Vatican News
CHILE PROTESTS CHILE PROTESTS  (ANSA)

Tres crisis entrelazadas en Chile. Análisis del Arzobispo de Concepción

Monseñor Fernando Natalio Chomalí Garib denuncia que, además de la crisis de covid-19, se ha sumado la crisis política. “Ha llegado el momento de un mayor consenso, de la simpatía mutua y sobre todo de la solidaridad”, insta el prelado.

Ciudad del Vaticano

A la crisis sanitaria y socioeconómica que atraviesa Chile se suma, lamentablemente, una tercera, la política, cuyas impredecibles consecuencias deben alertar a todos los actores sociales del país sudamericano. La alarma la da el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Natalio Chomalí Garib, en el editorial del último número de la revista diocesana “Diálogo”, fundada por él hace once años.

Crisis que afectan a toda la población

“La crisis sanitaria está dejando miles de muertos, miles de enfermos, miles de familias en duelo, y mucha tristeza y desesperación”, denunció el prelado, evocando también “la crisis socioeconómica, con miles de despidos, miles de personas y familias sin futuro, al menos a corto plazo”. “Aunque la sociedad civil ha logrado responder en parte, dejando un cierto margen de maniobra, las consecuencias se verán por más tiempo”, advierte el obispo, reiterando que “no hay mayor fuente de violencia que el hambre, la desesperación y el sentimiento de sentirse derrotado”. Por eso “todo lo que el Estado, el mundo de los negocios y la sociedad civil organizada hacen hoy en día es una emergencia primaria”.

Política en crisis

En cambio, Monseñor Chomalí Garib lamenta que las coaliciones políticas muestren públicamente sus divisiones internas, generando una grave inestabilidad política que dará lugar a una profunda ingobernabilidad. Del mismo modo el prelado subraya la desafección de los partidos por el desarrollo de la verdadera política y la búsqueda del bien común.

Además, el Arzobispo de Concepción critica en particular la actitud de aquellas muchas personas “que saben utilizar con habilidad las palabras que penetran profundamente en aquellos que no tienen el pan garantizado para mañana”. El prelado chileno lamenta con dolor que ante el drama que está viviendo el país no haya habido tregua política y que los dirigentes estén siempre atrapados en sus disputas internas. Por eso exhorta: “Es la unidad la que nos sacará de esta situación que perjudica la vida de los chilenos; es el reconocimiento de que la verdad es sinfónica y por lo tanto todos tienen algo que ofrecer para alcanzar el objetivo final: el bien común”. Y asegura que las tres crisis que vive el país “no nos permiten ver un futuro claro y traerán (...) menos paz”.

Tiempo de la simpatía y solidaridad mutua

“Creo que ha llegado el momento -concluye Monseñor Chomalí Garib dirigiéndose a los dirigentes chilenos- de un mayor consenso, de la simpatía mutua y sobre todo de la solidaridad. Les pido que lo hagan mirando a aquellos cuyo futuro depende en gran medida de las políticas públicas, derivadas de aquellos que tienen el solemne mandato de llevarlas adelante”.

Chile se encuentra entre los países con mayor número de infecciones y muertes en América Latina. El presidente Sebastián Piñera presentó a la opinión pública un nuevo plan de cinco pasos, llamado “paso a paso”, para sacar gradualmente al país de las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus. El Jefe de Estado explicó que este nuevo plan se pondrá en marcha tan pronto como se levanten las cuarentenas que actualmente afectan a diez millones de personas, más de la mitad de la población.

 

Fuente: L'Osservatore Romano. 28 de julio de 2020

29 julio 2020, 09:51