Vatican News
El teólogo suizo Hans Küng. El teólogo suizo Hans Küng.  (UNED Universidad Nacional de Educación a Distancia)

Kasper: Küng era crítico y combativo pero hombre de diálogo

En una entrevista concedida a L'Osservatore Romano, el presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos recuerda al teólogo suizo fallecido ayer, del que fue asistente universitario en los años sesenta: las claras diferencias en el campo doctrinal nunca han minado la estima y el deseo de diálogo.

Nicola Gori - Ciudad del Vaticano

Profundamente apegado en su corazón a la Iglesia, nunca pensó en abandonarla, pero también la criticó duramente, abriendo discusiones y debates, especialmente sobre algunos dogmas fundamentales, como la infalibilidad del Papa. Esta es, en resumen, la semblanza del teólogo suizo Hans Küng, fallecido ayer, martes 6 de abril, a los 93 años de edad. El cardenal Walter Kasper, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, cuenta en una entrevista con L'Osservatore Romano su propia experiencia personal con Küng, del que fue asistente en la Universidad de Tubinga de 1961 a 1964 y con el que mantuvo un vínculo de estima y respeto, aunque discrepaba en el contenido teológico de su pensamiento.

¿Cómo conoció al teólogo suizo?

Le conocí cuando estaba haciendo mi doctorado en la Universidad de Tubinga. Fue hacia finales de los años cincuenta. En 1961 recibí el título de doctor en teología e inmediatamente después, hasta 1964, fui asistente de los profesores Leo Scheffczyk y Hans Küng. De ambos aprendí. Después, cuando me doctoré en 1964, me trasladé a la Facultad de Teología de Münster para enseñar teología dogmática.

¿Cuál era su relación con Küng?

Mi relación con él era buena. Colaboramos bien en esa época. Nos distanciamos después en la cuestión del dogma de la infalibilidad papal y en otras cuestiones cristológicas y teológicas. Recuerdo que me distancié de él cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe, en 1979, le revocó la missio canonica, es decir, la licencia para enseñar teología. Eso desencadenó una verdadera crisis en el profesorado, que se dividió. En las últimas décadas nuestra relación ha sido siempre de respeto mutuo. Hemos intercambiado regularmente saludos y buenos deseos en ocasiones festivas. Por supuesto, seguían existiendo diferencias teológicas, pero en el plano humano la relación era sencilla y pacífica. Especialmente con motivo de su octogésimo cumpleaños, mantuvimos un excelente intercambio de cartas.

¿En qué puntos, en particular, no está de acuerdo con Küng?

Küng no era sólo una voz crítica con la Iglesia o un rebelde. Era una persona que deseaba renovar la Iglesia y llevar a cabo su reforma. Había una base común, como la teología neoescolástica, basada en la Biblia y en la investigación histórica. Sin embargo, él, a mi juicio, fue más allá -más allá de la ortodoxia católica- y, por tanto, no se quedó atado a una teología basada en la doctrina de la Iglesia, sino que "inventó" su propia teología. Como dijo Yves Congar, Küng era católico, pero a su manera. Se sintió llamado como teólogo a cambiar las cosas en la Iglesia y consiguió, con eficacia, explicar el Evangelio incluso a personas alejadas de la fe. En esto hizo bien, pero su eclesiología es demasiado "liberal". También se alejó de la posición del teólogo suizo Karl Barth, su gran maestro. Sin embargo, en un punto coincidimos: en la necesidad del diálogo ecuménico. Dio el primer paso en ese ámbito. Sin embargo, estábamos distanciados y había diferencias sobre la doctrina de la justificación y sobre los ministerios en la Iglesia. En cualquier caso, con él se podía hablar. Era un hombre combativo: amaba, es decir, los diálogos de tono fuerte. Seguían existiendo diferencias entre nosotros, pero nunca se creó una enemistad.

¿Eran más bien cuestiones de mérito o de método?

