Vatican News
Colecta Tierra Santa Basílica Santo Sepulcro Colecta Tierra Santa Basílica Santo Sepulcro 

13 de septiembre: Colecta especial "Pro Terra Sancta"

Los donativos procedentes de todo el mundo, recogidos el 13 de septiembre, constituyen la "Colecta para Tierra Santa", una ayuda que durante siglos ha sido destinada a los cristianos de Oriente Medio.

Ciudad del Vaticano

Los donativos que se recogen de todo el mundo, el 13 de septiembre, constituyen la "Colecta para Tierra Santa", una ayuda que durante siglos ha sido destinada a los cristianos de Oriente Medio. Para esta ocasión, acompañados por el Custodio de Tierra Santa, Fray Francesco Patton, les ofrecemos una edición especial dedicada a la historia y a las actividades de la Custodia, que desde hace más de 800 años lleva adelante su compromiso de apoyar la presencia cristiana en la tierra de Jesús. Presentamos un especial realizado por el Christian Media Center.

Colecta especial "Pro Terra Sancta"

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

"Preservar la historia, salvar la historia significa salvar la memoria. La nuestra es una época que vive mucho en el presente y, por lo tanto, incluso las personas, las elecciones que hacen las personas, o incluso las comunidades, pueblos y naciones, hoy en día tienden a olvidar su propia historia, a perder sus propias raíces. La memoria, la historia, las raíces son fundamentales".

 

Historia, memoria, raíces: las de la Custodia de Tierra Santa se remontan a más de 800 años. Cuando San Francisco de Asís envió a sus frailes a establecer la "Provincia más allá del Mar". Poco después, ellos mismos recibieron un claro mandato: custodiar - en nombre de la Iglesia Católica - los Lugares Santos, testigos de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Tenemos en nuestros archivos documentos muy valiosos: la bula papal -incluyendo la bula de 1342 con la que el Papa Clemente VI de Aviñón establece, en la práctica, la Custodia de Tierra Santa- pero también la bula anterior. Para nosotros tienen un doble valor: por un lado, se refieren a nuestra historia, por otro tienen un valor muy concreto porque nos permiten documentar nuestra presencia... también cuando, a veces, hay algunas disputas, que requieren la presentación de los documentos que demuestran por qué estamos aquí.

Uno de los momentos clave de esta larga historia está representado por el encuentro de 1219 entre San Francisco y el Sultán de Egipto Al Malek Al Kamel en Damietta, en el Delta del Nilo. A medida que la Quinta Cruzada se extendía por todas partes, este diálogo pacífico entre dos mundos moldeó profundamente el estilo de los frailes de la Custodia.

Las indicaciones que da Francisco son sucesivas al encuentro con el Sultán. Sobre todo, la primera parte en la que dice "no hacer disputas ni controversias" y ponerse al servicio de todos con una clara identidad cristiana, me parece un indicio de que, para nosotros, a lo largo de estos ocho siglos, ha servido realmente de guía.

Las generaciones más jóvenes

La educación y el crecimiento de las nuevas generaciones son algunos de los campos a los que la Custodia de Tierra Santa dedica mayor atención. Es una actividad diaria que tiene lugar en las 15 escuelas que dirige en 5 países, a las que asisten 11.000 estudiantes y 1.100 profesores.

Las escuelas son instrumentos fundamentales para garantizar a la población local la posibilidad de acceder a la formación cristiana -de otro modo imposible de encontrar en esta tierra- pero al mismo tiempo son lugares en los que se vive el encuentro con alumnos y profesores de otras religiones y confesiones cristianas.

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

"En muchas de nuestras escuelas hay un fuerte componente musulmán, pero es posible compartir, vivir juntos. Con los cristianos de otros credos hacemos juntos la hora de la religión: y es una hora de la religión cristiana, desde una perspectiva ecuménica, donde también buscamos conocer algunas diferencias y particularidades que una Iglesia tiene en relación con la otra".

FRAY IBRAHIM FALTAS, ofm - Director de las Escuelas en Tierra Santa

"Hay una hermosa coexistencia y un hermoso diálogo ecuménico en nuestras escuelas. Vivimos esta coexistencia prácticamente todos los días".

