Vatican News

Aula Pablo VI, el 50 aniversario de la casa de las Audiencias

El 30 de junio de 1971, el Papa Montini inauguró el espacio creado por el arquitecto Pier Luigi Nervi, que en medio siglo ha reunido a millones de personas para escuchar a cinco Pontífices y ha acogido innumerables eventos.

Alessandro De Carolis - Ciudad del Vaticano

"Nosotros mismos, previendo sus dimensiones, proporcionadas al propósito, le animamos, al principio, a atreverse". Detrás del genio de Pier Luigi Nervi está la visión de Giovanni Battista Montini. Un gran horizonte, universal es el caso de decir, que surgió de una observación práctica. Hasta ese momento, los fieles y los turistas que acudían al Vaticano en número cada vez mayor vivían la Basílica de San Pedro como una especie de lugar único para todos y para todo: escuchar al Papa o deambular por los pasillos haciendo fotos, seguir el mensaje de una Audiencia general o perderse entre la magnificencia de la historia y el arte. Era necesario diferenciarse, o más bien, como diría Pablo VI el 30 de junio de 1971, "liberar la Basílica de San Pedro de la multitud que se ha convertido en costumbre de la multitud heterogénea y viva que abarrota nuestras Audiencias generales, y ofrecer a nuestros visitantes un Aula de acogida más adecuada".

Pablo VI saluda al arquitecto Pier Luigi Nervi (30 de junio de 1971)
Pablo VI saluda al arquitecto Pier Luigi Nervi (30 de junio de 1971)

No es un monumento, es un impulso del alma

Practicidad, pues, pero con "alma" para modelar ese hormigón con su forma parabólica, que juega con las curvas, las elipses de los ventanales y la imponencia de los pilares sobre los que se apoya. Así nació el Aula Nervi, que Pablo VI encargó a mediados de los años sesenta al ingeniero y arquitecto de Valtellina, ya conocido por haber firmado, entre otros, el proyecto del Palacio de los Deportes de Roma o el rascacielos de la Plaza de Australia de Sidney. Nervi, que hizo del valor de lo "estático" y de la "funcionalidad" la regla de sus obras (porque el arte, sostenía, no puede ser sólo estético), entre 1966 y 1971 se preparaba para dar forma y estructura al gran espacio imaginado por el Papa Montini en el terreno adyacente a la Basílica, donado en gran parte por los Caballeros de Colón.

El Papa Pablo VI en la inauguración del Aula Nervi
El Papa Pablo VI en la inauguración del Aula Nervi

Una gran construcción no por "amor al poder o a la pompa" -explicó Pablo VI el día de la inauguración, hace 50 años-, no una expresión de "orgullo monumental, ni de vanidad ornamental", sino la conciencia de que, aunque "pequeñas criaturas y humildes cristianos" servimos, dijo, "a un designio inmenso y hasta infinito, a un pensamiento divino". Y la creatividad del arte cristiano, recuerda el Papa Montini, tiene en sí misma el impulso de "expresarse en signos grandes y majestuosos".

La gente que participó en la inauguración del Aula Nervi
La gente que participó en la inauguración del Aula Nervi

El gasto que no condiciona la caridad

Y sobre el tema de la practicidad, es interesante recordar aquella Audiencia general del 30 de junio de 1971, a veces incluso animada, las palabras que el Papa reservó para el capítulo de los gastos realizados. No minimizó la "carga" que supuso para las arcas vaticanas en los años de la obra abierta, pero aseguró que en ningún caso todo eso habría pesado en la ayuda que la Santa Sede tenía en mente destinar a los más frágiles. Y, en efecto, en aquella ocasión Pablo VI hizo dos promesas: socorrer a un "grupo de habitantes de los barrios bajos" de la periferia de Roma y crear un nuevo organismo con la tarea de "facilitar" de manera intensiva "la actividad caritativa de la Iglesia en el mundo". Quince días después, el 15 de julio de 1971, nació el Consejo Pontificio "Cor Unum", que llevó la caridad del Papa a los más pobres del planeta, y dos años más tarde, el 31 de octubre de 1973, el propio Pablo VI bendijo las casas construidas en Acilia, una "aldea" que llevaba su nombre y que ofrecía un verdadero techo a quienes lo tenían de madera y calaminas.

El Papa saluda a algunos peregrinos
El Papa saluda a algunos peregrinos

El símbolo que lleva a un más allá

El Aula Nervi, la sala de las Audiencias, es la nueva casa de todos, "insertada ya en la misión del Pontificado Romano". Y el Papa Montini concluye ante los primeros miles de invitados que la llenaron con un deseo: que se convierta en "símbolo", que "sea estímulo espiritual para conocer mejor y apreciar mejor la Iglesia y su misterio trascendente".

Aula Nervi
Aula Nervi
01 julio 2021, 15:30