Buscar

Vatican News

El jesuita que llevó las noticias de actualidad a la Radio del Papa

Murió después de una larga enfermedad, en su Loyola natal, España, el Padre Ignacio Arregui, de 89 años, pionero de la radio y el periodismo en lengua vasca. En los 20 años que pasó en la radio del Vaticano ayudó a abrir los noticieros dedicados a las crónicas papales a informaciones sobre los acontecimientos del mundo.

Alessandro De Carolis y Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

El cambio de marcha tuvo lugar en abril de 1986. El 15 del mes en que los misiles americanos bombardearon Trípoli y Bengasi, el enfrentamiento entre el presidente Reagan y el coronel Gaddafi alcanzó su punto álgido. Para los Estados Unidos la incursión en Libia es la operación “El Dorado Canyon”; para Radio Vaticano es el comienzo de una era mediática. Hasta ese momento y durante 30 años el noticiero radiofónico de las 14:00 horas, el más antiguo de la emisora, se ha ocupado principalmente de informar sobre las actividades de los Papas. Escribir y transmitir el resumen de una audiencia general, el informe de una reunión en el Vaticano, es la tarea predominante de los editores que ocupan las oficinas del cuarto piso del Palazzo Pio.

En ese mismo período y en esas mismas oficinas había llegado recientemente un jesuita vasco, tras veinte años de trabajo periodístico, (quince de los cuales los pasó en Radio Popular Loyola) de la que salió como redactor en 1966 para dirigirla en 1978; dos días después de la elección de Juan Pablo II. Inscrito en el registro de periodistas españoles, el clérigo de la Compañía es también director de televisión y de 1982 a 1985 fue administrador y director de Eusko Irratia Radiodifusión Vasca, que se convertiría en la radio pública vasca. En resumen, el Padre Ignacio Arregui es un profesional.

Apertura hacia el mundo

Y es esa profesión la que el jesuita - originario de Oñati donde nació en 1931 - lleva a las oficinas de la Radio del Papa, ayudando a ampliar el horizonte. Respetando su papel y tradición como principal programa informativo del Vaticano, de acuerdo con la dirección, el padre Arregui pidió a sus colegas del boletín de noticias radiofónico que se ocuparan de la crisis del norte de África en ese momento, para seguir la reacción libia contra Lampedusa, la difícil mediación de la ONU.

En esencia, gracias al impulso del religioso vasco, se formó una nueva versión de la edición radial en la que empezaron a coexistir las noticias pontificias y las de última hora. El cambio se vuelve casi abrumador cuando el 25 de abril, el boletín de noticias del Vaticano abre por primera vez, no la actividad proveniente del palacio apostólico, sino con una columna llamada "Panorama Internacional". Un espacio que a partir de entonces -aunque pronto formará parte de las "filas" de una programación más tradicional- acreditará permanentemente en el noticiero radiofónico, el relato y análisis de los acontecimientos internacionales inmediatamente después de los papales.

Un hombre de San Ignacio - en la Compañía de Jesús entró a la edad de 17 años - y un apasionado periodista con los acontecimientos del mundo en el corazón, especialmente los de las poblaciones en mayor dificultad. Este fue el Padre Arregui y así lo recuerda el Padre Federico Lombardi, ex Director General de Radio Vaticano, que compartió largos años de trabajo con su hermano jesuita:

Entrevista a Lombardi: "Fue un hombre riguroso y amable"

R. - Conocí al padre Arregui cuando llegué a Radio Vaticano en los años 1990-91 y él en la radio ya estaba a cargo del servicio del informativo radiofónico después de una experiencia profesional en el campo de la radio en España, en el País Vasco, donde también había estado a cargo de una estación de radio pública, por lo que era una persona muy atenta y preparada profesionalmente en el campo de la comunicación y específicamente en el sector radiofónico. Recuerdo muchos años, diría al menos 15 años, de trabajo con él en Radio Vaticano y siempre ha sido una colaboración muy correcta.

Un trabajador muy regular, muy atento y muy exigente también desde el punto de vista de la calidad de la información del servicio radiofónico del que era responsable en la Radio principalmente en italiano, pero también en francés, en inglés y, durante algún tiempo, también en español, por lo que digamos que el padre Arregui desempeñó un papel bastante central en la vida de la Radio del Papa entre los años 80 y principios del 2000. Una persona que tenía su rigurosidad, ciertamente, pero con la que se podía colaborar muy, muy correctamente.

- Pero no fue sólo este Padre Arregui, no sólo un hombre de Radio Vaticano, sino también un hombre de la enseñanza y un cuidadoso observador de la realidad...

R. - Sí, también había enseñado técnicas de radiocomunicación en el Instituto Gregoriano de Comunicación, en Roma, realmente quería ser competente y serio en su trabajo. Cuando, luego por razones de edad, regresó a su provincia - la provincia de Loyola, en España, en el País Vasco, y amaba mucho el idioma vasco y lo hablaba muy bien - continuó haciendo un servicio, aunque no de responsabilidad directa, ciertamente de asesoramiento, de intervención en el campo de la comunicación, hasta quefinalmente la enfermedad que lo golpeó a una edad bastante avanzada, lo ha llevado ahora a terminar su camino.

Hemos vivido juntos en la comunidad religiosa de Radio Vaticano junto con los demás, durante mucho tiempo y siempre hemos tenido una excelente colaboración fraternal también como hermanos jesuitas. Ciertamente, por lo tanto, un largo recorrido profesional, espiritual y humano.

- Un rasgo de esa humanidad que lo distinguió fue también una sutil ironía que siempre nos ha hecho amar hasta las comunidades de trabajo, ¿no es así?

R. - Ciertamente muchos de vosotros, en la Radio, habéis tenido la posibilidad de vivir diariamente con el padre Arregui aún más que yo y por lo tanto habéis podido apreciar mejor también muchos aspectos de su personalidad, una personalidad amable y agradable, aunque fuera un hombre ocupado, una persona rigurosa, un gran trabajador, que frecuentaba su lugar de trabajo con mucha, mucha fidelidad.

Bueno, también estaba muy atento a los detalles, así que tengo un recuerdo de un profesional muy capaz. Pero más aún, la de un hermano con el que también seguimos siendo muy amigos incluso después de que dejara Radio Vaticano. Las veces que volvimos a hablar no eran frecuentes, pero nuestras conversaciones siempre estuvieron marcadas por una gran cordialidad y estima mutua.

17 noviembre 2020, 20:01