Es un cuidado cariñoso de los franciscanos, que no descuidan ni siquiera a los alumnos con necesidades especiales: son acogidos en las escuelas para que puedan superar sus dificultades y dar una sonrisa a sus rostros.

La pandemia del virus de la Corona no logró impedir la actividad educativa de los franciscanos. A través de la educación a distancia, los profesores pudieron superar las barreras del miedo y gracias a su competencia siguieron dando clases a los alumnos, obteniendo resultados realmente satisfactorios.

Las Escuelas de Tierra Santa cubren todos los niveles escolares, desde el jardín de infantes hasta la educación superior. La mayoría de los estudiantes continúan su carrera escolar en la universidad.

H. IBRAHIM FALTAS, ofm - Director de las Escuelas de Tierra Santa

"A menudo tenemos estudiantes que entran a la edad de tres años y continúan hasta que completan sus estudios universitarios. También ofrecemos muchas becas".

GEORGE HLEIS

"Terminé la universidad el año pasado... justo ahí en el Monte de los Olivos".

El objetivo es claro: permitir que los cristianos locales estudien en su propia tierra, evitar que decidan mudarse al extranjero para formarse y luego, tal vez, para vivir.

Cada año se otorgan un total de 500 becas, mantenidas por dos programas diferentes que cubren todos o parte de los gastos de la escuela.

El objetivo son los estudiantes con bajos ingresos familiares que mantienen un alto promedio de notas.

FRAY PETER VASKO, ofm - Custodia de la Tierra Santa - Fundación Franciscana para Tierra Santa

El 95% de estos estudiantes trabajan ahora en los sectores legal, médico, contable y de ingeniería. Y cuando vemos a los jóvenes profesionalizándose y agradeciendo de verdad a la Custodia Franciscana, nuestros corazones se llenan de alegría.

GEORGE HLEIS

Hay muchos jóvenes a los que no les gusta la situación actual, les gustaría ir al extranjero en busca de mejores oportunidades. Yo también lo he pensado, pero me encanta estar en la tierra donde vivió Jesús.

FRAY PETER VASKO, ofm - Custodia de la Tierra Santa - Fundación Franciscana para la Tierra Santa

Es sumamente importante darse cuenta de que, si queremos que los cristianos permanezcan aquí, debemos darles motivación, incentivos: esta motivación y estos incentivos surgen de la posibilidad de acceder a la educación universitaria.

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

Entre las escuelas hay una, la escuela de música "Magnificat", que tiene la particularidad de ver juntos a judíos, cristianos y musulmanes. Y esto nos ayuda a comprender aún más el valor que tienen no sólo las escuelas, sino también las artes, porque a través de la música se crea el diálogo y a través de lo que el Papa Juan Pablo II llamó "el camino de la belleza", "el camino del 'arte', se llega a compartir los valores y también a hacer juntos, algo muy hermoso.

FRAY ALBERTO PARI, ofm - Director de la escuela de música "Magnificat"

Es un gran proyecto de la Custodia de Tierra Santa, y es una escuela abierta a todos: la mayoría de los alumnos son cristianos, pero también hay musulmanes y judíos. Tenemos la gran esperanza de formar una generación de músicos sin fronteras.

Un hogar para los necesitados

 Las piedras y la gente, el aceite y la casa... y la gratitud por la misión de los frailes franciscanos. Si a mediados del siglo pasado la Custodia de Tierra Santa ofrecía "pan y aceite" como ayuda diaria en sus parroquias, hoy, debido a las diferentes necesidades de la población, proporcionar alojamiento o vivienda para una vida digna se ha convertido en un medio para mantener viva la presencia cristiana en Tierra Santa.

GRACIELA QAMAR - Residente de la antigua ciudad de Jerusalén

"Esta casa es toda mi vida. Es un lugar especial para mí y nunca podría dejarla. Mi hijo Musa intentó varias veces convencerme de que me fuera a vivir al extranjero, pero yo siempre le respondí con una negativa absoluta".

La Custodia de Tierra Santa ofrece más de 582 casas en Jerusalén -distribuidas en la ciudad antigua y sus alrededores- y también 72 casas en Belén, que albergan a unas 2.050 personas.

