Vatican News
Un Jet Bombardier Challenger 350 tras los tornados, en Eufaula, Alabama Un Jet Bombardier Challenger 350 tras los tornados, en Eufaula, Alabama 

Pésame del Santo Padre por las víctimas del tornado en Alabama

Docenas de heridos y muchos desaparecidos; al menos 1.000 casas dañadas. Ha sido tornado más mortal en los últimos 6 años. El Santo Padre invoca la fortaleza del Señor para las los que sufren los efectos de esta calamidad

Escenas del Apocalipsis en el corazón de Alabama, en el condado de Lee, donde un tornado con vientos de hasta 265 kilómetros por hora ha sembrado destrucción y muerte, causando al menos 23 muertos y decenas de heridos, dos de los cuales en estado grave. Entre los muertos - informó la Agencia Ansa - también tres niños. Un balance destinado a empeorar, advirtió el comisario Jay Jones, mientras los socorristas continúan cavando entre los escombros en busca de personas desaparecidas. El tornado, clasificado F3 (en una escala donde el máximo es F5), ha sido considerado el más mortal en los últimos seis años en Estados Unidos.

Arzobispo Thomas Rodi cercano a las víctimas

El Arzobispo de Mobile en Alabama, Mons. Thomas J. Rodi, quiso expresar su cercanía a las víctimas de los tornados, consciente de que habrá mucho que hacer no sólo para consolar a los supervivientes, sino también para reconstruir lo que literalmente fue barrido en pocas horas. "Pido oraciones -dijo a la agencia Sir- por los que han perdido la vida y por sus seres queridos, así como por los que han perdido sus hogares y negocios".

Papa Francisco: solidaridad con todos los afectados

En un telegrama enviado al Arzobispo Thomas Rodi, el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, hizo saber que el Papa se encuentra “Profundamente entristecido” por la “trágica pérdida de vidas" y los heridos a causa del tornado que azotó Alabama en los últimos días. “Su Santidad el Papa Francisco expresa su sincera solidaridad con todos los afectados por este desastre natural. Reza para que Dios Todopoderoso conceda descanso eterno a los muertos, especialmente a los niños, curación y consuelo a los heridos y a los afligidos”. Sobre todos los que sufren los efectos de esta calamidad, el Santo Padre invoca las bendiciones de paz y fortaleza del Señor.

El tornado tocó tierra en Beauregard, una comunidad de unos 10.000 habitantes al sur de Opelika, a unos 100 km al este de Montgomery, la capital de Alabama. Todos los muertos fueron encontrados en esta zona. La mayoría de las casas destruidas son casas móviles o prefabricadas, como ocurre a menudo en las zonas rurales de Estados Unidos

06 marzo 2019, 14:57