Buscar

Vatican News
2020.10.07 Profesor David Baulcombe 2020.10.07 Profesor David Baulcombe 

Prof. David Baulcombe: Poner la ciencia al servicio de la Iglesia y de la sociedad

El profesor David Baulcombe, recién nombrado miembro de la Academia Pontificia de Ciencias y profesor de la Universidad de Cambridge, reflexiona sobre cómo se puede poner la ciencia al servicio de la sociedad.

Por el P. Benedict Mayaki, SJ

El profesor David Baulcombe es uno de los miembros más recientes de la Academia Pontificia de Ciencias. Como tal, espera - en colaboración con otros académicos - aprender, discutir y ayudar a trabajar en beneficio de la gente y el planeta.

Breve biografía

Nacido en Solihull (Gran Bretaña), el profesor David Baulcombe estudió en las universidades de Leeds y Edimburgo y obtuvo un doctorado de investigación. Ha centrado su investigación en la regulación y la expresión de los genes durante el desarrollo normal y en la resistencia a las enfermedades. Ha recibido varios premios, entre ellos el Premio Balzan de Epigenética (2012) y el Premio Wolf de Agricultura (2010). En 2009 fue nombrado caballero por la Reina Isabel II.

Desde 2017, el profesor Baulcombe ha sido profesor de investigación en la Royal Society y profesor de botánica en el Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). Es autor de numerosas publicaciones y ha enseñado en varias universidades.

Campo de la investigación científica

"Siempre me han interesado las formas en que la ciencia influye en las perspectivas del mundo natural y las formas en que podemos usar la ciencia para mejorar el bienestar de la gente", dice el Prof. Baulcombe, en una entrevista con el Vatican News.

Explica que su investigación a lo largo de los años ha sido sobre los genes, particularmente sobre cómo se activan y desactivan. Aclarando aún más, dice que durante el desarrollo todo comienza como una célula que se "diferencia" de otros tipos de células. Durante este proceso, algunos genes se activan y otros se desactivan. De la misma manera, cuando los organismos se infectan con virus, los genes del huésped se activan o desactivan en respuesta a la infección.

La contribución del profesor Balcombe a este respecto ha consistido en revelar no sólo los principales interruptores de "encendido y apagado", sino también información sobre lo que él denomina "mecanismo de ajuste" de la regulación de los genes en el nivel y el momento adecuados. "Lo que es asombroso de los seres vivos no es sólo que tienes decenas de miles de genes que se encienden y apagan en el momento adecuado, sino también que cuando se encienden, se encienden en el nivel adecuado".

Descubrir cómo funcionan los seres vivos

Dando más detalles sobre su enfoque, se llama a sí mismo un "reduccionista total". Ilustrando esto, dice que si necesitamos entender cómo funcionan los seres vivos, ayuda conocer las partes componentes del sistema. Por lo tanto, dado que él sostiene que "los genes de los sistemas vivos son probablemente su parte componente más fundamental", entender cómo se regulan conduciría a una mejor comprensión de las células, organismos y poblaciones.

 

La investigación del Prof. Baulcombe también le ha llevado al descubrimiento de una nueva molécula mientras trabajaba en el "silenciamiento de genes" (regulación de la expresión de genes en las células mediante su activación o desactivación). Explica que los genes están hechos de ácido desoxirribonucleico (ADN) y que hay una molécula del sistema en las células vivas llamada ácido ribonucleico (ARN). En su trabajo sobre el silenciamiento de genes, su laboratorio descubrió esta nueva y más pequeña molécula de ARN en las plantas.

Sostenibilidad ambiental

Destacando las aplicaciones de su investigación, el profesor Baulcome subraya su uso en el campo de la agricultura: en la resistencia a las enfermedades y a las enfermedades de las plantas, así como en el desarrollo de la agricultura que requiere una aplicación mínima de plaguicidas. Todo ello, explica, contribuye a la seguridad alimentaria y a la sostenibilidad ambiental de la agricultura.

Su trabajo sobre el "silenciamiento de genes" también converge al mismo tiempo con la investigación de otras personas que hacían lo mismo con células animales (gusanos, ratones y hongos). Así pues, esto también ha llevado a la creación de drogas y compuestos terapéuticos que se pueden aplicar para curar enfermedades en las personas sobre la base del tipo de pequeñas moléculas de ARN que su investigación descubrió.

Servicio a la Iglesia y a la sociedad

Señala que hay muchas maneras en que la Academia Pontificia de Ciencias puede ayudar a asegurar que la ciencia se utilice mejor en beneficio de la gente. Con la actual pandemia de Covid-19, por ejemplo, dice que la Academia puede ayudar a los líderes de la sociedad, incluida la Iglesia, a crear marcos que ayuden a identificar y a tratar "lo que sabemos y lo que no sabemos" en sistemas complejos como nuestras sociedades.

El profesor Baulcombe también señala que hay otras necesidades en la sociedad que podrían ser, pero que aún no han sido abordadas por la ciencia. Esto, explica, sucede a menudo "porque las prioridades de la investigación científica están determinadas por las fuerzas del mercado y el beneficio". Espera que la Academia utilice su "influencia y su voz" para ayudar a abordar estos problemas a través de la ciencia.

Nombramiento en la Academia Pontificia

El Papa Francisco lo nombró miembro ordinario de la Academia el 26 de septiembre de 2020. La Academia Pontificia de Ciencias tiene como objetivo promover el progreso de las ciencias matemáticas, físicas y naturales. También busca estimular un enfoque interdisciplinario del conocimiento científico y proporcionar asesoramiento autorizado sobre asuntos científicos y tecnológicos, entre otras cosas. Actualmente celebra una reunión plenaria, del 7 al 9 de octubre.

 

08 octubre 2020, 14:52