Hasta ahora hay más de 700 solicitudes de vivienda, de las cuales al menos 250 son urgentes.

Los frailes franciscanos de Tierra Santa no se limitan sólo a custodiar y conservar las piedras de estos lugares, sino que también se ocupan de las piedras vivas, es decir, de los cristianos del lugar y especialmente de los que se encuentran en condiciones difíciles. Un ejemplo de este compromiso está representado por la Casa da Crianza de Belén, fundada en 2007, que acoge hoy en día a más de 24 niños y adolescentes que se encuentran en condiciones particulares de vulnerabilidad social.

JOSEPH SAYEH - Belén

"Mi padre está enfermo, tiene muchos problemas de salud y no trabaja. Gracias a Dios que mi madre encontró un trabajo recientemente. Nuestra casa es muy pequeña y no cabemos en ella juntos, pero gracias a Dios comemos, bebemos y estamos vivos".

Los frailes franciscanos viven y trabajan en algunos de los contextos de crisis más difíciles del mundo, como Siria. La Custodia de Tierra Santa también está presente aquí, donde es aún más fuerte el compromiso de estar cerca de la población -en particular de la población cristiana- afectada por la guerra y por una grave crisis económica, la persecución y las dificultades de ser una minoría, que lleva a cientos de miles de personas a huir.

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

"También hay que tener en cuenta la entrega de la vida: los frailes a lo largo de la historia lo han hecho de muchas maneras, permaneciendo en momentos difíciles de persecución, en tiempos de pandemia como los de la peste y el cólera. Hoy nos encontramos en otro momento difícil, porque el problema de la guerra y la crisis económica se suma también al problema de la pandemia para los que están en Siria".

La falta de un bien esencial, como una casa para vivir, ha afectado en las últimas semanas a la capital libanesa, Beirut, donde la terrible explosión de agosto que destruyó la zona alrededor del puerto generó 300.000 personas desplazadas. La Custodia, presente en el Líbano con cuatro conventos, está haciendo todo lo posible para contribuir activamente a la reconstrucción.

En Siria, desde 2017, la Custodia ha ayudado a la población local a reconstruir o renovar las casas afectadas por la larga guerra que comenzó en 2011. Lo hace en los pueblos pequeños a través de los párrocos, y en particular en Alepo en colaboración con la Asociación Pro Terra Sancta. Ya hay 700 casas reconstruidas.

Residente

"Después de la explosión, todo el edificio se derrumbó, no quedó nada. Afortunadamente, en ese momento, no estábamos cerca. No pudimos sacar nada de nuestra casa. Nos escapamos y alquilamos otro apartamento". "Estábamos en casa cuando la pared se derrumbó. Era la una de la tarde... un viernes... de 2013. Justo después del colapso nos escapamos. Ahora estamos felices, muy felices".

Santuarios y peregrinos

Pero la primera y fundamental misión de los franciscanos sigue siendo siempre la misma: custodiar los Lugares Santos. Hay 80 santuarios presentes en las actuales fronteras de Israel, Palestina, Jordania Y Siria.

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

"Debemos recordar siempre cuál es el mandato del Papa Clemente VI de 1342, que nos pide que estemos en los santuarios, que vivamos en los santuarios.

Desde el Monte Nebo, donde Moisés contempló la Tierra Prometida... a los santuarios de la vida, pasión y muerte de Jesús.

Jerusalén es considerada el corazón de la Tierra Santa. En el Monte de los Olivos, los Santuarios de la Pasión: el llanto o el lamento de Jesús sobre Jerusalén se celebran en la iglesia de Dominus Flevit, que ofrece una de las vistas más significativas de la Ciudad Santa.

Unos metros más abajo, junto al huerto de olivos, está la Basílica de Getsemaní, el lugar de la agonía de Jesús, el Viernes Santo, antes de su arresto.

Dentro de las murallas de Jerusalén, los peregrinos pasan por las XIV estaciones del Vía Crucis. Una práctica iniciada por los franciscanos en el 1600 y repetida cada viernes hasta hoy.

