Buscar

Vatican News

Perú. Monseñor Gallagher: La diplomacia vaticana actúa para facilitar la paz

Con motivo del 40 aniversario de la firma del Acuerdo entre la Santa Sede y Perú, Monseñor Paul Richard Gallagher dio un discurso centrado en el significado y los objetivos de la diplomacia vaticana. Es un camino, dijo, difícil pero posible, que pretende fomentar la fraternidad entre los pueblos rompiendo los mecanismos de indiferencia que hoy en día proliferan.

Ciudad del Vaticano

“La acción diplomática de la Santa Sede no se contenta con observar los acontecimientos o evaluar su alcance, ni puede quedarse sólo en una especie de voz crítica de la conciencia, a menudo incluso fuera del coro”. El discurso del Arzobispo Paul Richard Gallagher, Secretario de Relaciones con los Estados, pronunciado ayer con ocasión del 40º aniversario de la firma del Acuerdo entre la Santa Sede y el Perú, firmado en Lima el 19 de julio de 1980, está enteramente dedicado a la Diplomacia de la Santa Sede. El Arzobispo subrayó que "la Santa Sede está llamada a actuar para facilitar la coexistencia entre las diversas naciones, para promover la fraternidad entre los pueblos, donde el término fraternidad es sinónimo de colaboración activa, de verdadera cooperación, de solidaridad concordante y ordenada, y de solidaridad estructurada para el bien común y el de los individuos".

Una diplomacia en favor de la paz

Y es el Papa Francisco quien pide a la Santa Sede "que se mueva en la escena internacional no para garantizar una seguridad genérica, hecha más difícil que nunca en este período de inestabilidad continua y de conflicto marcado, sino para apoyar una idea de paz como fruto de relaciones justas, es decir, el respeto de las normas internacionales, la protección de los derechos humanos fundamentales, empezando por los de los últimos, los más vulnerables". Por lo tanto, es clara la función "eclesial" de la diplomacia "como instrumento de comunión que une al Romano Pontífice con los Obispos y las respectivas Iglesias locales, es también el peculiar camino a través del cual el Papa puede llegar concretamente a las "periferias" espirituales y materiales de la humanidad", especificó Monseñor Gallagher. El Secretario de Relaciones con los Estados recordó que la red diplomática de la Santa Sede mantiene relaciones bilaterales con 183 Estados, a los que hay que añadir la Unión Europea y la Orden Soberana de Malta. "También mantiene relaciones estables de carácter multilateral con muchas otras instituciones intergubernamentales, competentes en los diversos sectores en los que se estructura la estructura de la gobernanza internacional", añadió el Arzobispo.

Prevenir los conflictos

Según Monseñor Gallagher, "la idea de paz de la que es portadora la Santa Sede no se detiene en lo que las naciones expresan en el derecho internacional contemporáneo. Trabajar por la paz no sólo significa determinar un sistema de seguridad internacional y, tal vez, cumplir con sus obligaciones. También es necesario prevenir las causas que pueden desencadenar un conflicto bélico, así como eliminar las situaciones culturales, sociales, étnicas y religiosas que pueden reabrir guerras sangrientas que acaban de terminar". En este sentido, el derecho internacional "debe seguir dotándose de instituciones jurídicas e instrumentos normativos capaces de gestionar conflictos concluidos o situaciones en las que los esfuerzos diplomáticos han obligado a las armas a guardar silencio". Un pasaje importante de la intervención del Secretario de Relaciones con los Estados está dedicado a la fase posterior al conflicto: "La tarea en la fase posterior al conflicto no se limita a reordenar los territorios, reconocer una soberanía nueva o modificada, o incluso garantizar con la fuerza armada los nuevos equilibrios alcanzados. Más bien, debe aclarar la dimensión humana de la paz, eliminando cualquier razón posible que pueda comprometer de nuevo la condición de aquellos que han vivido los horrores de la guerra y ahora esperan y esperan, según la justicia, un futuro diferente. Traducido al lenguaje de la diplomacia esto significa dar prioridad a la fuerza de la ley sobre la imposición de las armas, garantizando la justicia incluso antes que la legalidad".

Romper los mecanismos de indiferencia

Monseñor Gallagher denunció entonces la "propagación de la indiferencia" que no sólo afecta a los lugares de conflicto y guerra, tal vez geográficamente distantes. "Hoy en día, también nos involucra a todos nosotros, que, voluntariamente o no, somos alcanzados en nuestra vida diaria por una continua ola de noticias e información, que nos conecta virtualmente con el resto del mundo y nos muestra multitud de personas que sufren, personas sin hogar, muchas víctimas de guerras obligadas a emigrar, personas que han perdido su trabajo y los más vulnerables. El Arzobispo dijo que está convencido de que hoy, más que nunca, es necesario "romper estos mecanismos de indiferencia, romper la cáscara protectora de nuestro egoísmo, pasando así de los teoremas sobre la paz posible, a experiencias concretas de paz vivida, aunque sufrida".

Promover una verdadera conversión

El camino principal, señala el Arzobispo, es el indicado por el Papa Francisco, es decir, la lucha contra la pobreza, tanto material como espiritual, la construcción de la paz, la construcción de puentes a través del diálogo. "Estos son también tres puntos de referencia que indican un camino personal, social y global al que el Papa ha invitado a todos, desde los primeros días de su servicio como Obispo de Roma", recordó el Monseñor Gallagher, añadiendo que el de Francisco sigue siendo un llamamiento apremiante y exigente, sobre todo hoy en día. "Nos pide que seamos muy valientes y que dejemos atrás las certezas fáciles que hemos adquirido, comprometiéndonos a una auténtica conversión del corazón, de las prioridades y de los estilos de vida, para exponernos al encuentro con el otro, incluso cuando sentimos que no lo conocemos lo suficiente, que venimos de mundos culturales y religiosos demasiado diferentes o que hablamos idiomas todavía tan diferentes. Después de todo", concluyó el Secretario de Relaciones con los Estados, "la diplomacia de la Santa Sede es una diplomacia en camino: una larga, compleja y llena de dificultades, pero con la ayuda de Dios como sea posible".

07 noviembre 2020, 12:30