionut Mavrichi, archidiácono y subdirector de la oficina de prensa del Patriarcado Ortodoxo. "El Papa es bienvenido en Rumania", nos dijo, subrayando que la Iglesia Ortodoxa comparte la alegría de la Iglesia Católica por la visita de Francisco y recordando que el mensaje cristiano de paz y unidad, que Europa necesita, puede contribuir al futuro de la sociedad.

Encuentro con la comunidad católica

El día terminará con un encuentro con la comunidad católica en la catedral de San José, construida a partir de mediados del siglo XIX. En su interior, las reliquias del Beato Vladimir Ghika, sacerdote y mártir, y de San Juan Pablo II. El abrazo con los fieles católicos sellará, pues, este primer día intenso de Francisco en Rumania, ese "jardín de la Madre de Dios", como lo llamó también Juan Pablo II, tan querido por el pueblo rumano. Y hoy el pueblo rumano espera de nuevo al Papa, que viene como peregrino "para caminar con los hermanos de la Iglesia Ortodoxa rumana y los fieles católicos".

31 mayo 2019, 08:18