Pero para los cristianos, Jerusalén tiene un corazón: la Basílica del Santo Sepulcro, donde están el Calvario y la Tumba de Cristo.

La Basílica abre muy temprano a las 4 de la mañana: las tres comunidades cristianas responsables de ella - la católica o latina, representada por los frailes franciscanos, la greco-ortodoxa y la armenia - abren juntas sus grandes puertas: día y noche celebran alternativamente en las diferentes partes de la iglesia y en los espacios comunes como la Tumba y el Calvario.

Sin embargo, después de años de crecimiento muy fuerte, en 2020 el número de peregrinos fue cero debido a la propagación del Coronavirus y el consiguiente cierre de las fronteras: no hay más grupos en toda Tierra Santa, ya no hay largas filas para acceder a los santuarios, que durante mucho tiempo permanecieron cerrados a los fieles y que ahora aparecen casi vacíos... así como las calles de las ciudades.

FRAY SALVADOR ROSAS FLORES, ofm - Presidente del Convento del Santo Sepulcro

"La esperanza siempre nos ha acompañado, aunque la puerta esté cerrada, la esperanza de abrirla, de volver a acoger a los cristianos, de mostrar los lugares santos, de llevarlos nosotros mismos adentro. Esta esperanza permanece entre nosotros, entre los frailes, entre los cristianos. Debemos ser cautelosos, por supuesto, el Señor nos lo recomienda mucho. La esperanza tendrá que enriquecerse con el tiempo".

Pagando las consecuencias de la pandemia está también la red de "Casas Nuevas", que son gestionadas por la Custodia, creadas precisamente para acoger a un número de peregrinos que ha seguido creciendo en las últimas décadas.

FRAY IBRAHIM FALTAS, ofm - Director de la Casa Nueva  - Jerusalén

"Casa Nueva", la casa de los peregrinos. La Casa Nueva es el lugar favorito de todos los peregrinos que vienen a visitar la Tierra Santa, los Lugares Santos. Tenemos casas en Jerusalén, Belén, Nazaret, Tiberíades, Tabor y Ein Karem, todas estas nuevas casas para los peregrinos que vienen aquí".

Buena estructura de recepción, habitaciones con baño, restaurantes. Las instalaciones de la Casa Nueva de Nazaret y las otras siempre han ofrecido servicios de buena calidad a los peregrinos. Después del 11 de marzo, debido a la pandemia, estaban completamente vacías.

FRAY CARLOS MOLINA, ofm - Director de la Nueva Casa - Nazaret

"Eso significa que no había ingresos financieros para Casa Nueva. No había trabajo para la Custodia, ni para mantener los Santuarios, pero sobre todo no había ingresos para los trabajadores de la Casa Nueva".

ELIANA GHAWALI - Gerente de la Reserva Casa Nuva - Belén

"¡Este año debería haber venido mucha gente, teníamos reservas hechas para cada mes! Lamentablemente en marzo tuvimos que cerrar por el coronavirus, y hasta ahora la casa está cerrada, ya no trabajamos".

FRAY SEVERINO LUBECKI, ofm - Director de la Casa Nueva - Ein Kerem

"Por supuesto que la estructura no puede ser abandonada: debe ser mantenida, debe ser limpiada todos los días, el mantenimiento de rutina debe hacerse siempre en el interior".

FRAY FRANCESCO PATTON, ofm - Custodio de Tierra Santa

"Somos una orden mendicante, como franciscanos, así que San Francisco nos enseñó que debemos pedir con confianza y acoger con gratitud. De lo que recibimos, también rendimos cuenta. Porque cada año en la página web de la Custodia, en el sitio web de los Comisarios de Tierra Santa, en la página web de la Congregación para las Iglesias Orientales, se publica la lista de obras que hacemos en gran parte gracias a la Colecta del Viernes Santo, o Colecta para Tierra Santa, que este año tiene lugar el 13 de septiembre. Por esta razón, cada año pedimos la ayuda, el apoyo también económico de todos los cristianos del mundo, y luego agradecemos lo que los cristianos de todo el mundo nos dan como expresión de su cercanía, su solidaridad y su amor".

11 septiembre 2020, 14:00