Buscar

Vatican News
Cardenal Pietro Parolin de visita en Alemania. (Foto de Archivo) Cardenal Pietro Parolin de visita en Alemania. (Foto de Archivo)  (AFP or licensors)

Cardenal Parolin en Estrasburgo: "Europa necesita caridad"

El cardenal secretario de Estado de la Santa Sede presidió el domingo una misa con motivo del 1300 aniversario de la muerte de Santa Odilia, patrona de Alsacia, región del noreste de Francia. Habló de la figura de Santa Odilia y del invierno demográfico que atraviesa Europa.

El cardenal Pietro Parolin presidió una misa el domingo 4 de julio de 2021, a las 16:00 horas, en la catedral de Estrasburgo, con motivo del 1300 aniversario de la muerte de Santa Odilia, patrona de Alsacia. El legado papal comenzó expresando su alegría por estar en "esta magnífica ciudad de Estrasburgo, en el corazón de Europa, para representar al Santo Padre", antes de transmitir a la asamblea el cordial saludo y la bendición del Papa.

El cardenal Parolin visita Estrasburgo

Refiriéndose a la figura de Santa Odilia, venerada en varias regiones europeas, el cardenal alabó su "brillante ejemplo" que "merece ser recordado con gratitud": En la vida de la santa, "se manifiesta el poder y la delicadeza de la acción divina", "en su existencia reconocemos al Señor que acoge y eleva a los abandonados, y también la paradoja de quien, creyéndose mejor y más digno, se descubre al final necesitado de misericordia y de salvación, y encuentra la curación a su ceguera moral por la intercesión de aquella a la que había rechazado con desdén". "

Pietro Parolin, hablando en francés, retomó el episodio de Isaías: "Sed fuertes, no temáis. Este es tu Dios: él mismo viene y te salvará. Entonces los ojos de los ciegos verán y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un ciervo, y la boca del mudo gritará de alegría; porque brotará agua en el desierto, arroyos en la tierra seca. Los que el Señor ha liberado volverán; entrarán en Sión con un grito de alegría, coronados de gozo eterno. La alegría y el gozo se unirán a ellos, la tristeza y la queja huirán" (Is 35,4-10). A la luz de estas "consoladoras" palabras, el cardenal invitó a "prestar atención a lo esencial de nuestra fe, para alimentar una esperanza de roca, que nadie puede quitarnos". La fe, "profesa al Todopoderoso que se deja golpear y humillar por los pecadores, y clavar en la Cruz. Pero esta aparente derrota se transforma en victoria, y la resurrección de Cristo es una anticipación de la nuestra, para la que la muerte se convierte en redención y el sufrimiento se transforma en alegría".

"Celebrar a Santa Odilia es proclamar el poder de Dios, que se sirve de las circunstancias más desgraciadas para formar almas santas", continuó el legado papal.

Salir del invierno demográfico

A continuación, el cardenal volvió a hablar del "invierno demográfico" que atraviesa Europa: "Europa necesita esperanza, si quiere que termine el invierno demográfico, que no es fruto principalmente de una crisis económica o social, sino del debilitamiento de la esperanza y del auténtico sentido de la vida y de la existencia".

"Europa necesita redescubrir el sentido profundo de sus raíces. "Europa necesita la fe en Dios", continuó, antes de lanzar un vibrante llamamiento sobre la caridad que necesita Europa para acoger a los más débiles, "Europa necesita la caridad, poner en el centro de sus preocupaciones a los que sobreviven en la marginalidad, en la pobreza o en la exclusión, Europa necesita caridad, poner en el centro de sus preocupaciones a quienes sobreviven en la marginalidad, la pobreza o la exclusión, y gestionar el fenómeno migratorio con sabiduría y previsión, para hacer factible una verdadera integración, que se convierta en fuente de oportunidades y fraternidad y aleje el riesgo de dolorosas separaciones e incomprensiones, espectros de una cultura que niega que todos los seres humanos sean hermanos, Fratelli tutti. "

La página del Evangelio proclamada el domingo ofrece una ayuda importante y precisa para llegar a ella, detalló Pietro Parolin, "como Santa Marta, estamos agitados por muchas cosas, quisiéramos hacer todo y saber todo, controlar todo y prever todo, olvidando que somos incapaces de tanta perfección. En cambio, sería deseable imitar a María, que se sentó a los pies de Jesús para escuchar sus palabras".

A continuación, el cardenal Parolin dio claves para poner en práctica sus palabras: "Si nos hacemos íntimos de Jesús, encontraremos la claridad y la constancia indispensables para actuar bien", "Que Santa Odilia nos ayude a vivir plenamente la modernidad como ella vivió plenamente su tiempo, y que nos ayude a abrir los ojos a Dios, fuente de nuestro ser, guía de nuestros pasos, luz y salvación".

Ordenación del arzobispo Reithinger

La presencia del cardenal Parolin en Estrasburgo fue también la ocasión de la ordenación del nuevo obispo auxiliar de la diócesis de Estrasburgo, Mons. Gilles Reithinger, hasta ahora Superior General de las Misiones Extranjeras de París. Dado el régimen concordatario vigente en Alsacia, el obispo Reithinger fue objeto de un nombramiento conjunto del Papa y del Presidente de la República Francesa, con publicación en el Journal Officiel el 26 de junio. "Tu vida y tu camino muestran la constante benevolencia del Señor", dijo el cardenal a monseñor Reithinger, invitándole a "dedicar todas tus energías, tu tiempo, tus pensamientos y tus proyectos de vida a tu misión: santificar al pueblo de Dios".

05 julio 2021, 08:57