Vatican News
archivo archivo  

Jurkovich. Pena de muerte. Todo condenado tiene derecho a corregir sus errores

Este 10 de octubre se celebra la Jornada Mundial contra la pena de muerte, instituida hace 18 años por la Coalición Mundial Contra la Pena de Muerte. Vatican News entrevista al Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU, Monseñor Iván Jurkovich.

Ciudad del Vaticano

Este 10 de octubre se celebra el 18 Jornada Mundial contra la pena de muerte. El observador Permanente de la Santa Sede, muchas veces ha dicho en la ONU, que la pena de muerte debe ser evitada por qué la justicia humana es falible, pero la pena capital es irreversible. No obstante, muchos países han afirmado su compromiso para abolir la pena de muerte, otra buena parte del mundo sigue eligiendo esta práctica inhumana. “Es necesario hacer ver lo dramático de estos terribles métodos, es una injusticia dentro de la injusticia”, dijo Mons Jurkovich en sus declaraciones ante Vatican News, dijo que es necesario despertar las conciencias, en la sociedad, comenzando desde las escuelas, para que el mundo entienda lo que significa la pena de muerte. Al preguntarle a Mons. Jurkovich qué clase de justicia es la que pasa a través de la pena de muerte, es una justicia que considera la misericordia. Una atención al alma social, a la ética de la vida.

Mons. Iván Jurkovich, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU

Son innumerables, los slogans que invocan la ley del talión, donde gana quien más personas mata. Y es una enseñanza que la reciben sobre todo nuestros hijos, con los video-games. Por ejemplo, el Giver, un juego donde quien más mata obtiene más puntos. Juegos, dijo el prelado, que no tienen ningún criterio, donde se trivializa al ser humano. Basados en la violencia continua, sería necesario, afirmó, al menos introducir en esos juegos el respeto de las leyes existentes sobre las guerras. La sociedad actual olvida que la persona, que el ser humano debe ser respetado, y debe tener derecho para poder corregir su vida si cometió algún error, señaló más adelante, saber, que cometió un error, pero tiene la esperanza, que un mañana podrá corregir esos errores, “necesitamos una conciencia para dar a toda persona la posibilidad de mejorar, salvarse, y rectificar”, dijo.

Mons. Jurkovich sin embargo se mostró positivo, pensando en un mundo mejor, se debe considerar los 142 países que han abolido la pena de muerte, ya sea por ley o en la práctica, y el hecho que el año pasado se registró un número más bajo de ejecuciones en el mundo. No obstante haya un núcleo “duro” que se resiste y rechaza las palabras del Papa y de la Iglesia.

Mons. Iván Jurkovich, Observador Permanente de la Santa Sede ante la ONU

 

10 octubre 2020, 14:52