Buscar

Vatican News
Archivo. 2020.08.04 - Hiroshima Bomba atómica armas nucleares Archivo. 2020.08.04 - Hiroshima Bomba atómica armas nucleares   (©lukszczepanski - stock.adobe.com)

Gallagher: diálogo y multilateralismo por un mundo sin armas nucleares

El Arzobispo Secretario de Relaciones con los Estados, Mons. Paul Richard Gallagher explica a los medios de comunicación del Vaticano el compromiso de la Santa Sede con el Tratado que entra en vigor el 22 de enero

Vatican News

El uso de la energía atómica con fines bélicos es "inmoral", al igual que la "posesión" de armas nucleares. El 24 de noviembre de 2019, desde el Monumento a la Paz de Hiroshima, el Papa Francisco elevó su grito por un mundo finalmente libre de armas atómicas. Once meses después, en octubre pasado, se ratificó el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPAN), y a partir del viernes 22 de enero entra en vigor. El arzobispo Paul Richard Gallagher, Secretario de Relaciones con los Estados, habló de ello a los medios de comunicación del Vaticano.

Imagen donada a Vatican News en el viaje del Papa Francisco a Japón 2019
Imagen donada a Vatican News en el viaje del Papa Francisco a Japón 2019

Gallagher explica que "hasta la adopción en 2017 del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPAN), no existía ningún instrumento legal internacional que prohibiera explícitamente dichas armas". Su entrada en vigor "cierra esta 'brecha' entre los diferentes tipos de armas de destrucción masiva". El objetivo principal del Tratado, explica el arzobispo, "es prohibir las armas nucleares de manera inequívoca, situándolas en la misma categoría que otras armas de destrucción masiva como las armas químicas y biológicas, ya prohibidas". Al hacerlo, también coloca a las armas nucleares entre aquellas armas cuyo uso y posesión debe ser continuamente estigmatizado y deslegitimado. Esta es una de las razones por las que la Santa Sede se comprometió a la entrada en vigor del Tratado y participó activamente en su proceso de redacción. Muchas de sus disposiciones recuerdan de manera directa o indirecta la centralidad de la persona humana, el paradigma humanitario y los estrechos vínculos del Tratado con la paz".

A continuación, Gallagher subrayó que "es necesario seguir trabajando con el compromiso de todos, agentes gubernamentales y no gubernamentales; es necesario intensificar los esfuerzos para contrarrestar las presiones contra el multilateralismo y superar la dinámica de la sospecha y la desconfianza". Hay, pues, otro aspecto significativo, plenamente reconocido en el TPAN: la importancia tanto de la educación para la paz y el desarme en todos sus aspectos, como de la concienciación sobre los riesgos y las consecuencias de las armas nucleares para las generaciones presentes y futuras. La educación y la sensibilización son también otras dos piezas importantes que contribuyen a componer el mosaico de un mundo libre de armas nucleares y requieren un compromiso con iniciativas significativas para promover una cultura que rechace esas armas, una cultura de la vida y la paz, una cultura del cuidado".

Mons. Paul Richard Gallagher
Mons. Paul Richard Gallagher

Sobre el tema de la "disuasión" y la emergencia que vive el mundo a causa del coronavirus, el Secretario de Relaciones con los Estados dijo que "la pandemia del Covid-19 nos está enseñando mucho: de hecho, una de las lecciones que podemos aprender es la importancia de reconsiderar nuestro concepto de seguridad. La paz y la seguridad internacionales no pueden basarse en la amenaza de la destrucción mutua o la aniquilación total, ni en el mantenimiento de un equilibrio de poder o la regulación de las relaciones mediante la sustitución de "la fuerza de la ley" por "el derecho de la fuerza". La paz y la seguridad deben construirse sobre la base del diálogo y la solidaridad, la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, el cuidado de la creación, la promoción de los servicios educativos y sanitarios, y la creación de confianza entre los pueblos".


"En esta perspectiva", concluyó Gallagher, "es necesario ir más allá de la disuasión nuclear. La realización de un mundo sin armas nucleares encaja en esta estrategia con visión de futuro, basada en la conciencia de que "todo está conectado", en esa perspectiva de ecología integral tan bien esbozada por el Papa Francisco en Laudato si'. El TPAN va en esta dirección. Esta estrategia sólo puede construirse a través de un diálogo sólidamente orientado al bien común y no a la protección de intereses velados o particulares".

21 enero 2021, 14:30