Vatican News

Presidente CLAR: Querida Amazonia, opción por Jesús, aliados de los pueblos indígenas

“La Exhortación Apostólica del Papa Francisco, es una invitación para nosotros los religiosos a continuar haciendo vida en la Amazonia”. Entrevista a la Hermana Liliana Franco Echeverri, o.d.n., Presidente de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR).

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Querida Amazonia es un sí amoroso a esa invitación de hacer que la Iglesia asuma su misión de aliada de los pueblos indígenas, es la actualización afectiva y también efectiva de la opción por Jesús en medio de los pueblos de la Amazonia, sentimos que no se trata sólo de un listado de acciones, compromisos, modos operativos de proceder, sino que sobre todo es una ubicación del corazón en defensa de la vida, de la dignidad humana, de la tierra, de las culturas, de todo este proceso”, lo afirma la Hermana Liliana Franco Echeverri, o.d.n., Presidente de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos (CLAR), comentando la publicación de la Exhortación Apostólica Postsinodal del Papa Francisco ‘Querida Amazonia’.

La Iglesia asuma su misión de aliada de los pueblos indígenas

La Presidente de la CLAR da conocer que, “la Vida Religiosa de América Latina y el Caribe recibe la Exhortación consciente de la dialéctica que hay entre ella y el Documento Final y también urgida por el compromiso de seguir abriendo caminos de novedad y de profetismo en nuestra Iglesia”. Para nosotros, afirma la Hermana Liliana, durante todo este proceso sinodal ha resonado con mucha fuerza la invitación a que la Iglesia asuma su misión de aliada de los pueblos indígenas en el cuidado de la vida, de la tierra y de las culturas. “Por eso sentimos que ‘Querida Amazonia’ – precisa la Religiosa – es un sí amoroso a esa invitación, es la actualización afectiva y también efectiva de la opción por Jesús en medio de los pueblos de la Amazonia, sentimos que no se trata sólo de un listado de acciones, compromisos, modos operativos de proceder sino que sobre todo una ubicación del corazón en defensa de la vida, de la dignidad humana, de la tierra, de las culturas, de todo este proceso”.

Ecología y justicia social están plenamente unidas

Asimismo, Hermana Liliana Franco señala que, la Exhortación Apostólica Postsinodal del Papa Francisco “nos ayuda a seguir creciendo en conciencia acerca de la importancia de la Amazonia para toda la humanidad y nos ubica nuevamente desde la convicción de que todo está interrelacionado y es una invitación nuevamente a la conversión ecológica, el sueño ecológico que nos propone con esa certeza de que ecología y justicia social están plenamente unidas”. En ese sentido, precisa la Religiosa, “es como una propuesta de una visión integradora de la realidad, nos está lanzando a vivir con mayor conciencia de que urge velar por la defensa de la Amazonia y a trabajar por modelos de desarrollo que sean justos, solidarios, no excluyentes, ni depredadores”. Por ello, queremos situarnos del lado de la vida, del cuidado, en realidad lo que los pueblos indígenas nos piden es que seamos sus aliados, sus compañeros de camino.

Conscientes de que tenemos la responsabilidad de hacer vida

La Presidente de la CLAR concluye diciendo que, “el Documento Final ya expresaba que la Amazonia es una hermosura herida y por eso también la Vida Religiosa se siente llamada a desentrañar esa identidad profética. No es posible callar – precisa la Hermana Liliana – nos urge continuar apostando por una Vida Religiosa con identidad amazónica y tenemos que cuidar que nuestros procesos formativos incorporen la sensibilización socio-ambiental y que se puedan desarrollar también desde un enfoque intercultural”. La Exhortación, en ese sentido, agrega la Religiosa, es una invitación para nosotros los religiosos a continuar haciendo vida, pues esto que nos llega como una posibilidad para la Iglesia de seguir trabajando por esos caminos de novedad, por esos caminos de profetismo, pero también un servicio en la Iglesia que se pueda hacer más sinodal, más compartido, de mayor participación y ahí sentimos que tenemos un desafío. Estamos agradecidos y conscientes de que tenemos la responsabilidad de hacer la vida.

15 febrero 2020, 09:00