Vatican News
El crucifijo de una Iglesia en China El crucifijo de una Iglesia en China  (AFP or licensors)

China, fallecen dos ancianos obispos

Se trata de Monseñor Andrew Han Jingtao, de 99 años, y de Monseñor Joseph Zong Huaide, de 100 años, fallecidos entre finales del pasado mes de diciembre y principios de enero.

VATICAN NEWS

Ambos muy ancianos, los prelados fallecidos hace un mes y medio, con pocos días de diferencia, pertenecían a dos provincias de la China continental, Siping y Shaanxi. Sus historias.

Monseñor Andrew Han Jingtao

En la noche entre el 30 al 31 de diciembre de 2020, falleció a la edad de 99 años S.E. Mons. Andrew Han Jingtao, Obispo "no oficial" de Siping, en la provincia de Jilin (China continental). Nacido el 26 de julio de 1920 en el seno de una devota familia católica en Shanwanzi, condado de Weichang, Hebei, durante su infancia la familia se trasladó al condado de Linxi, Mongolia Interior. En 1932 ingresó en el seminario menor de Siping y en 1940 en el seminario mayor de Changchun. El 14 de diciembre de 1947 fue ordenado sacerdote. Debido a su fe católica y a su lealtad al Papa, en 1953 fue detenido y, tras un periodo de encarcelamiento, condenado a trabajos forzados durante 27 años, 6 de los cuales los pasó en régimen de aislamiento en un búnker.

En 1980, gracias a la intervención del vicepresidente Deng Xiaoping, fue liberado en consideración a los servicios que, como académico, podía prestar al Estado. De hecho, trabajó como profesor en la Universidad Normal de Changchun y en el Instituto de Historia de la Civilización Clásica de la Universidad Normal del Noreste, con el título de profesor asociado. De este modo, introdujo a muchos chinos en el estudio del latín y el griego y en la cultura clásica occidental. Dedicado a los estudios desde muy joven, fue considerado por los fieles como "un gigante de la cultura y la fe", pero también fue apreciado en el campo de la educación cívica. Entre sus principales obras se encuentra la traducción al chino de la Summa Theologiae de Santo Tomás de Aquino.

El 6 de mayo de 1982 fue consagrado secretamente Obispo coadjutor de Siping, del que en 1986, tras la muerte del obispo Chang Zhenguo, pasó a ser Obispo ordinario. Como tal, se comprometió especialmente con la formación de sacerdotes, monjas y laicos, sin dejar de sensibilizar a todos los fieles sobre la evangelización y la caridad. En la diócesis fundó la Legio Mariae y la Congregación religiosa del Monte Calvario, tanto la rama masculina como la femenina. En 1993, fundó el primer centro de salud y la primera residencia de ancianos de la diócesis, así como un orfanato.

En sus últimos años, el obispo Han Jingtao vivió bajo el estricto control de la policía. Tras el funeral, al que no pudieron asistir el clero y los fieles, su cuerpo fue incinerado. Gracias a las insistentes peticiones de su familia, las autoridades locales permitieron que las cenizas del prelado fueran depositadas en el cementerio de su pueblo natal, junto a sus padres. En su lápida, sin embargo, no hay ningún signo religioso ni el título de Obispo. 

Monseñor Joseph Zong Huaide

A las 20:00 horas del 5 de enero de 2021, falleció a la edad de 100 años S.E. Mons. Joseph Zong Huaide, obispo emérito de Sanyuan, provincia de Shaanxi (China continental). Nacido el 16 de junio de 1920 en el pueblo de Wuguanfang, en el condado de Sanyuan, cuarto de cinco hijos de una familia católica, ingresó en el Seminario Menor de Tongyuanfang en 1935. Tras completar sus estudios de teología, fue ordenado sacerdote el 5 de junio de 1949.

A continuación, ejerció su ministerio pastoral en Fuping y luego en Tongyuanfang, como párroco, y después en la catedral de Sanyuan. De 1961 a 1965, como se le prohibió ejercer su ministerio, se retiró a su casa y comenzó a trabajar la tierra. Debido a su fe, fue detenido en 1965 y condenado a campos de trabajos forzados en 1966. En febrero de 1980 fue liberado y volvió a trabajar como sacerdote en Tongyuanfang.

El 9 de agosto de 1987 fue ordenado secretamente Obispo y, al cabo de unos años, fue reconocido oficialmente como tal por las Autoridades civiles. El 23 de diciembre de 1997 pudo hacer una peregrinación a Italia y fue recibido en el Vaticano por el Papa San Juan Pablo II.

En 2003, la Santa Sede aceptó su dimisión. Desde entonces, el obispo Zong Huaide ha dedicado su tiempo a la oración y al servicio caritativo. Su carácter amable y delicado le hizo ser querido por todos. Numerosos recuerdos y elogios de su testimonio se difundieron en las redes sociales tras su muerte.

Del 5 al 10 de enero, el cuerpo de Mons. Zong estuvo expuesto a los fieles en la iglesia de Tongyuan: en el mismo lugar sagrado, el día 11, se celebraron los funerales y se enterró al prelado.

En la actualidad, la diócesis de Sanyuan cuenta con unos 40.000 fieles, con 46 sacerdotes y la presencia de varias congregaciones de religiosos y religiosas.

 

 

22 febrero 2021, 15:53