No era sólo una cuestión de método, sino de claras diferencias de contenido, especialmente, como he dicho, sobre la infalibilidad del Papa y sobre Jesús como Hijo de Dios. No discuto que se pueda criticar, pero depende de cómo se digan las cosas. Y criticó a su manera, con dureza, a veces injustamente. Por el contrario, tenía un lenguaje comprensible para todos cuando explicaba la religión a quienes estaban alejados o se habían alejado de la fe y de la Iglesia.

¿Cuál es el legado que dejó a la Iglesia?

Creo que ha dejado un importante legado a la facultad de teología de Tubinga, especialmente en la cuestión del diálogo interreligioso. Por eso se ganó el respeto también fuera de la Iglesia. En 1993 creó la Fundación Weltethos (Ética Mundial), para promover la cooperación entre religiones mediante el reconocimiento de valores comunes. No sólo eso: también dejó a la Iglesia otras ideas de reforma que se han hecho actuales en Alemania. Dicho esto, personalmente tengo dudas sobre estas reformas. Yo estoy en otra posición, porque quería la ordenación de mujeres y la abolición del celibato.

¿Eran más bien cuestiones de mérito o de método?

No era sólo una cuestión de método, sino de claras diferencias de contenido, especialmente, como he dicho, sobre la infalibilidad del Papa y sobre Jesús como Hijo de Dios. No discuto que se pueda criticar, pero depende de cómo se digan las cosas. Y criticó a su manera, con dureza, a veces injustamente. Por el contrario, tenía un lenguaje comprensible para todos cuando explicaba la religión a quienes estaban alejados o se habían alejado de la fe y de la Iglesia.

¿Siguió sus batallas con franqueza mientras permanecía dentro de la Iglesia?

Nunca dejó la Iglesia y nunca quiso dejarla. Muchos teólogos abandonaron la Iglesia tras el Concilio Vaticano II. Él no. En el fondo de su corazón era católico. Por supuesto, su comportamiento no siempre fue así. Pero eso es otra cosa: nunca pensó en dejar la Iglesia. Y eso es muy importante. Además, al final de su vida hubo un acercamiento con el Papa Francisco. El verano pasado, llamé por teléfono al Pontífice y le dije que Küng estaba cerca de la muerte y que quería morir en paz con la Iglesia. El Papa Francisco me dijo que le transmitiera sus saludos y bendiciones "en la comunidad cristiana". Ciertamente, las diferencias teológicas se mantuvieron y no se resolvieron. A estas alturas ya no se podían discutir. Sin embargo, a nivel pastoral y humano, hubo una pacificación. Él mismo, después de su 90 cumpleaños, hace tres años, habló de una rehabilitación de hecho, no jurídica. Con la elección del Papa Francisco hubo un cierto consenso por su parte al magisterio petrino, pero lo interpretó demasiado con las ideas de su tiempo. Sin embargo, puedo asegurar que estaba ansioso por la reconciliación. Quería morir en paz con la Iglesia a pesar de todas las diferencias.

¿Cómo era la relación entre los dos profesores y teólogos Joseph Ratzinger y Hans Küng?

Ratzinger fue profesor en Tubinga durante dos años y medio, en la misma facultad que Küng. Se reunieron en 1957 y colaboraron como expertos en teología en la última sesión del Concilio Vaticano II. Estaban en posiciones teológicas diferentes. Se estimaban y respetaban mutuamente, pero no estaban de acuerdo. Cuando Ratzinger se convirtió en el Papa Benedicto XVI, invitó al teólogo a Castel Gandolfo para un encuentro y una discusión en profundidad, no sobre diferencias, sino sobre cuestiones generales de teología. La estima y el respeto mutuos aún perduran. Debo decir que Küng había hablado mal de Ratzinger en el pasado. Y eso para mí era inaceptable. Sin embargo, creo que la estima de Ratzinger se ha mantenido uniforme en los últimos meses. Sé que Benedicto XVI rezó por él, la relación personal entre ambos no se interrumpió.

 

07 abril 2021, 17:30