Buscar

Vatican News

Juramento de 38 nuevos Guardias Suizos: el uniforme, signo de lealtad y amistad

En el patio de San Dámaso del Palacio Apostólico, tuvo lugar el juramento de 38 nuevos reclutas de la Guardia Suiza Pontificia. Una ceremonia celebrada en forma estrictamente privada debido a la situación generada por la pandemia de Covid-19.

Isabella Piro - Ciudad del Vaticano

El toque de trompeta, el redoble de los tambores, el himno pontificio seguido del himno nacional suizo y, a continuación, el paso solemne y rítmico de los hombres de la Guardia Suiza Pontificia que entran lentamente en el patio de San Dámaso del Palacio Apostólico, barrido por el viento. "Juro servir fiel, leal y honorablemente al Pontífice reinante y a sus legítimos sucesores, dedicarme a ellos con todas mis fuerzas, sacrificando si es necesario mi vida en su defensa":  es la fórmula del juramento para los 38 nuevos reclutas. Una ceremonia sobria y esencial, llevada a cabo en pleno cumplimiento de las normas anti-coronavirus. Por otra parte, la emergencia sanitaria ya había obligado a posponer el evento, tradicionalmente programado para el 6 de mayo, día en que se conmemora la muerte heroica de 147 soldados suizos que cayeron en defensa del Papa Clemente VII durante el "Saqueo de Roma" en 1527.

Monseñor Peña Parra representando al Papa

Ante la sola presencia de sus parientes más cercanos, sentados aparte y con máscaras, y sin la representación de ningún cantón huésped, los 38 nuevos reclutas prestaron juramento, con su mano izquierda colocada en la bandera del Cuerpo, ondeando al viento, y su mano derecha levantada con tres dedos abiertos, como símbolo de la Trinidad. En el fondo, los colores amarillo, azul y rojo de la "Gran Gala", es decir, el uniforme de gala con armadura, que se utiliza exclusivamente para la bendición papal "Urbi et Orbi" en Navidad y Pascua. Representando al Pontífice estaba Monseñor Edgar Peña Parra, sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado.

Comandante Graf: tener fe en el Señor, que no defrauda jamás

El comandante de la Guardia Suiza, el coronel Christoph Graf, recordó a los nuevos reclutas los principios de solidaridad y lealtad, retomando las palabras del Papa Francisco: "Es importante tener amigos en los que confiar, pero es esencial confiar en el Señor que no defrauda jamás. De ahí la invitación a los nuevos reclutas a dedicar un tiempo diario a la oración y a veces incluso al ayuno, según sus propias intenciones. El deseo expresado por el coronel Graf fue que los guardias cumplan su juramento con "dedicación, convicción y alegría".

Capellán Widmer: cultivar la amistad, la caridad y la disponibilidad

El Capellán de la Guardia Suiza, Don Thomas Widmer, habló sobre el significado del juramento: "El juramento no es simplemente una promesa fuerte", dijo, "el juramento es un acto de culto", porque Dios es 'testigo' de ello. "Querido Alabardero, no estás solo", añadió, dirigiéndose a cada uno de los reclutas. "Contigo están los otros camaradas que están dispuestos a dar su vida por el Santo Padre, los otros que llevan el mismo uniforme que da uniformidad en la diversidad y se convierte en un símbolo de amistad. Una amistad que crece con "caridad y disponibilidad" y se convierte en una fuerza que ayuda a cumplir con los propios deberes.

15 reclutas más en entrenamiento

Los nuevos reclutas juraron en su mayoría en alemán y francés, pero también estuvieron representados el italiano y el romanche, aunque en un porcentaje menor. Al final de la ceremonia, se interpretó por primera vez la "Marcia Christoph Graf" sólo para tambores, escrita por Pietro Giulio Damiani. Actualmente, los cantones más numerosos dentro de la Guardia Suiza son el Valais, seguido de San Galo y Lucerna. Además, otros 15 nuevos soldados se están entrenando; su juramento está previsto para el 6 de mayo de 2021, mientras que pronto se celebrará una "Semana de la Información", del 6 al 10 de octubre, para que los jóvenes helvéticos interesados puedan conocer la Guardia Suiza y su misión. La ciudadanía suiza es, de hecho, un requisito esencial para alistarse en el Cuerpo, además de ser varón y soltero, de entre 19 y 30 años de edad, con una estatura de 174 cm o más y una reputación intachable. El matrimonio es posible para los guardias que tengan al menos 25 años de edad, que lleven cinco años de servicio y que se comprometan a hacerlo por otros tres.

El aliento del Papa

Antes de la ceremonia de juramento de la tarde,en la mañana del domingo los nuevos reclutas asistieron a la Santa Misa en el altar de la Confesión de la Basílica de San Pedro, celebrada por el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado. El jueves 2 de octubre, fueron recibidos en audiencia por el Papa Francisco, quien les exhortó a ser "fieles a la vocación bautismal, es decir, a Cristo, que los llama a ser hombres y cristianos, protagonistas de vuestra existencia". Con su ayuda y el poder del Espíritu Santo, enfrentarán serenamente los obstáculos y desafíos de la vida". A la hora del Ángelus, el Papa también dirigió un saludo "a los familiares y amigos de los guardias suizos". "¡Estos chicos son buenos! - dijo."La Guardia Suiza hace un recorrido de vida al servicio de la Iglesia, del Supremo Pontífice. Son buenos chicos que vienen aquí por 2, 3, 4 años y más. Les pido un caluroso aplauso para la Guardia Suiza".

05 octubre 2020, 10:43