Buscar

Vatican News
El arzobispo Oscar Rizzato, Limosnero del Papa desde 1989 a 2007 El arzobispo Oscar Rizzato, Limosnero del Papa desde 1989 a 2007 

Falleció Oscar Rizzato, limosnero de dos Papas

El obispo de origen véneto murió en Padua. Tenía 91 años. Nombrado por San Juan Pablo II en 1989, acompañó a Benedicto XVI en los dos primeros años de su pontificado.

VATICAN NEWS

Había continuado sirviendo, mientras su condición física lo permitía, entre los asistentes espirituales del Vicariato de la Ciudad del Vaticano, el Arzobispo Oscar Rizzato, antiguo limosnero de Su Santidad, fallecido en el hospital de Padua el lunes 11 de enero, unas semanas antes de cumplir noventa y dos años. Son precisamente ladiócesis véneta y la Santa Sede, en particular la Secretaría de Estado y la Limosnería Apostólica, los dos polos a lo largo de los cuales se desenvuelve el hilo de su ministerio sacerdotal y episcopal.

En el territorio diocesano de Padua, precisamente en San Giorgio delle Pertiche, nació de hecho el 8 de febrero de 1929. Habiendo completado sus estudios clásicos para la formación al sacerdocio en el seminario local y ordenado sacerdote el 4 de julio de 1954 por el obispo Girolamo Bartolomeo Bortignon, Don Oscar había sido vicerrector y profesor en el seminario menor. De 1957 a 1961 asistió a la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Padua, obteniendo la licenciatura en Arqueología Cristiana. Al mismo tiempo había trabajado en el servicio religioso y enseñado religión en el Instituto Configliachi en la ciudad de San Antonio.

El 1º de diciembre de 1961, durante el pontificado de Juan XXIII, fue llamado a Roma, comenzando su servicio en la Secretaría de Estado como encargado de archivos y como asistente de estudios de la Secretaría de Letras Latinas. En 1973, bajo el mandato de Pablo VI, fue ascendido a redactor de breves pontificios y en 1976 también asumió la tarea de asistencia espiritual al personal del aparcamiento estatal de la Ciudad del Vaticano. En 1983, bajo el mandato de Juan Pablo II, se convirtió en jefe de la oficina de la Secretaría de Estado, y fue destinado al alto cargo de asesor de asuntos generales, junto con Monseñor Crescenzio Sepe, el 9 de octubre de 1987.

Dos años más tarde, el 23 de diciembre de 1989, el Papa Wojtyla eligió a Monseñor Rizzato como su limosnero - sucesor de Antonio María Travia - elevándolo a la dignidad arzobispal y asignándole la sede titular de Viruno. El mismo Pontífice polaco le confirió la ordenación episcopal el 6 de enero de 1990, en la Basílica Vaticana, con los arzobispos Giovanni Battista Re y Miroslav Marusyn como co-consagrantes. Durante diecisiete años dirigió la oficina de la Santa Sede que tiene la tarea de ejercer la caridad hacia los pobres en nombre del Sumo Pontífice.  Con el fin de fomentar la colecta de fondos en favor de los necesitados que cada día en sus necesidades extienden la mano al Sucesor de Pedro, fue León XIII quien delegó en el limosnero la facultad de conceder la Bendición Apostólica mediante diplomas en papel pergamino. Y puesto que el limosnero de Su Santidad forma parte de la Familia Pontificia y como tal participa en las celebraciones litúrgicas y las audiencias oficiales del Santo Padre, el rostro del Arzobispo Rizzato se dio a conocer especialmente junto a Juan Pablo II cuando administraba los bautismos a recién nacidos en el sugerente marco de la Capilla Sixtina.

El 28 de julio de 2007, Benedicto XVI aceptó su dimisión del puesto de limosnero por límite de edad, llamando al nuncio apostólico español Félix del Blanco Prieto para que le sucediera. No obstante, Monseñor Rizzato había seguido residiendo en el Vaticano y colaborando como asistente espiritual del Vicariato y con la parroquia agustina de Santa Ana, presidiendo las celebraciones litúrgicas y administrando los sacramentos, en particular las confirmaciones. Y en 2015 había solicitado y obtenido la afiliación a la Orden de San Agustín.















13 enero 2021, 18:45