Vatican News
2019.11.09 Adolfo Pérez Esquivel 2019.11.09 Adolfo Pérez Esquivel 

Pérez Esquivel: hagamos que surjan ríos subterráneos de solidaridad

En una entrevista al periódico de la Santa Sede, “L'Osservatore Romano”, el Premio Nobel de la Paz argentino, defensor desde siempre de las minorías latinoamericanas, habla de su continente con respecto a la crisis desencadenada por la pandemia de COVID-19: "Estamos al final de una época de la humanidad. Por lo tanto, es necesario reconsiderar los caminos a seguir teniendo en cuenta lo que la pandemia dejará atrás"

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

Que la pandemia de COVID-19 saca a la superficie los ríos subterráneos de la solidaridad: es el deseo que expresa Adolfo Pérez Esquivel – argentino de 88 años, Premio Nobel de la Paz en 1980 – en una entrevista que publica periódico de la Santa Sede, L'Osservatore Romano. "El COVID-19 se ha extendido a todos los países de América Latina con graves consecuencias, dice Pérez Esquivel, quien actualmente está comprometido en Tartagal, en la provincia argentina de Salta, en un proyecto de construcción de pozos de agua potable para las comunidades indígenas de los Wichís.

Y explica que las medidas sanitarias contra el contagio han contenido y frenado la propagación del virus, pero al mismo tiempo "han tenido graves repercusiones en las actividades comerciales, culturales, educativas y religiosas" y representan "un fuerte condicionamiento para el desarrollo económico y social: millones de muertes y un alto índice de desempleo y pobreza". A la vez que señala:

Pandemia de hambre

“La situación se agrava por la fuerte presión ejercida sobre el pueblo a través del instrumento de la 'deuda externa'. Es una situación que puede llevar al mundo hacia una ‘pandemia de hambre’. Debemos enfrentar este peligro y prepararnos a tiempo”

El pensamiento del Premio Nobel se dirige después a las cárceles – donde el hacinamiento en tales condiciones "no permite sacar bien a nadie" –  y a las comunidades indígenas de la Amazonía que han lanzado un llamamiento urgente ante "la violencia que sufren y la destrucción del medio ambiente que se lleva a cabo quemando la selva y devastando la fauna y la biodiversidad".

Constituyente por la Tierra

En este sentido, Pérez Esquivel se ha hecho promotor de la iniciativa "Constituyente por la Tierra" a fin de refundar el "contrato social" basado en un nuevo constitucionalismo mundial que garantice a todos el respeto de los derechos fundamentales, como la salud, la educación, la paz y a la salvaguardia del medio ambiente.

“Es urgente proteger el agua, los ríos y los mares, los bosques, la fauna y la biodiversidad que son la gran riqueza que nos ofrece la Madre Tierra y que hoy más que nunca están en peligro”

“El problema del prójimo es un problema de todos”

Pero eso no es todo: Pérez Esquivel exhorta a "promover la cultura de la solidaridad y de la repartición de los bienes con los más necesitados", aplicando "nuevas políticas sociales y económicas" que tengan en cuenta que "el problema de los demás es un problema de todos".

Ésta es, pues, la respuesta que debe darse "frente a sociedades marcadas por el individualismo y el consumismo, frente a megalópolis con una densidad de población muy elevada y problemas estructurales entre los ricos y los excluidos, los pobres". También hace una reflexión acerca de la "situación de los refugiados":

Acerca de los refugiados

“Es necesario que los Gobiernos y la comunidad internacional adopten políticas para acogerlos fraternalmente y que no levanten muros que discriminan, excluyen y provocan violencia a causa de la intolerancia y el odio”

Sobre la cuarentena

En cuanto a la cuarentena, el Premio Nobel invita a verla como una oportunidad "para disponer mejor del tiempo, para meditar, rezar, reflexionar y cuidar de la propia salud física y mental".

“El confinamiento no deseado ha puesto un freno al abismo de la aceleración del tiempo y ha puesto de manifiesto la necesidad de recuperar el equilibrio con el tiempo natural, de iniciar un diálogo en la familia; de superar el individualismo y de poder establecer nuevas relaciones sociales, culturales, políticas y espirituales que ayuden a desarrollar la solidaridad”

Finalmente, mirando hacia el futuro, Pérez Esquivel pone su esperanza en los jóvenes que "deben descubrirse a sí mismos y descubrir los caminos de la vida, la espiritualidad, los valores", para "ser como los ríos subterráneos que emergen con la fuerza de la vida y de la esperanza".

28 mayo 2020, 15:30