Vatican News

Monseñor Apicella sobre la muerte de Willy Monteiro: todos estamos en esta causa

El obispo de Velletri-Segni condena "el clima de violencia, de culto a la fuerza física, de supremacía, de desprecio a la vida", como causa de la muerte de Willy Monteiro Duarte, joven italiano de origen caboverdiano de tan solo 21 años, golpeado hasta la muerte en Colleferro (Roma) el pasado fin de semana.

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

Día de interrogatorios en la prisión romana de Rebibbia para la validación del arresto de los cuatro chicos acusados de matar a Willy Monteiro Duarte, de 21 años, durante una pelea fuera de un club en Colleferro, cerca de Roma, el pasado fin de semana.  Los cuatro, que tienen entre 22 y 25 años y tienen antecedentes penales, están acusados de homicidio involuntario y han negado toda responsabilidad. Los detalles del incidente aún no están claros y aunque los investigadores excluyen un motivo racista - la víctima es un chico italiano de origen caboverdiano - la tragedia llama la atención en un contexto de violencia, inconsciencia y desprecio por la vida, como informó a Vatican News, Monseñor Vincenzo Apicella, Obispo de Velletri-Segni, diócesis donde se encuentra Colleferro.

 

R. - No estamos tratando con algo que salió aquí de la nada. No es algo que haya surgido como un "hongo" de la noche a la mañana, sino que es el producto de una situación permanente y subyacente de la que no nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta. Hay un clima de violencia, de culto a la fuerza física, de supremacía, de desprecio por la vida. Es algo endémico, algo que serpentea, se multiplica e infecta como el virus del Covid y si no encontramos no una vacuna, o no encontramos al menos algún antídoto, realmente nos arriesgamos a que esta otra pandemia nos abrume a todos.

Estamos sentados en un barril de pólvora que puede estallar en cualquier momento y en cualquier lugar donde nos encontremos. El hecho de que el asesinato de Willy ocurriera en nuestra puerta, en un lugar donde nunca pensamos que algo así pasaría, es una señal que debo tomar muy en serio. Esto implica a todos y nos hace co-responsables, empezando por las familias, por supuesto, pasando por la escuela y terminando por las comunidades parroquiales, con nosotros los sacerdotes que tenemos, en mi opinión, dos tareas fundamentales. La primera es la de la educación, a la buena vida del Evangelio. Pero antes de la educación está la tarea de conocer el territorio, los problemas que existen y lo que se mueve bajo nuestros pies, de los que a menudo somos completamente inconscientes y de los que no sabemos nada completamente.

- Hay muchos detalles de esta tragedia que coinciden con lo que usted dice. Pienso, en primer lugar, en el hecho de que estas personas, que están ahora bajo arresto, ya tenían antecedentes. ¿Cómo es posible que no podamos prevenir el comportamiento de personas que ya se conocen?

R. Prevenir significa dos cosas. En primer lugar, aislar y hacer que estas personas sean conscientes de que no son en absoluto ni temidas, ni respetadas, ni bienvenidas por la comunidad. Además, prevenir también significa utilizar todos aquellos medios y sistemas con los que el sistema civil y legal nos permite mantener ciertos fenómenos bajo control.

- ¿Hay un problema de racismo en esta zona?

R. - No creo que haya ningún racismo real. Hay muchas personas que normalmente se integran y se insertan. Pero hay una cultura rastrera, sin embargo, fomentada por aquellos que tienen otras responsabilidades en un nivel muy diferente, de exclusión, de racismo, tal vez disfrazada de seguridad, que hace su daño y está presente en el sector de la juventud, sobre todo, que todavía está deslumbrado por este mito de la llamada "hermosa violencia", como se dijo hace muchos años

- En este sentido, la brutalidad de este asesinato también es sorprendente. Se habla de 20 minutos de violencia. ¿Cómo explica este desprecio por la vida?

R. - El hecho de que sea un homicidio involuntario no es una circunstancia atenuante, en todo caso es una circunstancia agravante, porque significa que no te das cuenta de lo que estás haciendo. No se es consciente ni se está al tanto de las consecuencias inmediatas que sus acciones pueden tener y por lo tanto es un elemento radicalmente peligroso para uno mismo y para los demás. Denota una completa incapacidad para la autoconciencia, el autocontrol, la conciencia de lo que uno hace, que es lo mínimo que se puede esperar de una persona que se define a sí misma como humana.

09 septiembre 2020, 11:56