Vatican News

México, la visita del Nuncio a Apatzingán: un signo de paz en medio de violencia

La Conferencia episcopal de México invita a rezar por el éxito y seguridad de la visita de Nuncio Franco Coppola a una de las ciudades históricas de Michoacán pero también una de las más golpeadas por la inseguridad y la violencia.

Ciudad del Vaticano

“Nos uniremos como Iglesia pidiendo al príncipe de la paz, Jesucristo Nuestro Señor, la seguridad de sus ciudadanos, la primacía del bien social frente al interés particular, y la  convivencia social, pacífica y en armonía”. Así lo expresa un mensaje de la presidencia de la Conferencia del episcopado mexicano (CEM) a propósito de la visita, que realiza, este viernes 23 de abril, monseñor  Franco Coppola, Nuncio apostólico en México a la Diócesis de Apatzingán, en el estado de Michoacán.

El comunicado a firma de monseñor Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey y presidente de la CEM invita a las comunidades católicas del país a unirse en una ferviente oración por las comunidades golpeadas por la violencia y la inseguridad, especialmente en la Diócesis de Apatzingán, donde monseñor  Coppola, celebrará, a las 12 horas, una  misa en la iglesia parroquial de Aguililla.

La paz: un regalo de Dios

“La Paz es un regalo del Señor Resucitado a sus discípulos, pero también es una aspiración humana que se debe construir todos los días”, afirma el presidente del episcopado que ve con esperanza y alegría la visita del Nuncio apostólico a una realidad de violencia y sufrimiento, donde bandas de narcotraficantes, fuerzas de seguridad y autoridades conniventes, grupos irregulares paramilitares tienen en jaque a una comunidad que apenas pasa los 100 mil habitantes que viven en la zozobra y el dolor como en tantas otras ciudades del país.

 

“Nos duelen las familias desplazadas, las personas heridas y fallecidas, producto de esta barbarie que anida en éstas y en otras muchas comunidades de nuestra geografía nacional, pero nuestra fe nos invita siempre a buscar la paz, como obra y fruto de la justicia y del amor, por este motivo nuestra oración clama al cielo, pues «esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye»", escribe mons. Cabrera.

El mensaje del episcopado manifiesta su deseo de que “la cálida y valiente” visita del Nuncio Coppola a esas tierra obtenga frutos abundantes de paz y bienestar y que comprometa a los mexicanos a seguir construyendo una paz firme y duradera en su país. 

23 abril 2021, 15:25